¿El futuro de la educación en Perú está en la programación? Esta startup edtech peruana apuesta por ello

Crack The Code busca combatir el analfabetismo tecnológico, empoderar a sus estudiantes para que sean creadores de tecnología y tengan las herramientas para aprovechar las oportunidades en el futuro.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En 2018, cuando María del Mar Vélez fundó la startup peruana Crack The Code, tenía algo claro: su misión era transformar la educación en América Latina formando a niños en el lenguaje de programación. En los próximos cinco años, cree que será tan importante para el éxito en los negocios como saber inglés.

Imagen cortesía de María del Mar Vélez

"Llegará un momento, dentro de cinco años, en el que la educación en programación va a ser algo obvio y necesario. Los padres deben darse cuenta de que estas serán habilidades cruciales que les abrirán las puertas a sus hijos y que no todo el tiempo en una computadora es malo", contó Vélez en una entrevista con Peru Reports.

"El inglés es necesario y yo siento que este es el 'inglés del futuro'", aseguró la CEO de la startup con sede en Lima, Perú. "Un niño puede cambiar los ingresos de familia, luego de una ciudad, de un país, de una región".

Crack The Code se especializa en cursos de programación en línea para niños y adolescentes. Actualmente, la empresa cuenta con 55 colaboradores, 1,300 estudiantes activos en más de 21 países y fue seleccionada por HolonIQ como una de las 100 empresas Edtech más prometedoras de la región.

En 2018, Vélez invirtió todos sus ahorros para crear Crack The Code y comenzó el negocio con solo 20 estudiantes. Pero tenía un objetivo claro: "emprender algo que tenga un impacto social y no solo resultados económicos".

"Le damos acceso a niños de bajos recursos con becas, pero también siendo rentables y creciendo en toda la región. Hemos hecho alianzas con fundaciones y ONG's para llegar a los colegios públicos", dijo.

Según Vélez, Crack The Code busca combatir el analfabetismo tecnológico, empoderar a sus estudiantes para que sean creadores de tecnología y tengan las herramientas para aprovechar las oportunidades en el futuro, donde los ingenieros serán cada vez más necesarios.

Perú aún enfrenta grandes desafíos en su sistema educativo y en el sector tecnológico. Según los últimos datos del Ministerio de Educación, el 60% de las instituciones educativas no cuentan con el equipamiento tecnológico adecuado, el 79% de las escuelas no tienen acceso a Internet y el 55% de los docentes no tienen las habilidades para utilizar las tecnologías digitales en el salón de clases.

A pesar de la brecha tecnológica, Perú cuenta actualmente con alrededor de 20 empresas edtech que, en el 2020, recibieron más de $20 millones de dólares en financiamiento de inversionistas nacionales y extranjeros, según un análisis de Hero Startup.

"En Crack The Code buscamos complementar la educación tradicional, pero de una manera en la que los niños se diviertan aprendiendo, hasta que se conviertan en expertos", aseguró.

"Aprender programación te da una estructura lógica para solucionar problemas de maneras diferentes y creativas", añadió.

Vélez cuenta que la startup ha ido evolucionando con el paso de los años. Si bien en el 2018 empezaron con clases en las aulas, con la pandemia de COVID19 adoptaron un formato 100% digital.

Cómo funciona Crack The Code con los niños

Crack The Code cuenta con un equipo de innovación educativa y pedagógica que desarrolla estrategias y adapta plataformas para impartir clases, según la CEO.

"La innovación continua es importantísima. Es saber enseñar a través de plataformas tecnológicas para mejorar la experiencia educativa. Por otro lado, tenemos el contenido, que debe evolucionar constantemente, reflejando lo que nuestros estudiantes piden y quieren", dijo.

Crack The Code tiene cursos para crear videojuegos, para niños programadores, edición de video y otras clases sobre diseño y creatividad, incluido el popular curso para "aprender a programar con Minecraft".

"Quizás en un año sacaremos un curso de crypto o blockchain para niños. ¿Quién sabe? Pero tampoco queremos abrumarlos, porque hay que empezar por lo básico y poco a poco ir evolucionando", dijo.

Los docentes de la empresa son todos estudiantes de ingeniería en sus últimos años de universidad que "aman la carrera y al mismo tiempo necesitan un ingreso económico mientras estudian".

"Ellos quieren compartir su pasión y contagiar el amor por la tecnología a los niños", aseguró.

Vélez explicó que después de contratar a los maestros, los capacitan, les pagan por esa capacitación y finalmente les pagan por horas para enseñar.

"Es un win to win (ganar o ganar)", aseguró.

El panorama de Perú con las EdTech

Según Vélez, con la pandemia hubo un "auge de startups EdTech en Perú", porque "hay mucha necesidad de corregir problemas educativos".

"Nos encanta ver cada vez más startups que generan impacto en Perú".

En diciembre del 2021, Crack The Code consiguió financiamiento por $2.7 millones de dólares de Kaszek Ventures.

"Es un logro haber ganado el sello de aprobación de Kaszek, que es el fondo número uno de la región. Eso significa que le mostramos al país y al mundo que tenemos algo valioso y que estamos en camino de potenciarlo", dijo.

Vélez dijo que Crack The Code "sigue creciendo mucho en Perú", pero ahora se "están expandiendo a otros países de América Latina, incluidos México, Colombia y Centroamérica".

"Hacemos webinars con escuelas, alianzas con empresas de tecnología, beneficios a trabajadores de grandes empresas y marketing", dijo a Peru Reports.

Para este año, Vélez comentó que tienen como objetivo "triplicar los ingresos del año pasado y llegar a tener 6.000 estudiantes activos más para diciembre".

"Queremos continuar creando conciencia de por qué esto es importante y tiene el poder de cambiar vidas y familias", concluyó.

Sabrina Seltzer, Líder de Transferencia y Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey, una de las universidades de ingeniería más grandes de América Latina, dijo en 2022 que Perú se perfila como un país con un ecosistema de tecnología educativa con gran potencial, con otras empresas notables como Silabuz, Luteach, Code en mi Cole, uDocz, Ipluton, Wempo Academy, Musa y Queestudiar.

"En todas las startups siempre estamos buscando ingenieros y llegará un momento en que las universidades requerirán conocimientos de programación por parte de los estudiantes. La tecnología llegó para quedarse y por eso, desde ya, ayudamos a encontrar una manera positiva de trabajar con ella y con nuestros hijos", agregó Vélez.

(Texto publicado originalmente en Peru Reports).