Ford propone controlar la velocidad de los vehículos en zonas urbanas vía GPS para reducir el número de accidentes

Las ciudades serían amuralladas para que los vehículos tengan que bajar la velocidad una vez que entren en ellas.

Por

En México cada año mueren más de 13 mil personas a causa de accidentes de tránsito. Muchos de estos son atropellamientos principalmente en las zonas urbanas. Con una cultura vial precaria (aceptémoslo) andar por la calle a pie o en bicicleta es una actividad de alto riesgo. Buscando la manera de disminuir la cifra de accidentes en las ciudades del mundo, Ford ha presentado en Alemania una propuesta interesante (aunque seguramente poco popular entre los amantes de la velocidad) que pronto podría ser una realidad: blindar las zonas urbanas con murallas virtuales que controlen la velocidad de los vehículos vía GPS.

Shutterstock

En un comunicado emitido por la empresa se explica: "En Europa, hasta el 29 por ciento de las muertes en carretera son peatones y ciclistas, dependiendo del país. La creación de zonas de (velocidad máxima de) 30 km/h es considerada una de las medidas clave para reducir el riesgo para los peatones en las zonas urbanas, pues los conductores tienen más tiempo para reaccionar y la velocidad de impacto es menor".

La empresa explica que la muralla de velocidad se activaría de modo automático al momento que un auto la cruce. En el tablero del auto aparecería una notificación y la velocidad se ajustaría de manera automática a la velocidad máxima permitida en la zona. En el comunicado Ford explica que el conductor tendría siempre la opción de anular la restricción, además de que podría crear zonas adicionales para limitar la velocidad si así lo llegara a requerir (algo útil para carreteras y caminos no públicos, como instalaciones industriales).

Para poder funcionar los vehículos tendrían que estar equipados con receptores. La empresa ha comunicado que esta misma tecnología podría utilizarse para que los vehículos híbridos dejen de usar combustible en cuanto lleguen a una zona urbana.

La iniciativa se encuentra en modalidad de prueba y que se realizarán ejercicios y simulaciones hasta marzo de 2023 en Francia, Alemania, Italia, Holanda y el Reino Unido.