Cómo sucedió el éxito de Nicole Miller, fundadora y diseñadora de su marca homónima

Cómo Nicole Miller convirtió un diseño de vestido en una carrera de cuatro décadas

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Para la diseñadora Nicole Miller, la moda la rodeaba mientras crecía. Ella recuerda la época en la que no podías caminar por la 7th Avenue en Manhattan sin ver a la gente vestida de punta en blanco o luciendo elegante mientras subía a un avión. Nacida en París y criada en los Estados Unidos, Nicole se obsesionó con la moda a una edad temprana. Se inspiró temprano en las fotos antiguas de su madre francesa en París y en la lectura de las revistas de moda que su madre había enviado desde Francia mientras su padre dirigía un negocio en el distrito de la confección. La moda era su mundo. De niña, Nicole aspiraba a ser modelo. Ella idolatraba a las mejores modelos de los años 60: Twiggy, Veruschka y Jean Shrimpton, por nombrar algunas. Viviendo en el oeste de Massachusetts, aprovecharía cualquier oportunidad de viajar a Nueva York solo para comprar y regresaría a su pequeña ciudad con sus nuevos atuendos vanguardistas. Cuando se dio cuenta de que nunca sería lo suficientemente alta para ser modelo de pasarela, dio un giro y centró su atención en el diseño de ropa.

Gonzalo Marroquin | Getty Images

Relacionado: 8 cosas que necesitas para convertirte en un exitoso empresario de la moda

Inmediatamente después de la secundaria, asistió a la Escuela de Diseño de Rhode Island (RISD), donde recibió su Licenciatura en Bellas Artes en diseño de indumentaria. Allí estudió diseño 2D/3D, ilustración, dibujo de moda y natural, así como antropología e historia del arte. Pasó un año en París en la Chambre Syndicale de la Haute Couture, donde dominó las técnicas clásicas francesas de la alta costura. Durante la escuela, tuvo varias pasantías, una de las cuales inició su legendaria carrera de diseño. Su experiencia de pasantía no tuvo precio. Trabajando para un diseñador popular, moderno y moderno, disfrutó el proceso, el diseño, la producción y, sobre todo, los desfiles de moda. Aunque tenía el trabajo de sus sueños, sentía un vacío. Se fue para diseñar impermeables, una pasión personal de Miller, ya que se obsesiona con los detalles y el hardware. Uno de sus diseños de impermeables finalmente apareció en el New York Times , entre otras publicaciones.

Poco después, Miller consiguió su gran oportunidad trabajando para una nueva empresa de ropa deportiva y contemporánea, PJ Walsh, que recién se estaba lanzando en los EE. UU. En solo unos años, se abrió camino hasta convertirse en diseñadora principal. La compañía terminó quebrando y Miller se vio obligado a pivotar nuevamente. Esta vez, junto con su socio comercial, juntaron $100,000 y llevaron a sus antiguos colegas a iniciar su propia empresa, Nicole Miller, establecida en 1982.

Relacionado: El secreto para ser un exitoso empresario de la moda

Para Miller, dibujar nunca se detiene, ya que continuamente idea nuevos diseños, conceptos y técnicas. Aunque, a pesar de todo el éxito, Miller ha recibido su parte de decepción. Durante su primer año en el negocio, tuvo un problema con la producción que no inspeccionaba minuciosamente un top con cuentas que se desmoronaba cuando los clientes se lo probaban. Todos sus beneficios tenían que ser devueltos. "Vendrán decepciones, y tienes que ser resistente y superarlas. Un día, podrías pensar que hiciste algo grandioso, pero no vende. Se convierte en un gran control de la realidad. Luego analizas y descubres por qué no se vendió".

Pero resurgir de las cenizas puede ser mágico. Después de la debacle de la producción, Miller había diseñado un vestido estilo blusón asiático con una cadera elástica fruncida, algo vanguardista para su época. El vestido se quitó y aumentó los ingresos de la empresa en millones. Fue la pieza que ayudó a la empresa a pasar el primer año y otros diseñadores hicieron versiones de ella. La duplicación es la mejor forma de adulación. Las tendencias tienden a pasar por algún tipo de renacimiento y Miller entiende que los diseños antiguos eventualmente pueden replicarse. Miller no está de acuerdo con copiar el diseño exacto y reclamarlo como "original".

Si hay un consejo que puede dar a los jóvenes diseñadores, el primero es desarrollar su identidad desde el principio. "Aunque hay diseñadores que son versátiles, cuanto más enfocado estás, mejor te vuelves a medida que creces como diseñador" También recomienda, "No seas terco. Permítete expandirte." Ella acredita su negocio de licencias como parte del éxito de su empresa. Los productos con licencia de Nicole Miller incluyen anteojos, calzado, bolsos, artículos para el hogar, utensilios de cocina y más. "La gente no ha querido hacerlo. He hecho licencias y estoy muy feliz de hacerlo".

Relacionado: 10 consejos que desearía que todas las mujeres pudieran escuchar

Al estar en el negocio durante cuatro décadas, Miller ha recibido bastante notoriedad, pero se toma el reconocimiento con calma. "Sí, la gente pregunta si soy la 'Nicole Miller'. Todavía me sorprende ya que hay tanta gente con mi nombre". Eventualmente planea alejarse de la marca, pero mientras tanto, seguirá disfrutando de las ventajas. "Mi nombre es realmente bueno para las reservas de restaurantes".