5 formas de desarrollar la resiliencia organizacional

El desarrollo proactivo de la resiliencia organizacional es bueno para los negocios, especialmente con el rápido ritmo de cambio.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Los líderes de hoy tienen un problema. Se están creando y adoptando nuevos productos y servicios a un ritmo mucho más rápido. Al medir la rapidez con la que las innovaciones llegaron a 50 millones de usuarios, vemos una diferencia dramática. La electricidad tardó 46 años en llegar a 50 millones de clientes después de instalarse en una pequeña sección de un parque de la ciudad de Nueva York. Los teléfonos necesitaron 50 años. Los televisores tardaron 22 años y los teléfonos móviles solo 12 años. Si bien las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial están revolucionando múltiples sectores, la urbanización, la globalización, las clases medias emergentes en todo el mundo y la influencia de las redes sociales se suman al aluvión de cambios que las empresas nunca han experimentado. Es un desafío nuestra capacidad como humanos para dar sentido al cambio y desarrollar un plan de acción apropiado. Corremos el riesgo de convertirnos en la rana en agua hirviendo.

Si bien el cambio siempre ha sido constante, fue lo suficientemente lento como para ser absorbido por los procesos de planificación y la cultura y estrategia comercial general de la empresa. Ya no. Hoy en día, los ejecutivos de estrategia con vastos recursos organizacionales a su disposición se quedan despiertos por la noche preocupándose de que cinco estudiantes universitarios creen un producto que puede desplazarlos de la noche a la mañana. Los líderes temen no estar innovando de la manera correcta, al ritmo adecuado o con los socios adecuados. A los empleados les preocupa que ya no sean relevantes cuando ocurran los próximos cambios organizacionales y la dirección corporativa. Cada vez más, esos líderes piden que sus empleados también sean más innovadores. Esta búsqueda de una postura más resiliente que permita a una organización y a sus empleados prosperar en medio de un entorno radicalmente cambiante requerirá más resiliencia para que sus esfuerzos de innovación tengan éxito.

A riesgo de abusar de la analogía de la rana, ninguno de nosotros quiere ser hervido en agua. Sin embargo, lidiar con el cambio constante, el cambio a gran escala o las iniciativas de cambio continuo puede hacer que las personas se sientan menos dispuestas a participar en el cambio. Las personas expuestas a cambios ubicuos se desgastan como una vieja pelota de tenis que ha perdido su rebote. Esta fatiga mental afecta otros patrones críticos de pensamiento y comportamiento de los empleados en áreas de compromiso laboral e innovación, lo que puede erosionar la ventaja competitiva de una empresa, hacer que las iniciativas de cambio sean más propensas a fallar y causar una alta rotación de empleados. Vacunar su negocio contra la fatiga del cambio requiere una buena dosis de resiliencia.

Relacionado: 3 razones por las que invertir en la resiliencia de los empleados da resultado

La investigación lo confirma. De hecho, una encuesta reciente de empleados de grandes empresas de tecnología encontró una fuerte relación entre resiliencia, compromiso laboral y comportamientos innovadores y sugirió que la ventaja competitiva de una empresa se relaciona directamente con la resiliencia de los empleados. Según los estudiosos, es probable que las personas con una alta disposición a aceptar cambios tengan altos niveles de resiliencia. Además, las personas resilientes también muestran un mayor compromiso, energía y curiosidad, que se alinean con las características de los comportamientos laborales innovadores. Esos comportamientos laborales innovadores, que incluyen aceptar el cambio, liderar el cambio y darse cuenta de los problemas y las oportunidades, impulsan a los empleados a crear y adoptar nuevos procesos, políticas y productos con mayor facilidad.

¿Qué significa esto para ti?

