Startups innovadoras 2016

¡Conoce a las startups más innovadoras del año!

Estas empresas están transformando industrias y creando nuevos patrones de consumo. Descubre algunos de los modelos de negocios más desafiantes en México.
  • ---Shares

Una de las palabras que más se escucha en el mundo emprendedor es “disrupción”. Pero, ¿qué implica este concepto?, ¿todas las startups deben y pueden ser disruptivas? Los especialistas tienen visiones encontradas cuando dicen que no todas pueden sacudir un mercado o convertirse en el nuevo Uber. Pero si en algo coinciden es que: a) todos los emprendedores deben buscar la manera de marcar una diferencia con sus soluciones y productos; y b) que sin innovación una organización no podrá escalar e incluso, corre el riesgo de no sobrevivir.

Para Raúl de Anda, cofundador de Unreasonable México, una organización fundada en 2013 que busca convertirse en catalizador del emprendimiento social y aprovechar el poder colectivo de los emprendedores para enfrentar los problemas más urgentes del país, la innovación es la manera que tiene una empresa para mantenerse a flote y crecer.

Esto ante un consumidor cada día más exigente, cambiante y que tiene –como nunca antes–, el poder de incidir directamente en los negocios y sus modelos. “Si no le gusta algo, lo expresa y te cambia al día siguiente”, advierte Raúl. Esta situación empuja a los emprendedores a estar al límite y ponerse un paso delante de lo que el usuario quiere. Por eso aquí se puede aplicar perfectamente la frase que dice, “la mejor forma de vender en la actualidad es ofrecer 13 bolillos, cuando tienes una docena de consumidores”, comenta.

Cada industria es distinta, reconoce el experto, pero todas obedecen a un patrón común: “los usuarios quieren ser sorprendidos y apuestan incluso por pagar extra para vivir una experiencia”. El ejemplo más icónico es Starbucks, que ofrece una experiencia de consumo de café, algo por lo que los consumidores están dispuestos a pagar hoy hasta US$10 o más, cuando antes era un producto por el que no se desembolsaba más de US$0.50.

Romper paradigmas

Otra acepción que se le da al término disrupción tiene que ver con generar un impacto positivo a una industria mientras se genera una ganancia. Para Andrés Fontao, cofundador y managing partner de Finnovista, una organización que potencia los ecosistemas de fintech en el mundo a través de eventos, “el ser disruptivo conlleva a romper el status quo introduciendo modelos de negocio que transforman un sector”.

Precisamente con esta visión Norman Müller, Jordi Greenham y René Serrano decidieron romper paradigmas y apostar por un sector tradicional que no había innovado en más de tres décadas: el inmobiliario. Así determinaron ofreciendo una solución que resuelve lo engorroso que resulta rentar una vivienda en la Ciudad de México. Esto por la documentación que se exige, los avales y los tiempos prolongados en que se resuelve favorablemente o no, si una persona es candidata para ocupar un inmueble.

Los tres jóvenes hicieron uso de la tecnología y crearon Homie, una plataforma on line que gracias a un algoritmo permite determinar en 48 horas si un sujeto es confiable o no para arrendar un inmueble. Todo sucede tras el llenado de un formulario y el procesamiento de algunos documentos como comprobante de ingresos, RFC y tarjeta de crédito (si los candidatos no tienen tarjeta, deben constatar que no tiene un historial negativo en buró de crédito o antecedentes de problemas legales).

El propietario tiene como ventaja que aunque no hay fiador, recibe al mejor inquilino; la seguridad de que le pagarán sus rentas y que evitará problemas legales. Esto porque Homie también le ofrece un seguro que lo protege de posibles incumplimientos de pago o daños. El inquilino por su parte puede apartar la propiedad desde que la ve en Internet y agendar una cita para visitar físicamente el inmueble en la fecha y hora que más le convenga. Además realizar los pagos de su renta a través de la plataforma.

Camino innovador

La idea de Homie se gestó en 2015, cuando Jordi regresó a vivir a la capital del país y sufrió el problema en carne propia. Entonces decidió dejar su trabajo estable en una financiera y arriesgarse a montar una empresa. Para emprender primero te tienes que preguntar dos cosas, recomienda el hoy CEO de esta startup: 1) si estás resolviendo un problema y no copiando algo que ya funciona, y 2) si te apasiona eso que buscas solucionar.

Es importante que respondas afirmativamente a estas dos cuestiones porque, “el proceso emprendedor es un carrusel de altas y bajas en el que si no tienes esa pasión llegará el momento en que vas a tirar la toalla”, advierte.

