Los empleadores necesitan refrescar su libro de jugadas en la lucha por atraer y retener talentos

A medida que los empleados se vuelven más exigentes con el lugar de trabajo, la educación es un arma crucial para mantenerlos felices.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando estaba buscando mi primer trabajo, la responsabilidad recaía en mí para cortejar a los posibles empleadores y convencerlos de que yo era el candidato que querían.

Esa dinámica se ha invertido en gran medida en el mercado laboral actual. Hoy en día son los empleadores los que tienen que desempeñar cada vez más el papel de pretendientes , convenciendo a la nueva generación de trabajadores de que serán valorados, tendrán flexibilidad, equilibrio entre vida laboral y personal y oportunidades para desarrollar sus habilidades.

Detrás de este cambio hay una guerra cada vez más intensa por el talento y una mayor disposición de los empleados a abandonar trabajos que no les dan lo que quieren.

Los empleados están en movimiento

La cantidad de trabajadores estadounidenses que abandonaron voluntariamente sus trabajos aumentó en 2 millones en un año a más de 42 millones en 2019, según el último Informe anual de retención del Work Institute, con el desarrollo profesional, el equilibrio entre la vida laboral y personal y el comportamiento de los gerentes encabezando las razones para dejar de fumar. .

Otra encuesta encontró que 1 de cada 3 trabajadores de la generación del milenio planea renunciar a sus trabajos después de la pandemia, en gran parte debido a la infelicidad sobre la cultura corporativa y el manejo de su empresa de los desafíos del trabajo remoto de la pandemia.

Relacionado: Qué hacer con la escasez de mano de obra calificada

Está claro que la contratación por sí sola no será suficiente para ganar la batalla por el talento y evitar el lastre para los negocios creado por la alta rotación. Los empleadores deben encontrar formas de desafiar intelectualmente a sus trabajadores y crear vías de aprendizaje hacia puestos mejores y mejor pagados.

La educación es una de las herramientas de retención más poderosas que tienen los empleadores, pero puede ser la más difícil de lograr.

Para empezar, es crucial que las empresas tengan una idea clara de las habilidades que desean y cómo esas habilidades generarán el desempeño laboral necesario para lograr sus objetivos generales. Quizás el mayor desafío educativo que enfrentan los empleadores en la actualidad es impartir "habilidades sociales", como liderazgo, comunicación, colaboración y gestión del cambio, que los empleados necesitan para pasar a puestos de gestión.

Evaluar lo que quieren los empleados

El otro lado de la ecuación es comprender lo que quieren los propios empleados y equilibrarlo con los objetivos de la empresa. Existe una gran diferencia en términos de la moral de los empleados entre que se les diga qué hacer y se les incentive para lograr los objetivos acordados.

Pienso en los programas de educación eficaces como en mover a los empleados a través de tres fases. Los empleados pueden comenzar en un estado de incompetencia inconsciente, sin saber lo que no saben. Los empleadores deben tener como objetivo llevarlos a la incompetencia consciente, donde se dan cuenta de cuáles son sus brechas de habilidades, y finalmente a la competencia inconsciente, donde han dominado las habilidades y se desempeñan a altos niveles.

Relacionado: Las empresas necesitan programas de aprendizaje para empleados para crecer

Donde los empleadores a menudo se equivocan es al comenzar un programa de desarrollo del aprendizaje sin una idea clara de cómo será escalable y cómo se comunicará con la amplia diversidad de niveles de habilidades dentro de la organización.

Los empleadores deben tener como objetivo desarrollar conjuntos de habilidades y competencias comunes dentro de la organización, al mismo tiempo que permiten la inevitable variedad de habilidades y ambiciones naturales de su fuerza laboral.

Las empresas deben conocer a sus empleados individualmente en una etapa temprana, identificando a aquellos que pueden y están dispuestos a avanzar a puestos más altos y estableciendo un plan para que aprendan las habilidades básicas que necesitarán para llegar allí.

Adopte un enfoque de formación multifacético

Existe una variedad de enfoques para la educación que pueden proporcionar la mejor opción, incluidos los programas formales de capacitación interna, la capacitación interfuncional, la observación del trabajo y el pago de asistencia de matrícula de terceros para las habilidades en demanda.

La educación no se trata solo de enseñar habilidades; también debe abarcar la práctica de las habilidades en el trabajo, lo que resultará en una transición más fluida hacia niveles más altos de desempeño.

El viaje educativo dentro de una empresa no tiene por qué pensarse como un camino lineal. Desarrollar conjuntos de habilidades cruzadas a medida que aprenden sobre otros aspectos del negocio puede ayudar a los empleados a comprender mejor la empresa y convertirlos en gerentes más efectivos a largo plazo.

El cambio hacia el trabajo a distancia impulsado por la pandemia ha creado otro desafío para la educación y la retención, pero esto también puede verse como una oportunidad.

El trabajo remoto ha creado un entorno en el que los empleados deben ser más autónomos, emprendedores y responsables para realizar su trabajo. ¿Qué mejor entorno en el que cultivar las habilidades blandas que tanto se demandan?

A través de una combinación inteligente de entrenamiento y educación, los empleadores pueden ayudar a los empleados a encontrar sus propias respuestas y ayudarlos a convertirse en los líderes del mañana.