Estudio: El 73% de las PyMEs en Latinoamérica que son lideradas por mujeres no logran obtener los recursos económicos suficientes para impulsar el desarrollo de sus empresas

Se estima que el Missing Middle se ubica en necesidades de capital entre $10,000 y $500,000 dólares americanos.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Existen diversos factores que limitan la creación de un ecosistema emprendedor y financiero equitativo para las mujeres en Latinoamérica, tales como: la falta de capital e innovación para los proyectos liderados por mujeres, discriminación por sexo, nivel socioeconómico, raza, así como la falta de acceso a productos y servicios con perspectiva de género.

Pro Mujer

Y aunque según el Global Entrepreneurship Monitor 2020, América Latina ocupa el primer lugar en emprendimiento femenino, en el que existe una enorme oportunidad para cerrar la brecha de financiamiento actual para este tipo de empresas, conocida por el término en inglés MissingMiddle, las cifras no son alentadoras.

El término missing middle hace referencia a la brecha de capital que se destina para poder financiar a las pequeñas y medianas empresas (McKinsey Global Institute, 2019). Esta brecha existe debido a la falta de apoyo de capital para las empresas que son muy pequeñas y por lo tanto no se consideran suficientemente desarrolladas para captar la atención de capital privado.

Un estudio reciente deja algunos datos muy preocupantes ya que el 73% de las PyMEs en Latinoamérica que son lideradas por mujeres no logran obtener los recursos económicos suficientes para impulsar el desarrollo de su empresa o están excluidas de las instituciones financieras, según la Corporación Financiera Internacional.

Por ello, el FAIR Center for Financial Access, Inclusion and Research del Tecnológico de Monterrey y Pro Mujer se dieron a la tarea de estudiar este fenómeno para buscar las razones por las cuales las pymes lideradas por mujeres no obtienen los recursos necesarios para impulsar sus empresas.

Los resultados de esta investigación, que contó con el apoyo de Women Forward International, Zona Shero y el Mastercard Center for Inclusive Growth, fueron presentados recientemente durante el evento de vinculación y cocreación denominado "Missing Middle: Tierra fértil para la inversión con enfoque de género". En el mismo, participaron organizaciones destacadas como Mastercard; Village Capital; Konfío y el Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

"Impulsar la inversión con enfoque de género para emprendedoras que se encuentran en la brecha del missing middle, es una tarea impostergable en la que todas y todos debemos involucrarnos. No solo se trata de equiparar derechos, sino también de que los inversionistas aprovechen una tierra muy fértil para incrementar sus retornos de inversión: asistir al 73% de las empresas lideradas por mujeres en la región que no tienen acceso a capital, representa una oportunidad de $93,000 millones de dólares". Dijo Natalia Wills Gil, gerente global de representación y género de Pro Mujer.

Como parte del estudio se llegó a la conclusión de que para mejorar esa brecha de financiamiento es necesario implementar estrategias efectivas cómo:

5 puntos clave para atender la problemática del Missing Middle en Latam

  1. Desarrollar servicios financieros flexibles y ajustados a las necesidades de capital de las emprendedoras.
  2. Formar redes de apoyo para mujeres para el fortalecimiento de sus proyectos, así como el empoderamiento de ellas mismas.
  3. Crear espacios de emprendimiento para mujeres.
  4. Brindar consultorías para emprendedoras con perspectiva de género.
  5. Desarrollar programas de educación financiera para la adquisición de créditos.

El estudio concluye con que hay que tomar en consideración estos puntos, ya que son la clave para atender el nicho del missing middle en Latinoamérica, que necesita de préstamos promedio de $334 mil dólares americanos, ya que se trata de un monto considerado muy pequeño para inversionistas de capital y muy grande para instituciones pequeñas.Por lo que, queda invisibilizado.

También se debe fomentar que más organizaciones creen grupos de apoyo de mujeres emprendedoras, tal como lo hace Pro Mujer, donde sus miembros puedan recibir capacitaciones de diversos ámbitos según el giro de su negocio, recibir talleres de impuestos, mentoría y consultoría.

La brecha de missing middle puede ser menor si se visibilizan las necesidades de emprendedoras latinoamericanas. En este enlace puedes tener acceso al estudio completo.

(Sobre el autor: Julian Tabares es editor del sitio Soy Emprendedor)