Esperanza

Arranca un negocio

Liquidación inminente, ¿llamado a emprender?

A veces cuando eres empleado las cosas no salen como esperas. Un buen día descubres que tu nombre está en la lista de un recorte y al siguiente te encuentras sin trabajo. Entonces surgen en ti todo tipo de emociones: del enfado a la tristeza, pasando por una extraña sensación de libertad que se erosiona con cada día que pasa. Y la pregunta que inicia como un susurro, termina siendo un grito: ¿ahora qué vas a hacer?