Un cohete se impactó en la Luna y nadie sabe a ciencia cierta a quién le pertenece

El objeto llevaba más de siete años flotando en el espacio y dejó dos enormes cráteres al caer sobre la superficie lunar.

Por

Aunque no lo notemos el espacio ya es un lugar contaminado. Tras 65 años de exploración y de enviar satélites, cohetes, sondas y telescopios el espacio exterior está lleno de chatarra. Según DEWESoft actualmente orbitan alrededor de la Tierra 4,550 satélites y a esa cifra habría que sumar la chatarra espacial en perpetuo movimiento por las fuerzas de atracción y de rotación ejercidas por los distintos cuerpos celestes.

Shutterstock

A veces algunos de estos objetos se salen de su órbita y terminan siendo atraídos por la fuerza de gravedad hasta impactarse en la Luna o en la Tierra. Esta semana científicos dieron a conocer que el pasado 4 de marzo fue registrado un impacto en el lado oscuro de la Luna (ese que no podemos ver desde la Tierra) y aunque originalmente se pensó que se trataba de chatarra espacial, la más reciente hipótesis indica que lo que cayó sobre la luna fue el pedazo de un cohete, aunque hasta ahora ninguna agencia espacial lo ha reconocido.

¿Entonces, de dónde salió el cohete?

Según los investigadores el objeto estuvo flotando durante al menos siete años en el espacio y sus cálculos iniciales indicaban que podría tratarse de los restos del cohete Falcon 9, de SpaceX, la empresa de Elon Musk, aunque tras realizar más estudios esa posibilidad fue descartada. La más reciente hipótesis apunta a los restos de un cohete chino que formó parte de la misión Chang'e 3 y que se lanzó en diciembre de 2013, aunque China ha rechazado todo señalamiento.

La NASA reveló imágenes en las que se puede observar el doble cráter que el objeto dejó sobre la superficie lunar; se cree que antes del impacto el cohete se partió en dos generando un doble cráter. Según la Universidad Estatal de Arizona esta no es la primera vez que un cohete se impacta contra la luna y asegura tener datos de otros 47 cohetes cuyos restos se encuentran en el satélite natural de nuestro planeta.

La NASA trabaja en conjunto con otras agencias espaciales del mundo para llevar al ser humano de vuelta a la Luna en el programa Artemis.