Shark Tank

El niño que vendía útiles y hoy es brazo derecho de Carlos Slim

Él es Arturo Elías Ayub, director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil y el hombre de confianza de Carlos Slim. Dice que aprendió de negocios en la fábrica de uniformes de su padre en la calle de Correo Mayor. Aquí nos cuenta parte de su historia como niño emprendedor.

Nota de los Editores: Alto Nivel y Entrepreneur entrevistamos a los cinco tiburones del programa Shark Tank México: Negociando con tiburones, de Sony Television, que inicia este 17 de junio. Esta es la quinta de cinco entregas. Puedes consultar todas en este enlace. 

Foto y video: Arturo Luna 

Esta historia de negocios comenzó en la calle de Correo Mayor, ubicada en una zona popular de un antiguo barrio comercial, en pleno corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México. Aunque no es un lugar glamuroso, para Arturo Elías Ayub representa el lugar donde aprendió las mejores lecciones del hombre que más lo ha inspirado: su padre, Alfredo Elías.

A sus siete años, el hijo menor de tres hermanos acudía por las tardes a la fábrica de uniformes industriales que manejaba su papá. Cuando don Alfredo se distraía, Arturo no desaprovechaba la ocasión para escaparse e ir a comprar lápices, cuadernos y gomas al mayoreo para después venderlos entre sus amigos de la escuela.

"Me iba a su negocio y me escapaba porque a lado estaba la mega papelería y ahí compraba todo. Yo aprendí en Correo Mayor, la mejor universidad de México", bromea Arturo Elías Ayub, director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil, en entrevista con Entrepreneur.

Además de la fábrica, la cabeza del patriarcado tenía tiendas de televisores en la misma zona céntrica de la capital. Aunque Arturo acudía a clases, asegura que las mejores lecciones las aprendió a lado de don Alfredo, no sólo como su padre, también como su jefe, con quien trabajó hombro a hombro durante varios años.

La diferencia de edades con sus dos hermanos, 17 y 10 años de separación, tuvo sus ventajas: pudo aprender del negocio familiar de manera más independiente, conocimientos que años más tarde le servirían para graduarse como licenciado de Administración de Empresas en la Universidad Anáhuac y, después, para estudiar un posgrado en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE Business School).

Aunque el esposo de Johanna Slim, hija del empresario mexicano Carlos Slim, se considera "un hombre afortunado" por no haber atravesado por ninguna crisis seria en sus cinco décadas de vida, hay un tema que siempre le cambia el semblante: la muerte de su padre.

Arturo tenía 22 años de edad cuando don Alfredo falleció. "Me han marcado muchas cosas. He tenido la suerte de tener gente muy buena a mi alrededor empezando por mi papá y mi mamá", comparte.

El empresario mexicano no olvida ese día y, aunque es reservado para hablar sobre ello, ese momento de impacto le ayudó a madurar y a definir la fortaleza de su carácter y la claridad al momento de tomar decisiones.

 

“Los negocios vienen después”

Arturo Elías Ayub se autodefine como una persona de familia y de valores. La honestidad es algo que se toma en serio en un ámbito personal y empresarial, incluso considera a este valor como la brújula que rige su vida.

El director de Uno TV comparte que la mejor enseñanza que recibió de su padre fue anteponer siempre a la familia por encima de todo, incluso de los negocios.

"Trato de poner en una balanza muy claramente mis prioridades. Para mí, mi número uno es Dios y mi familia, no tengo ninguna duda. Lo tengo clarísimo y lo he tenido clarísimo siempre en mi mente. Los negocios vienen después", asegura.

El orgulloso padre de Arturo, Johanna y Alejandro busca todos los días la manera de transmitir a sus hijos la herencia intangible que don Alfredo le inculcó desde que él se escapaba para ir a comprar útiles escolares. Parte de esa misión la ha podido conquistar a través del deporte, una de las mayores pasiones de Elías Ayub.

Aunque el director de Fundación Telmex es un hombre que comienza su rutina desde muy temprano con una gran dosis de frappuccino, asegura que no hay un solo día en que no despida a sus hijos antes de irse a trabajar. Nunca agenda reuniones a la hora de la cena y procura ir a comer a casa lo más que puede.  

"Siempre llego antes de que se duerman. Ese rato de la noche con mi familia es sagrado para mí", dice mientras sonríe.