A seis meses de operaciones, Homie oferta ya 100 inmuebles en las colonias Roma, Condesa, Juárez, Polanco, Nápoles y Narvarte de la Ciudad de México. Espera facturar $10 millones a finales de 2016, ampliar sus operaciones a otras colonias de la capital del país y, eventualmente a más ciudades del interior.

Para lograrlo, los emprendedores reconocen que deben mantenerse atentos a los requerimientos del mercado y someterse a un proceso constante de innovación. Es a lo que Víctor Moctezuma, director de iLab México, organismo que fomenta y promueve la creación de empresas innovadoras y de alto impacto, se refiere cuando habla de innovar. “Se trata de generar un cambio y que sea sostenible en el tiempo”, explica. “Te debe generar rentabilidad, un distingo y que tus competidores no te puedan igualar en el corto plazo”.

El experto considera que innovar es distinto a hacer algo disruptivo. Esto último, “te requiere hacer un corte en el status quo. Es cuando generas un producto, que es un mercado en sí mismo. Pero productos que generen esto son muy contados pues parten de una profunda observación del consumidor”, dice. En su opinión, lo que se está dando son las tecnologías que te facilitan hacer la disrupción, mientras los emprendedores están aprendiendo a innovar en sus negocios.

Además observa un problema: “hay mucha innovación en las universidades, pero está en papel. El reto es cómo llevarla al grado comercial y trasladarla a algo que alguien quiera comprar”. 

Escalar poco a poco

 Ante esta situación, el emprendedor debe aprender a ser paciente y sobre todo persistente.  Y esto lo tiene muy claro René, quien va por su segundo emprendimiento, después de Fondeadora, una plataforma de crowdfunding. Recalca que además de ser sensible a los retos cotidianos y tratar de crear soluciones valiosas para los demás, como agente disruptivo ha tenido que aprender a aferrarse a crear algo, aunque tenga el 99% de probabilidades de fallar. “La innovación es constante y nunca se detiene; algo nuevo tendrá que ser renovado muy pronto, por eso es tan apasionante”, sostiene.   

La única manera de encontrar estas formas creativas, a través de las tecnologías o nuevos procesos que mejoran algún tipo de industria, sector o mercado, es tomar el riesgo, afirma Jordi. “No hay otra forma de identificar que la necesidad que crees haber encontrado es real, más que si te lanzas al mercado y lo pruebas”,  recalca. 

Debes hacerlo con un producto mínimo viable y estar dispuesto a cambiarlo. “Tendrás que afinar el producto según te lo diga el mercado y puede que sea algo que vayas a repetir 100 veces, por lo que no debes ser rígido como las empresas tradicionales o los grandes corporativos”, recomienda.

Además, debes estar dispuesto hasta a aceptar un fracaso, alerta Raúl de Anda, de Unreasonable México. Y es enfático: “Es muy común, pero nos da pena”. Sin embargo, como emprendedores debemos estar conscientes de que “la única forma de garantizar el fracaso es no tomar los riesgos de crear un modelo nuevo”.

Y para alcanzar sus objetivos y dejar de ser parte de las estadísticas que señalan que ocho de cada 10 empresas de nueva creación se mueren durante el primer año de vida, el emprendedor debe aprender a no ir solo en este camino. 

“La disrupción tiene que venir apalancada de alianzas. Hay que saber cuándo pedir ayuda y rodearse de expertos, mentores, inversionistas”, dice Raúl. Es una de las claves para que las startups comiencen a escalar y a generar mayor número de empleos para el país. 

Consciente de ello, Jordi comenzó a hacer networking con el ecosistema emprendedor y desde la idea de su negocio estuvo en ciernes, junto con sus socios, se acercó a un programa de incubación del Venture Institute.

Ya operando y con miras a mantener un crecimiento sostenido, la recomendación del CEO de Homie es que, una vez que encontraste tu modelo de negocio y la manera de eficientar tus procesos hagas manuales muy claros de los mismos. “Encuentra la manera de transmitir esa información a equipos nuevos de forma rápida y simple e implementa cuanto antes el uso de tecnología y big data. Son de gran ayuda porque todo empieza muy manual, pero no vas a contratar a un ejército para que haga todas tus operaciones cuando crezcas”, comenta.

La tarea pendiente, en todos los sectores, incluyendo al energético, que a decir de Moctezuma mostrará las mayores innovaciones en los próximos años, sigue siendo el acceso al capital, coinciden emprendedores y expertos. Poco a poco ha mejorado, pero muchos fondos de venture capital que deberían ser de capital de riesgo, adoptan metodologías para evaluarte en función de procesos parecidos a los de private equity, algo que debería cambiar por el bien del ecosistema emprendedor, concluye Jordi. 

¡Conoce más historias de empresas innovadoras aquí!