¿Qué hay en el horizonte para pagos y fintech en 2022?

Esté atento a las tendencias que son más relevantes para usted y su negocio, pero no ignore el panorama general.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A medida que la mayoría de las industrias continúan enfrentando los desafíos de Covid-19, el sector de pagos y fintech está vitalmente conectado con la recuperación. Algunas tendencias emergentes pueden ayudarlo a tomar decisiones informadas sobre dónde llevar su propia empresa el próximo año.

El plastico esta muerto

Las compañías de tarjetas de crédito han estado operando durante muchos años. El estadounidense promedio lleva cuatro piezas de plástico en su billetera o cartera. La base de esa operación ha sido construir puntos de conexión o rieles entre los diferentes puntos de una transacción. Por ejemplo, cuando desliza una tarjeta de crédito en una máquina de punto de venta, se produce una comunicación entre la empresa emisora de la tarjeta, el sistema POS y el banco para verificar que el dinero está en su cuenta y pagar al comerciante. Entonces, aunque las compañías de tarjetas de crédito se ven como marcas, también son redes tecnológicas sofisticadas con infraestructura que respalda el intercambio de fondos.

Ahora, sin embargo, otros jugadores, como las billeteras digitales y las criptomonedas, están subiendo al escenario. Estas formas de pago son cada vez más populares porque facilitan el mantenimiento de registros seguros de la transacción y ayudan a facilitar las transferencias de dinero directas de persona a persona. La evolución de los pagos sin contacto ha reducido la necesidad de tarjetas de plástico; mucha gente ha llegado a preferir las alternativas digitales. Para sobrevivir frente a esta nueva competencia, las compañías de tarjetas de crédito deben idear formas creativas de aprovechar su infraestructura existente.

Relacionado: Por qué las empresas necesitan adoptar los pagos digitales ahora

Lo digital es el rey

Aunque la mayoría de la gente tiene algún tipo de cuenta bancaria, la cantidad de personas que no la tienen sigue siendo significativa. De hecho, el 6% de los hogares estadounidenses (14,1 millones de adultos) no tienen servicios bancarios. Para estas personas, las opciones digitales alternativas, como las criptomonedas, están ayudando a cerrar tanto la capacidad de almacenar valor como, cada vez más, la brecha de pago que existe actualmente. Además, los países de todo el mundo optan ocasionalmente por devaluar sus monedas como una forma de obtener una ventaja en el comercio y reducir la deuda soberana. Las monedas digitales permiten a las personas tener una forma más amplia y uniforme de intercambiar fondos y operar en términos más equitativos.

Ambos factores significan que a través de lo digital, los líderes empresariales pueden atraer a más clientes de la misma manera. Por lo tanto, la conciencia de cómo es la experiencia del cliente se vuelve más importante porque lo que elija hacer puede tener un impacto más significativo. Pero debido a que lo digital democratiza y nivela el campo de juego de los pagos, el comercio basado en fichas continuará extendiéndose y ganando dominio.

Relacionado: Los entresijos del procesamiento de pagos moderno

Todos somos fintech (pero ganan los más convenientes)

Muchas empresas no se consideran empresas de "tecnología financiera". Pero la realidad es que todo negocio es una empresa de pagos. Roku, Macy's, DoorDash, Uber: sin importar el nombre, todos tienen que aceptar el pago de sus clientes de alguna manera para que su empresa funcione.

Dentro de esto, sin embargo, está la simplificación del proceso. Las empresas están descubriendo cómo hacer que sus transacciones digitales sean lo más convenientes y eficientes para el cliente. Por ejemplo, en Starbucks y en varios otros QSR, el énfasis está en la experiencia móvil de "pedido por adelantado" donde su pedido, pago y disponibilidad para recoger se completan antes de llegar a la tienda con poco o ningún tiempo de espera. Es probable que las empresas que eliminan los inconvenientes para los compradores de esta manera impresionen a los clientes y vean más ventas.

Las compras en línea se vuelven inmersivas

Una de las ventajas de las compras en línea es que puede considerar muchas opciones diferentes para lo que desea comprar. La desventaja de eso, sin embargo, es que potencialmente se enfrenta a docenas o incluso cientos de resultados de búsqueda para revisar, lo que lleva mucho tiempo, incluso en un sitio excelente y bien diseñado.

En este contexto, las empresas están reconociendo el poder de la experiencia personalizada y una sensación de boutique más tradicional. Entonces, aunque no están desalentando el uso de sus sitios, están tratando de acomodar a los compradores de maneras más inmersivas. Como ejemplo personal, cuando me conecté recientemente con un representante en una tienda, me ofreció Facetime para que pudiera navegar por la tienda como si estuviera allí con él, a pesar de que la tienda tenía un sitio web. Con los avances en inteligencia artificial, realidad virtual y tecnologías similares, estas interacciones inmersivas son cada vez más fáciles de ofrecer para las empresas de formas que se adapten a las preferencias de los compradores. Pueden permitir que las personas prueben productos virtualmente mientras obtienen información básica.

El comercio minorista vuelve a la vida

Durante la pandemia, gran parte de los negocios en línea se basaron en la demanda en lugar del deseo, es decir, muchas personas compraron artículos en sitios web simplemente porque no podían ir en persona o estaban aburridos, no necesariamente porque en realidad preferían digitalizarse. Y a medida que las principales empresas, como Walmart y Amazon, se esforzaban por mantenerse al día, se hizo cada vez más difícil diferenciarlas significativamente.

Aunque muchos seguirán usando las compras en línea más de lo que lo habrían hecho si la pandemia no hubiera llegado, la gente también se está dando cuenta de que comprar es más una experiencia social que una experiencia de compra. Incluso pequeños detalles como lo que la tienda pone junto a la caja registradora marcan la diferencia para que las personas se sientan cómodas y lograr que participen, y esas cosas realmente no se pueden imitar en línea. A medida que los minoristas comiencen a recuperarse, tanto las pequeñas empresas como las grandes empresas adoptarán esta realidad y explorarán más formas de crear esa experiencia social nuevamente. El nuevo comercio minorista será más fluido, sin contacto y conectado interpersonalmente.

Relacionado: Qué significa para usted la evolución de los pagos sin contacto

Para los mayores avances, examine todas las tendencias a través de una lente amplia

Prácticamente todas las tendencias anteriores se cruzan entre sí. Por ejemplo, la experiencia social de comprar puede ser más placentera y personal cuando los compradores no necesitan negociar tantos inconvenientes o pasos a lo largo de la transacción o cuando los representantes utilizan estrategias inmersivas personalizadas según lo que quieren los compradores. De la misma manera, si las monedas digitales facilitan la compra de las personas, más personas serán candidatas para una experiencia minorista renovada.

Esté atento a la tendencia que es más relevante para usted, pero tenga una idea general y no ignore las otras transformaciones que están ocurriendo. Con una comprensión completa de cómo se entrelazan estos puntos, se mantendrá a la vanguardia.