Lo que mi excesiva dependencia de Grammarly me enseñó sobre nuestra cultura adicta a las aplicaciones

Como escritor, reconozco el valor que me han aportado aplicaciones como Grammarly, pero es una moneda de dos caras.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

"Hay una aplicación para eso". Esta frase se ha utilizado en algún momento en referencia a casi cualquier cosa, a veces de forma hilarante. En las últimas décadas, el desarrollo de aplicaciones se ha disparado a alturas sin precedentes, y no hay forma de frenarlo.

Desde el lanzamiento de Android Market (ahora Google Play) en 2008, la cantidad de aplicaciones disponibles ha aumentado a alrededor de 3,48 millones de aplicaciones . La tienda de aplicaciones de Apple no se queda atrás, con alrededor de 2,22 millones de aplicaciones. Estas aplicaciones van desde juegos hasta todo tipo de aplicaciones comerciales y de autoayuda que cubren casi todas las áreas del esfuerzo humano.

Hace algún tiempo, me encontré luchando con un caso grave de dependencia de la aplicación. No lo pasé peor que ninguna otra persona de mi generación, excepto que me perturbaron los efectos a largo plazo de depender de una aplicación para todo, desde comprar comida hasta establecer relaciones.

Como entusiasta de las aplicaciones, inicié una aplicación web como mi primera startup y sé de primera mano el valor que las aplicaciones aportan a sus usuarios. Como escritor, también sé el valor que me han aportado aplicaciones como Grammarly . Sin embargo, esta moneda tiene dos caras.

Relacionado: 6 herramientas impulsadas por IA que todos los emprendedores necesitan para administrar su negocio

Hace algún tiempo, me preocupaba mi dependencia de la herramienta de edición de IA, Grammarly, cuando noté que cuanto más escribía, más aumentaban las ediciones sugeridas. Me detuve un día cuando vi 200 sugerencias de edición desconcertantes en un proyecto de 5000 palabras. Fue aún peor cuando vi las correcciones sugeridas; errores basicos! estaba furioso

Me quedó claro en ese momento que me estaba volviendo perezoso y prestaba menos atención a mi escritura debido a la presencia de una aplicación... una aplicación que tenía que pagar para renovar nada menos. Esta experiencia no es típica de todos los escritores, pero ciertamente es común.

Para contrarrestar este efecto, comencé a ser muy intencional y diligente con mi escritura. Recientemente terminé un proyecto de 6000 palabras para un cliente que tuvo 0 errores y lo celebré como si fuera mi cumpleaños.

Esta experiencia me llevó a hacer una radiografía de mis hábitos, lo que reveló una tendencia preocupante de dependencia de las aplicaciones. ¿Prefiero descargar una nueva aplicación que utilizar mi creatividad o mis habilidades analíticas? Desafortunadamente, respondí esta pregunta afirmativamente, y esto solo me hizo preocuparme más por los efectos a largo plazo de esta dependencia de la aplicación en toda una generación.

Letargo y adicción inducidos por aplicaciones

Cuando obtuve mi primera calculadora en la escuela, perdí el incentivo de resolver un problema matemático sin ella, probablemente porque nunca me gustaron las matemáticas. Hasta la fecha, todavía me encuentro dependiendo demasiado de una calculadora. Este letargo mental es lo que más me preocupa de nuestra cultura actual de dependencia de aplicaciones.

Chamath Palihapitiya, ex vicepresidente de crecimiento de usuarios en Facebook , admitió que los circuitos de retroalimentación a corto plazo impulsados por la dopamina que creó Facebook están destruyendo el funcionamiento de la sociedad. El efecto adictivo de las aplicaciones sociales y cómo aprovechan el mismo circuito neuronal utilizado por las máquinas tragamonedas y la cocaína para impulsar la participación del usuario está bien documentado, pero el alcance se puede ampliar para incluir aplicaciones no sociales.

Los desarrolladores de aplicaciones se suscriben al principio fundamental del espíritu empresarial; encontrar un problema y resolverlo. Es casi seguro que resolver un problema creará un negocio rentable, pero la pregunta que debemos hacernos es: "¿Todos los problemas necesitan una solución impulsada por una aplicación?" Más importante aún, ¿todos los problemas son malos?

Relacionado: Cómo el CEO de Apple, Tim Cook, evita la adicción al iPhone

Consecuencias financieras y personales.

Las aplicaciones son empresas, y las empresas a menudo cobran dinero para otorgar acceso a sus aplicaciones; esto se ha vuelto particularmente fácil con el modelo de negocio SaaS. Efectivamente, esto significa que, en algunos casos, ahora tenemos que pagar para hacer cosas que podemos hacer con solo un poco de esfuerzo mental o físico. Esto coloca a los usuarios habituales en desventaja y a los empresarios en una gran ventaja.

Además, el tipo de datos personales que debemos divulgar varía de una aplicación a otra, y las futuras ramificaciones de este tipo de exposición dan miedo. Solo piense en los posibles efectos de un truco exitoso; explotación, chantaje y mercadeo de nuestros datos privados.

Ya se ha dicho mucho sobre la industria 5.0 y cómo la combinación de hombre y máquina revolucionará la producción para la próxima generación. Sin embargo, utilizar la IA y la tecnología en todo momento a nivel personal tiende a aumentar la productividad y, al mismo tiempo, simplifica a quienes confían en ella.

¿Podemos detener la proliferación de aplicaciones y tecnología de IA para uso personal? ¡No! Probablemente sea el camino del futuro, y es por eso que la única solución tendría que venir desde un lugar de responsabilidad personal.

La responsabilidad personal es la salida.

Mi afán por reducir el número de sugerencias gramaticales en mi trabajo me convirtió en un mejor escritor que nunca. Elegí aprender de las sugerencias y mejorar con la aplicación en lugar de caer en el letargo y dejar que la aplicación hiciera el trabajo pesado.

Asumir la responsabilidad personal y desafiarnos a nosotros mismos para evolucionar hasta un punto en el que no necesitemos asistencia constante para hacer cosas muy humanas sería un gran enfoque para este problema. Esta responsabilidad personal se extiende a la elección de aplicaciones que nos fortalezcan y no nos debiliten.

Por ejemplo, soy amante de los viajes y de los nuevos idiomas . Imagina mi emoción cuando descubrí aplicaciones que enseñaban idiomas de manera fácil de comprender. Poco después de descubrir estas aplicaciones, también descubrí aplicaciones que solo traducían mi discurso a otros idiomas para facilitar la comunicación. Podemos ver el valor de ambas aplicaciones en diferentes escenarios, pero sin duda elegiría la opción más difícil de aprender que la opción más fácil de traducir.

Quiero decir, ¿qué pasa si viajo a un nuevo país y pierdo el teléfono donde está instalada la aplicación de traducción? El pánico por perder un teléfono combinado con la incapacidad de articular esa pérdida no puede ser algo bueno.

Relacionado: Esta es la salsa secreta detrás de la tecnología efectiva de IA y ML

El futuro de la evolución podría ser el hombre evolucionando con las máquinas, pero las grandes empresas tecnológicas son las mayores ganadoras en ese escenario. La humanidad siempre debe buscar mejorarse a sí misma con la más mínima dependencia de factores externos.