Cómo la 'muerte' del periodismo significa noticias más precisas

Más personas que comparten sus conocimientos y noticias también significan más noticias falsas. ¿Cómo arreglamos esto?

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Internet trajo muchos beneficios a nuestras vidas, pero también trajo nuevas preocupaciones, como desinformación y noticias falsas. Los lectores son cada vez más conscientes de los engaños que existen y están cada vez más hambrientos de información que provenga lo más directamente posible de la fuente. A medida que la innovación y la tecnología comiencen a facilitar la conexión de las opiniones de los expertos con el público, el periodismo morirá.

En su lugar, una nueva generación de periodismo empresarial tomará forma a medida que los innovadores tecnológicos aprendan a recopilar y coordinar mejor el liderazgo intelectual ejecutivo en noticias fácilmente accesibles y digeribles. En lugar de que los periodistas reúnan a expertos para informar las noticias, los propios expertos publicarán información de sus propios campos. El periodismo morirá porque nos daremos cuenta de que los expertos son mejores fuentes de información más precisa.

Con estas nuevas innovaciones surgen nuevos problemas que deben abordarse. ¿Quién decide qué es verdad y qué vale la pena compartir? ¿Cómo filtramos la información y encontramos fuentes en las que podamos confiar? Este no es un problema que deba resolverse rápidamente y los lectores deben comprender tanto los riesgos como los beneficios de los medios democratizados.

Relacionado: Cómo saber si un experto en marketing online es realmente creíble

¿Son las noticias falsas simplemente inevitables?

La capacidad de Internet para compartir información es un regalo, pero demasiado de algo bueno se convierte rápidamente en una carga. Para 2016, el 62% de los adultos recibían noticias de las redes sociales, y en el mismo año, Facebook fue criticado por no hacer más para disuadir las tasas de participación con noticias falsas previas a las elecciones. Ahora, el tema es parte del diálogo nacional: ¿Cómo podemos hacer que el intercambio de información en línea sea más responsable sin comprometer su democracia?

De hecho, la naturaleza democrática de Internet es la solución en sí misma, y ya lo hemos visto. La razón por la que se responsabilizó a Facebook por la difusión de información errónea es que Internet proporcionó un acceso generalizado a su comportamiento, un conocimiento que provocó la indignación pública. En respuesta, Facebook endureció sus regulaciones y la investigación sugiere que tales esfuerzos han disuadido con éxito la participación de noticias falsas desde entonces.

Lo mismo sucedió en 2018 cuando una actualización del algoritmo de Google castigó a cientos de publicaciones, dejando repentinamente sus resultados de búsqueda. Entre los reguladores de calidad de la actualización se encontraba una regla EAT reforzada, que hizo cumplir la experiencia, la autoridad y la confianza del contenido en línea, el sitio web que lo distribuye, su estructura y estado, y las plataformas digitales que lo albergan. Al recompensar la integridad de la información, Google pensó que podría detener la difusión de información falsa, pero en el proceso, hizo cumplir noticias más precisas.

Relacionado: Las noticias democratizadas son el futuro de mantenerse al día con los tiempos

La integridad en los negocios genera integridad de la información

Google sabía que su gran poder venía acompañado de una gran responsabilidad y su respuesta alentó a otros a aceptar el mismo papel. Al aprovechar este poder para promover las empresas contra las preocupaciones poco éticas que subyacen a la información errónea, no solo hizo cumplir la integridad de la información, sino también la integridad de los negocios. Los sitios legítimos respondieron fortaleciendo su autoridad y confiabilidad, mientras que los sitios de cebo de clics tuvieron que hacer cambios éticos serios o fallar.

Con toda la información en Internet, puede convertirse en un experto en cualquier cosa con suficiente tiempo, pero el mayor desafío es clasificarlo. La actualización de Google ha tenido tal impacto porque controla esa clasificación. Los productores de contenido que no cumplieron rechazaron una propuesta más honesta y auténtica sobre cómo presentar la información, mala para Google y mala para el lector. Las fuentes de información más acreditadas se subieron con gusto al tren de la integridad de Google, y esas fueron las que sobrevivieron.

Relacionado: Por qué los emprendedores deben evitar las noticias falsas

La información que puede verificar es información en la que puede confiar

Gracias a la tecnología, cualquiera puede contribuir a los principales sitios web de negocios, medicina y estilo de vida. Antes de que Google aplicara sus principios EAT en 2018, un colaborador podía escribir sobre cualquier tema, incluso aquellos en los que tenía poca o ninguna experiencia.

Algunos medios también eran de pago por juego, y las empresas podían comunicarse con los contribuyentes y pedirles que escribieran sobre su nuevo producto. Lo siguiente que supo fue que el artículo estaba apareciendo en una de las principales revistas de la industria. El contenido con un motivo oculto, como intentar vender un producto, da a los lectores una razón para dudarlo. Ahora, desafíe la confianza con motivos ocultos y Google lo golpeará con una penalización que reducirá su calificación de calidad y rango. Por otro lado, cuando les da a los lectores un mayor acceso a la fuente directa de la información que están leyendo, saben que tienen hechos en los que pueden confiar.

El problema que surge de la regla EAT de Google, la disuasión de Facebook de las noticias falsas y un sinnúmero de otras soluciones a la difusión de información errónea es la cuestión de dónde viene la verdad. Estos sistemas deben tener la máxima integridad. Deben ser imparciales. Necesitan presentar la verdad sin filtrar a pesar de las tendencias, el dinero o la política.

Google continúa refinando su papel en la integridad de la información porque sabe que las personas quieren información precisa de fuentes autorizadas con opiniones en las que confían. El sensacionalismo siempre encontrará su camino en las noticias, y el camino será largo y desafiante a medida que continuamos encontrando formas de eliminar eso. Pero esta nueva tendencia de integridad de la información tiene un valor real y tangible que la gente apreciará y, eventualmente, preferirá, a pesar de ser un trabajo en progreso.

Si una plataforma solo presenta un lado de un argumento, ¿es realmente la verdad completa? ¿Quién decide qué es verdad y qué vale la pena compartir? ¿Depende de la plataforma en la que se comparte? ¿El lector individual? ¿El escritor de una pieza determinada? No existe un algoritmo que pueda solucionar este problema de encontrar la verdad última; se deriva de un problema de ética social aún mayor. Este es un problema que no se resolverá de la noche a la mañana, pero al democratizar las noticias y los medios, estamos dando pasos en la dirección correcta.