Si es un líder, necesitará desarrollar la resiliencia y los comportamientos laborales innovadores de sus empleados. Si es un estratega, tendrá que planificar el cambio rápido y multifacético que provoca pivotes a un ritmo alarmante. Si usted es un colaborador individual, significa que conseguir ese próximo trabajo, trabajo o contrato podría depender no solo de su conjunto de habilidades o título, sino también de su capacidad para adaptarse y prosperar en un entorno en constante cambio. Lo que puede sorprenderle es cuánto control tiene sobre convertirse en esa persona a la que acudir en muchos entornos laborales. Se trata más de mentalidad y comportamientos que de encontrar el trabajo perfecto. Ser resiliente puede estar en la lista de rasgos esenciales, y los comportamientos laborales innovadores y el compromiso pueden ser un factor en las preguntas de su entrevista. Los empleados resilientes, innovadores y comprometidos se adaptan a las necesidades de la organización mientras adquieren nuevas habilidades por sí mismos. Mejorar la resiliencia organizacional aumenta la capacidad de una organización para adaptarse al cambio.

Relacionado: 7 excelentes razones para centrarse en el compromiso de los empleados

A continuación, se muestran cinco formas de desarrollar la resiliencia en su organización.

1. Céntrate en lo positivo

Los investigadores han descubierto que se necesitan tres experiencias positivas para equilibrar cada experiencia negativa. Así que busque y enfatice las experiencias positivas que usted, su equipo y su organización tienen. Las celebraciones pueden ser sencillas. Muestre el nacimiento del bebé de un miembro del equipo. Crea una pantalla de fondo de logros. Envíe un correo electrónico a toda la organización reconociendo el arduo trabajo de un equipo, incluso si el arduo trabajo significa que tienen que encontrar una solución diferente a la que estaban buscando.

2. Toma un bocado a la vez

Manejar varios cambios simultáneamente puede resultar abrumador, pero parece necesario con una frecuencia cada vez mayor. Tenga en cuenta que cuando la NASA llevó a un hombre a la luna, tomó 10 años. Desarrollaron todo tipo de tecnología, permitiendo que cada equipo se concentrara en su área de especialización. Por lo tanto, administre su cambio abordando el objetivo a largo plazo y la ruta crítica paso a paso.

Relacionado: 5 principios para lidiar con el cambio constante

3. Crea tiempo virtual

Si se parece en algo a mi equipo, el café lo mantiene activo desde temprano en la mañana hasta tarde en la tarde mientras pasa de una reunión a otra. Establezca límites en la duración de la reunión para permitir cinco minutos sin compromiso al final de cada hora. Luego, asegúrese de que las reuniones terminen pronto. Dé tiempo a la gente para que se levante, se mueva y vuelva a llenar sus tazas. Se sorprenderá de lo mucho que podrá mantener a flote los espíritus con este sencillo truco de gestión del tiempo.

4. Organiza una hora feliz

Reunirse con compañeros de trabajo no debe dejarse al azar. Todo el mundo está demasiado ocupado. Hágales saber a sus empleados que su pertenencia a su equipo es esencial. Hazlo virtual si tu equipo no está todos en la misma oficina, y haz un juego de trivia: puedes aprender que tienes suficientes aspirantes a cantantes en tu equipo para formar un cuarteto.

5. Proporcionar apoyo aéreo

Quizás este debería haber sido el primero porque es vital. Si le está pidiendo a su equipo que cambie, debe demostrar su apoyo a aquellos que se apresuran a avanzar en su nombre de manera concreta. Recuerde que el cambio es difícil. Exprese su aliento y aprecio por sus agentes de cambio. Tómese el tiempo para entrenar a los miembros de su equipo que están haciendo preguntas para que todo tenga sentido. Reconozca el riesgo y el desafío de abordar el cambio de frente. Emociónese con los intentos, no solo con los éxitos. Lo más importante es que participe cuando el equipo identifique un obstáculo. Los líderes de cambio exitosos bloquean y abordan los desafíos para sus equipos más fácilmente cuando lo hacen de manera proactiva, y a menudo solo toma cinco minutos.