China quiere tener un nuevo estándar universal para medir el tiempo, dejando de la di la religión y la tierra, tomando como referencia el espacio

Aunque parezca difícil de creer el país asiático ha propuetso un sistema distinto para medir el paso del tiempo. ¿De qué se trata? Aquí te lo contamos.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Las maneras de medir el tiempo de la actualidad podrían estar viviendo sus últimos años, pues científicos de China han propuesto la creación de un sistema nuevo, el cual se basa en el sistema solar y no en las vueltas de la Tierra o la referenica al antes y el después de Cristo.

VCG | Getty Images

De acuerdo con el diario nacional South China Morning Post, el objetivo de esta modificación es ajustar las mediciones con el universo, pues, pese los avances tecnológicos, surgen dificultades para medir el tiempo en el que las naves espaciales y satélites llegan hasta su objetivo, como por ejemplo Marte o la Luna. En el artículo escrito por los científicos del país asiático, mismo que fue publicado en el Journal of Electronic Measurement and Instrumentation, se menciona que, hasta el momento, ha resultado imposible sincronizar la hora de la Tierra con la de otros planetas.

Esto, debido a que las ondas tardan más de tres horas en viajar de un lugar a otro, lo que provoca las variaciones.

Para evitar que pase lo anterior, lo que se propone es usar el centro del Sistema Solar para poder determinar coordenadas y, de esa manera, definir tiempo y espacio. Otra propuesta es que el punto de partida para la nueva era del tiempo sea "justo el momento en que una señal elegida de un púlsar de milisegundos, una estrella de neutrones altamente magnética que pulsa cientos de veces por segundo, alcanzó el baricentro".

En los últimos años, China ha invertido miles de millones de dólares en el reforzamiento de un sistema espacial complejo, el cual tiene el objetivo principal de cuidar el planeta de la inmensidad del universo.

Un ejemplo de lo anterior es el detector de asteroides más grande y preciso de la historia de la humanidad, en el cual ya trabaja el gobierno del país asiático.