La honestidad, la familia y el amor a México son los tres pilares que rigen la vida de uno de los hombres más cercanos a Carlos Slim. Y aunque transmitir esas cualidades a tres hijos no es tarea sencilla, asegura que cuenta con el apoyo de la mejor compañera de vida para cumplir con esa enmienda.

"Para mí, lo más importante es transmitirle esos valores a mis hijos. Creo que voy por buen camino, pero eso ya se verá con el tiempo. Mi esposa comparte esos valores de nacimiento, y creo que para nosotros el gran éxito en la vida sería poderle compartir a nuestros hijos esos valores", expresa el fanático del Club Pumas.

 

Nacer emprendedor

Arturo Elías Ayub asegura que él desde muy chico supo que estaba destinado a ser parte del mundo de los negocios. Sus primeras incursiones fueron como emprendedor en su infancia, gracias al impulso que le dio su padre, ese hombre a quien recuerda y extraña con gran cariño y admiración.

"Es algo que traes. Tú sabes si eres o no eres emprendedor como sabes si eres cantante de ópera o futbolista, simplemente sabes si eres o no eres."

El director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil confiesa que una de las partes que más disfruta de su trabajo es cuando tiene que hacer una negociación, incluso, compara la sensación que ésta le deja con la satisfacción que siente cuando Lionel Messi anota un gol o cuando escucha a Luis Miguel cantar. "Hacer una negociación es mi máximo. Me apasiona, me gusta, me divierte, me entusiasma. Lo traes o no lo traes. Lo sientes."

Arturo Elías Ayub, además de ser uno de los hombres más importantes en Grupo Carso, participará como juez e inversionista en el programa de televisión "Shark Tank México: Negociando con tiburones", el cual comenzará transmisiones el 17 de junio a través de Sony Television y Claro Video.

Bajo esta dinámica, brinda los tres ingredientes clave que debe tener un emprendedor para alcanzar el éxito en el mundo de los negocios:

  1. Si tú quieres ser exitoso a largo plazo, debes contar con valores. "Para funcionar y ser exitoso a largo plazo, los valores son clave, sobre todo la honestidad."

  2. Ten pasión. Si no haces lo que te apasiona, nunca vas a llegar lejos. "Busca realmente lo que te apasione, si no, olvídalo."

  3. Trabaja duro. Las cosas no vienen fáciles, hay que "darle durísimo para que las cosas funcionen".

Corazón de pollo

Arturo Elías Ayub es un hombre de carácter que cuando negocia apuesta todo para ganar, goza de gran popularidad en sus redes sociales, incluso se toma el tiempo para jugar Basta en Twitter con sus seguidores. Una de sus mayores pasiones es el futbol.

Una anécdota habla de esta pasión y de la forma en que toma decisiones. Era noviembre de 2012 y Arturo disfrutaba de un domingo familiar junto a su esposa, sus hijos y su suegro, Carlos Slim Helú. En la reunión de aquella tarde de domingo, comentó sobre la difícil situación financiera que atravesaba el Real Oviedo y la entrega de su afición para conseguir el dinero que salvara de su desaparición al equipo de futbol de segunda división en España.

La afición del Oviedo había salido a las calles asturianas para conseguir dos millones de euros para salvar al equipo, mientras que otros seguidores convocaron a los usuarios de Twitter para reunir la suma, le contó Arturo a su suegro.

Tras la charla, Carlos Slim tomó una decisión sobre el futuro del club asturiano: dotar al equipo del dinero que garantizara su supervivencia y obtener una participación accionaria mayoritaria de 35%. Esa tarde, Elías Ayub salvó al equipo español de futbol de una inminente quiebra.

—¿Qué negocio ven ustedes en España?, se le preguntó alguna vez al también director de Fundación Telmex.

—Ustedes los reporteros sólo creen que se trata de una inversión por negocio, pero no es así; hay cosas que se hacen por amor —contestó con un matiz serio en su voz.

“Fue una cuestión mucho más sentimental para evitar dejar morir a un club que tiene muchos años de tradición y de historia, que sentimos que era muy importante no dejarlo morir. Fue una inversión, pero más que una inversión era sentimental”, dijo Elías Ayub al ser cuestionado por el interés del hombre más rico del mundo por el negocio del futbol.

Arturo Elías Ayub sintetiza su personalidad y su forma de tomar decisiones así:

"Tengo corazón de pollo. Todo está en el corazón y en la mente. Soy mucho corazón, pero también uso mucho la cabeza; los combino bien."