Así es como Latinoamérica quiere liderar la revolución del Open Finance

Las economías emergentes son las llamadas a destacar en este nuevo modelo financiero, ¿qué países latinoamericanos están sacando adelante leyes promoviendo las finanzas abiertas y qué nuevas soluciones están emergiendo de la región?

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Son tiempos de cambio en la manera en que se desarrollan los servicios financieros. En los últimos dos años se ha hablado cada vez más sobre el open banking, un concepto, más que una infraestructura o una tecnología específica, que busca dotar al cliente del control de sus datos y, de esta manera, los bancos pueden personalizar sus servicios a la medida del usuario.

simonlong | Getty Images

Pero hoy se ha empezado a hablar del open finance. ¿A qué se refieren? A extrapolar el concepto del open banking a toda la industria a nivel mundial, es decir, bancos e instituciones financieras. Para ponerlo de una manera sencilla, el open finance es lo que el open banking quiere ser cuando sea grande, como bien mencionó un comentarista de manera reciente.

Un informe de McKinsey afirma que las economías emergentes pueden beneficiarse más de las finanzas abiertas que las más maduras. ¿Por qué? Debido a que niveles más bajos de inclusión financiera y de infraestructura significan que la banca abierta puede ser adoptada en masa y tener un impacto con menos barreras. Este es un detalle que ejemplifica lo que podría pasar en Latinoamérica si las propuestas de leyes prosperan como se espera.

Persiana americana

Vale la pena resaltar que entre finales del año pasado y comienzos de este, casi todos los gobiernos latinoamericanos mostraron interés por el open banking. Por medio de diversas leyes con nombre propio, o declaraciones de banqueros centrales o congresos, los países de la región se preparan para lo que promete ser un vuelco positivo en la manera de acercarse a las finanzas, tanto desde las personas como desde las empresas.

En México, por ejemplo, cada vez más plataformas se están plegando a la nueva Ley Fintech. A pesar de que hay retrasos con respecto a las reglas secundarias que velarían por el intercambio de datos, el avance parece imparable. México junto a Brasil, lideran los esfuerzos por regular y adoptar el open finance en Latinoamérica.

Por otro lado, Chile ya tiene casi lista su Ley Fintech, estableciendo así un marco regulatorio que busca posicionar al país a la vanguardia de la tecnología financiera. De este modo las fintech chilenas podrán hacer uso de interfaces de acceso remoto (APIs) para generar pagos y así sumarse al open finance.

Colombia pasa también por un proceso en el que se busca precisar y reglamentar la puesta a punto de un modelo de finanzas abiertas. Mientras que en Perú, si bien aún no existe un proyecto de ley como en el resto de países, han habido llamados institucionales a promover una normativa open finance que logre reducir las actuales tasas de interés en el sistema financiero.

De Uruguay para el mundo

Desde Uruguay, por su parte, llega una solución que quiere impactar a toda la región. Se trata de Datanomik, la primera fintech de open finance para empresas de todos los sectores, que ha lanzado su producto Business Gate, que permite a las empresas acceder a la información financiera en tiempo real a través de su API de integración rápida.

Lanzada sólo tres meses después del lanzamiento de Datanomik, la plataforma sirve a las empresas que manejan varias fuentes de información financiera - como cuentas bancarias en diferentes países y monedas - ayudándoles a agilizar la conciliación, la tesorería, la auditoría y otros procesos.

Datanomik fue fundada por el ex ejecutivo de Astropay, Gonzalo Strauss, y el fundador de dLocal ($DLO), Sergio Fogel, luego de darse cuenta que resolver los problemas de los equipos de finanzas en las empresas representa una gran oportunidad de mercado. Desde el inicio de sus operaciones a principios de 2022, Datanomik ha recaudado $6 millones de dólares por parte de las principales firmas de capital de riesgo que operan en América Latina, incluyendo a Andreessen Horowitz, Nazca (México) y Canary (Brasil). El equipo ha crecido rápidamente, pues en menos de seis meses cuenta ya con más de 30 empleados, atrayendo a los mejores talentos de la vibrante escena de startups en América Latina. "Nuestras soluciones ya están disponibles en Brasil y Uruguay, y llegaremos a México, Colombia y Argentina en los próximos seis meses" expresó Gonzalo Strauss, CEO de Datanomik.

El timing adecuado

No parece ser una coincidencia la aparición de Datanomik en un contexto de subidas de tasas de interés, en el que el costo del dinero se está incrementando, en el que algunos señalan el comienzo de una recesión.

Para Strauss, es un momento en el que las empresas deben volverse más eficientes y minimizar sus errores en tesorería. Comenta además que su acelerada expansión viene determinada por lo que el llama el ADN uruguayo: al ser un país pequeño, las empresas de Uruguay se ven siempre obligadas a salir afuera para crecer. Es decir, tienen un mindset global desde que nacen.

El CEO de Datanomik comenta también que si bien en Latinoamérica existen muchas fintech trabajando servicios de open banking, todas van dirigidas a personas. Strauss asegura que ellos son los únicos 100% empresariales que ofrecen una API no-code para que empresas pequeñas y medianas también puedan integrar sus informaciones financieras.

Mientras tanto, están activamente apoyando la regulación en los diferentes mercados de la región, y en educar al mercado tanto del lado bancario del lado Fintech como del lado del consumidor para difundir el mensaje beneficioso del open finance en Latinoamérica. Una revolución en curso que puede transformar el continente.

(Sobre el autor: Stefano de Marzo es editor del sitio Novobrief).