Sé persistente, pero no terco: Marcus Dantus

Marcus Dantus es uno de los pioneros en la construcción del ecosistema emprendedor mexicano. Sus dos décadas de experiencia y más de 650 empresas incubadas le dan las credenciales para enseñarte a nadar con los tiburones.
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Muchos mitos hay acerca de los tiburones: que son depredadores voraces, que son perjudiciales para las personas, que tienen una mala visión o el cerebro del tamaño de un maní. Marcus Dantus derriba estas falsas creencias y asegura que esta especie no es basura e incluso, como él, puede se noble.

Marcus es uno de los primeros constructores del ecosistema emprendedor mexicano. A lo largo de 20 años ha creado siete empresas: Largadistancia.com, México.com, Simitel, Peerant y Abdeo Medical. En 2011 fundó Wayra México, la aceleradora de negocios de Telefónica, que dirigió hasta 2013. Hoy es socio director del fondo semilla Dux Capital y lidera Startup México, el primer súper campus de emprendimiento en el país.

Aunque ahora Marcus nada como escualo, cuenta que para crear todas sus empresas –incluso Startup México–, ha tenido que enfrentarse a los tiburones. “Algunas veces me han invertido y he perdido, otras he ganado”, reconoce. La ventaja que tienen ahora los emprendedores es que ya existe una mayor cultura sobre el capital de riesgo, y en ello mucho ha tenido que ver el programa de televisión Shark Tank México, que corre ya su cuarta temporada.

“Empecé en 1993 con una empresa que se llamó Largadistancia.com. En ese entonces no tenía el conocimiento de lo que es el capital de riesgo y de cómo se presenta una startup porque el programa federal de impulso a las startups comenzó hasta el año 2006. Todo lo que hice antes fue tratar y fallar, y así aprendí mucho”, recuerda.

La primera empresa en la que el ahora tiburón tuvo un fondeo considerable fue con México.com. “Levanté fondeo de Los Angeles y Nueva York. Nadie me dijo vete por ahí. Ahora es mucho más fácil emprender y no sólo porque hay gente que te ayuda, sino porque hay una cultura de emprendimiento. Incluso, cuando empecé mis papás me decían, ‘¿por qué no te buscas un trabajo de vedad?’. Hoy se entiende que es de verdad y quizá es hasta más difícil que ser empleado en una empresa.”

Marcus reconoce no contar con el tamaño del éxito de sus otros compañeros como Alfredo Elías Ayub o Carlos Bremer. “Lo que sí tengo es un conocimiento más profundo del ecosistema emprendedor y de lo que son los emprendedores.” Por eso se define como un tiburón noble.

“Nunca atacaría a un emprendedor muy fuerte porque no quiero que pierdan las ganas de emprender. Creo que pongo valuaciones justas y lo que trato de hacer es generar retroalimentación para que realmente aprendan de lo que les estoy diciendo”, asegura.

Para no hundirnos

El creador de Startup México ha incubado más de 650 empresas. Dice que su labor es hasta cierto punto social, por lo que no se considera ni lejanamente un millonario. Asegura que la generación de emprendedores es una salida para México muy importante. “No hay otra manera de arreglar este país más que generando oportunidades para la gente, que sean de valor agregado, distribuyan mejor la riqueza, bajen el crimen y nos hagan más competitivos. Si no, nos vamos a hundir.”

Esta es la tercera temporada de este tiburón frente a la televisión. Reconoce que lo que pasa en el programa no es lo que sucede en la vida real. “No puedes llegar a una cita y esperar que te inviertan en ella. Sin embargo, con Shark Tank lo que estamos haciendo es decirles a los chicos que lo intenten, que se arriesguen.”

Como inversionista o tiburón, Marcus dice que debes entender que al final de cuentas estás participando en una industria que se llama capital de riesgo y que vas a tener pérdidas. “No puedes atinarle a todo. De cada 10 proyectos por los que apostamos, ocho no la van a hacer y tienes que acostumbrarte a eso. Se trata de un juego de probabilidades en el que una o dos a las que les inviertas les va a ir muy bien y en las restantes tendrás que soltarlas y salir de la empresa”, explica.

Durante las pasadas dos temporadas este noble tiburón le ha apostado a unos 10 proyectos. Solamente han recibido los fondos tres de ellos, ya que algunos de los emprendedores no lo contactaron, mientras que otros no eran lo que habían dicho. Incluso, hubo quien no tenía una empresa. “A los que no estaban constituidos los incubamos y ahora les voy a invertir”, comenta.

Secretos de un tiburón

Marcus comparte algunas de las lecciones que ha aprendido como tiburón y como inversionista a lo largo de su vida.

1. Aprende a soltar. Es de lo más importante. “Aprendes a perder el lado romántico porque por más que te guste un proyecto debes tener en cuenta que una empresa está hecha para hacer dinero y tienes que dejarla ir.” Los emprendedores deben soltar su negocio si les va mal, pero también si les va bien ya que probablemente van a entrar socios que tendrán mayor porcentaje que ellos. Advierte que aunque debes ser persistente, toma en cuenta que existe una línea muy delgada entre persistencia y terquedad. “No es fácil encontrar esa línea, porque no hay una receta. Debes dejar el proyecto cuando comienzas a ver que todas las opciones que tienes ya se agotaron.”

2. Evita temer al fracaso. Es parte del éxito y sin él no podrías reconocerlo. “El éxito no es nada más hacerte multimillonario. En México tenemos una gran  intolerancia al fracaso e irónicamente  tenemos intolerancia al éxito. Por eso somos un país que genera pura gente mediocre. Hay que atreverse a sacar la cabeza y verán como eventualmente esto se remunera.”

3. Ofrece valor agregado. Resuelve una necesidad y un problema real. Esta es la base donde colocarás los cimientos de tu negocio. Luego, debes tener una propuesta distinta a como lo han hecho los demás. Si no te distingues es muy difícil crecer por que tendrás que participar en una guerra de precios o marketing y generalmente una empresa pequeña no tiene esos recursos.

4. Busca una capacitación 360º . Debes llegar bien preparado, tanto tú, como para responder preguntas respecto a tu empresa y sus finanzas. Además, Marcus sugiere conocer las áreas de expertise de quien pueda apostar por ti.

5. Genera empatía. Por ejemplo, Marcus suele apostar por empresas de base tecnológica y retail. “Apuesto por emprendedores que sepan escuchar, sino, es muy difícil trabajar con ellos. También deben tener pasión por lo que hacen, ser resistentes y saber improvisar porque en México desgraciadamente muchas veces también hay que improvisar en el emprendimiento.”

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur