elecciones EU

Guía básica para entender cómo elige EU a su presidente

El proceso para elegir a un nuevo presidente en Estados Unidos puede ser muy confuso. Te compartimos algunas claves de la jornada electoral.

El proceso para elegir a un nuevo presidente en Estados Unidos puede ser muy confuso, el voto popular no es el indicador más importante y, además, este año el resultado podría conocerse antes que algunos estados hayan cerrado sus casillas.

Te compartimos una guía básica que en tres sencillos pasos podrás entender lo que se vivirá este martes. 

1. 270 es el número mágico

En el sistema norteamericano, los ciudadanos no eligen directamente al Presidente, como en México. Aunque cruzan el nombre de Hillary Clinton o Donald Trump en la boleta, eligen a unos representantes de cada estado. Estos representantes son los que votan en lo que se conoce como Colegio Electoral para decidir quién se muda a la Casa Blanca.

538 es el total de representantes del Colegio Electoral. Es relativo a la suma de congresistas, 435, y senadores, 100, de cada estado, más 3 electores para Washington D.C.

Para ganar la presidencia, los candidatos necesitan la mitad más uno, o sea 270 votos.
En casi todos los estados, excepto Maine y Nebraska, el candidato con el mayor porcentaje de votos, se lleva todos los votos electorales del estado. Los estados con mayor puntaje son California con 55, Texas con 38, y Florida y Nueva York con 29. El mínimo de electores por estado es 3, y en esta lista están, entre otros, Wyoming, Vermont, Alaska y Washington D.C.

Barack Obama ganó 365 electores en 2008 y 332 en 2012. Conquistando el voto popular por más de 10 millones y 5 millones, respectivamente.

Por no siempre pasa así. Los candidatos pueden ganar el voto popular, pero no convertirse en presidente. Le pasó a Al Gore en el año 2000, cuando ganó por más de 500 mil votos, pero perdió la Casa Blanca contra George W. Bush, quien conquistó 271 votos electorales. Sólo ha sucedido en tres ocasiones más, ninguna en el siglo XX, 1888, 1876 y 1824.

“Hillary Clinton está por delante en la mayoría de las encuestas nacionales, tiene desde uno hasta seis puntos en las últimas encuestas. También hay un par que todavía muestran una carrera empatada o, en un solo caso a Trump por delante”, publicó

FiveThirtyEight en un análisis el sábado. “En general, el rango de encuestas nacionales se ha reducido un poco, aunque sigue siendo más amplio que lo que vimos en las últimas campañas, con Clinton por delante en cerca de 3 puntos en promedio”.

Si ningún candidato consigue los 270, el Colegio Electoral se desintegra y la Cámara de Representantes elige al nuevo presidente. Sólo ha pasado dos veces, hace 192 años, en 1824, y en la cuarta elección presidencial en 1800.

2. Atención especial: 6 estados y Utah

Como existen estados con mayor puntaje, el conteo se concentra en algunos estados “clave” (swing states en inglés) que terminan definiendo la elección.

Cada partido suma los estados donde sabe que tiene mayor probabilidad de triunfo, por ejemplo, los 29 de Nueva York para los Demócratas y los 38 de Texas para los Republicanos; y persigue estados que el otro partido podría arrebatarle.

FiveThirtyEight reportó el sábado que, en las últimas encuestas, New Hampshire, Florida, Carolina del Norte, Nevada y el segundo distrito congresual de Maine muestran batallas muy “extremadamente competitivas”.

Pennsylvania, Ohio, Florida y Colorado son tradicionalmente estos “swing states” donde en una elección gana un Republicano y a la siguiente un Demócrata o viceversa. Suman 74 votos electorales y los cuatro los ganó Obama en 2008 y 2012.

En 2016, la batalla parece agregar los seis puntos de Nevada y los 15 de Carolina del Norte. Este último, un estado tradicionalmente republicano donde Hillary Clinton lleva varias semanas por encima de Donald Trump.

Utah es un caso excepcional este año. Desde 1968 ha elegido a un candidato Republicano, lo que convierte sus seis puntos en territorio seguro para este partido. Hasta que llegó Donald Trump.

En Utah vive una gran población de mormones, 60% de la población, de acuerdo a Gallup. Y los mormones rechazan la candidatura de Trump. Así nacieron las posibilidades de Evan McMullin, un ex agente de la CIA, mormón y originario del estado. McMullin se lanzó como candidato presidencial en agosto, y se ha colado en las encuestas de Utah, superando al republicano en una encuesta, o a dos puntos del republicano en otras.

Para McMullin el camino para los 270 electores es difícil. Pero podría quitarle 6 votos a Trump, y si la elección es muy cerrada podrían significar los votos electorales que llevarían la elección al Congreso. Si ya este año los Cubs de Chicago superaron un récord de 108 años, ¿por qué no superar uno de 192?

3. ¿A qué hora conoceremos los resultados?

Estados Unidos tiene cuatro husos horarios, más Hawái y Alaska. Las casillas abren desde las 6 de la mañana en algunos estados (cinco de la mañana de México) y aunque la mayoría cierra a las 7 de la noche (6:00 PM en México), algunos estados como Nueva York o Iowa cierran hasta las 9 PM.

Algunos medios, en alianza con la Associated Press, realizan encuestas de salida que pueden proyectar con mucha certeza quién ocupará la Casa Blanca. Los primeros estados clave en cerrar serán Florida, Ohio y Pennsylvania a las 6:00, 6:30 y 7:00 PM, respectivamente, hora de México.

Además, algunos estados pueden votar desde semanas antes del día de la elección. Este año se puede en 37 estados y Washington D.C., por lo que el Pew Research Group estima que para ese día cerca 50 millones de personas ya habrán votado, lo que hará mucho más rápido el conteo.

En las primeras horas de la noche en México podríamos conocer quién será el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Texto publicado originalmente para Alto Nivel.