Tesla tendrá que pagar a una conductora alemana €112,884 por malfuncionamiento de sus sistema de conducción autónoma

El sistema Autopilot tuvo problemas para ubicar algunos obstáculos en un entorno urbano, además de frenar de manera repentina en varias ocasiones.

Por

La carrera por desarrollar un sistema de conducción automático, eficaz, confiable y seguro sigue desarrollándose entre diversas armadoras de autos. Uno de los protagonistas de esta batalla es Tesla, la empresa de Elon Musk, cuyos autos cuentan desde hace años con un sistema llamado Autopilot que promete apoyar al conductor mientras maneja. Según la página oficial de la empresa el sistema "permite que su auto maniobre, acelere y frene automáticamente dentro de su carril", aunque también advierte que actualmente Autopilot requiere de la supervisión activa del conductor, es decir: no es 100% autónomo.

Jeremy Moeller | Getty Images

Tras haber tenido un problema con el sistema de piloto automático en su Tesla Model X SUV, una conductora alemana demandó a la empresa y un tribunal de la ciudad de Munich determinó que esta tendrá que devolverle los €112,884 que le costó el vehículo. Una investigación determinó que Autopilot no fue capaz de reconocer algunos obstáculos en su camino, incluyendo el estrechamiento de una carretera por obras y que en ciertos momentos frenó de manera brusca innecesariamente. Según la corte el malfuncionamiento implica un riesgo y podría provocar accidentes sobre todo en entornos urbanos.

Según Reuters Tesla argumentó que Autopilot no fue concebido para la ciudad, pero el tribunal respondió que no era posible para un conductor estar activando o desactivando el sistema según el entorno y que de hecho, eso también constituía un riesgo.

Más allá del reembolso del vehículo, la noticia evidencia que Tesla aún está lejos de lograr la conducción 100% autónoma. En marzo Musk habló de que, dependiendo de las aprobaciones gubernamentales, su empresa podría estar lanzando la conducción 100% autónoma en Europa para finales de este año.

En la ciudad de San Francisco, Waymo, empresa que pertenece a Alphabet/Google ya ha obtenido el permiso para operar taxis 100% autónomos, poniéndose al frente de la carrera en la que también participa Cruise, el sistema autónomo de General Motors.