Desbloquee los poderosos dones que su discapacidad le enseñó acerca de ser un mejor líder

La empatía y la escucha activa son dos habilidades que todo líder eficaz debe tener. La experiencia de vivir con una discapacidad proporciona una ventaja para reconocer la importancia de estas habilidades y ejercerlas en el lugar de trabajo.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés utilizando tecnologías de IA. Pueden existir errores debido a este proceso. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Como líder, usted es responsable de un papel desafiante pero esencial dentro de su empresa. Si vives con cualquier tipo de condición, ya sea física o mental, desde ceguera hasta neurodivergencia, tus experiencias superando esta adversidad pueden ser una ventaja. Con la ayuda de la empatía y las habilidades de escucha activa que probablemente haya desarrollado, puede crear una cultura corporativa más animada y solidaria y construir un lugar de trabajo más sinérgico.

Aquí hay tres áreas en las que demostrar empatía y escuchar activamente hará de su negocio un entorno alentador y productivo.

Canalizando la compasión

Probablemente haya visto una buena cantidad de entornos de trabajo que carecen de algunas de las adaptaciones que necesita para su discapacidad. Si usa una silla de ruedas u otras ayudas para la movilidad, tal vez haya notado la falta de rampas y ascensores en muchos edificios. Puede ser increíblemente frustrante navegar por espacios como estos. La buena noticia es que la amabilidad y la paciencia que ha ganado al enfrentar la adversidad le permitirán comprender mejor las luchas de los demás. Cuando un empleado acude a usted con un problema, puede asegurarle que no está solo. Canaliza tu compasión empatizando con tus empleados.

Incluso si no ha enfrentado exactamente las mismas dificultades que ellos, aún puede reconocer y valorar sus preocupaciones prestando mucha atención a lo que le están diciendo. La escucha activa implica hacer un esfuerzo consciente para comprender y absorber lo que otros dicen. Aliente su aportación continua. Practicar estas habilidades mejorará su comprensión auditiva y al mismo tiempo les mostrará a sus empleados que se preocupa por su punto de vista. Ser considerado con cada miembro de su empresa fomentará un lugar de trabajo que prospere en la unidad.

Relacionado: Los líderes con discapacidad tienen instintos que inspiran a sus equipos y estimulan la productividad

Aceptar límites

Como alguien con discapacidad, probablemente sea muy consciente de sus propias limitaciones, lo cual es una gran ventaja cuando se trata de empatizar con los demás. ¿Alguna vez has tenido un trabajo en el que sentiste que no podías decir que no a un proyecto? Este tipo de presión a menudo resulta en agotamiento, lo que puede ser perjudicial para usted, su equipo y, en última instancia, para el trabajo que producen juntos. Haga un balance de todo lo que les está pidiendo a sus empleados que hagan y pregúntese: "¿Es demasiado?"

Ciertos comportamientos de su parte, como esperar que los empleados respondan a los correos electrónicos mientras están de vacaciones, disuadirlos de tomarse un tiempo libre o presionarlos para que pongan su carrera por delante de su familia, podrían estar creando un entorno en el que las personas se sientan incómodas al priorizarse a sí mismas y a su familia. salud. Para mitigar esto, comience por establecer sus propios límites. Algunos ejemplos saludables de esto serían el uso de la configuración "No molestar" en los dispositivos de comunicación mientras está ocupado o solo está realizando un proyecto importante a la vez.

Comunique claramente sus límites personales a su equipo y luego permítales establecer los suyos propios. Sus límites pueden ser muy diferentes a los tuyos, y puedes tratar esto como una oportunidad para comprender mejor a la otra persona. Puede aprender que alguien se siente incómodo trabajando horas extra porque valora el tiempo de su familia. Aborda estas conversaciones con empatía, imaginando cómo se ven las responsabilidades de cada persona desde su perspectiva. Finalmente, recuerda tus habilidades de escucha activa; esforzarse por reconocer y recordar los límites de sus empleados demostrará que se preocupa por su bienestar. Una vez que los miembros de su equipo sepan que usted acepta sus límites, se sentirán más cómodos comunicándoselos entre ellos. Un equipo de mente abierta que respeta las zonas de confort de sus trabajadores es aquel que se desempeña de manera cohesiva.

Relacionado: 5 formas en que los empleados con discapacidades ayudan a maximizar el crecimiento de una empresa

Abrazando la adaptabilidad

Si bien algunos límites no son negociables, otros pueden brindar una lección de flexibilidad. Las personas tienen diferentes habilidades (probablemente usted sepa esto mejor que la mayoría como resultado de su discapacidad) y al comprender dónde luchan sus empleados, puede asignarles un trabajo que se adapte mejor a sus conjuntos de habilidades. Mantenga una mente abierta mientras conoce a los miembros de su equipo y muéstreles que está dispuesto a hacer ajustes para ayudarlos a tener éxito, incluidos otros que pueden tener su propia condición. Las personas con TDAH, por ejemplo, pueden prosperar mejor con listas de tareas escritas claramente. Proporcionar materiales como estos permitirá que sus trabajadores prosperen en su empresa. Incluso las personas sin problemas de salud física o mental pueden requerir flexibilidad de su parte; los estudiantes o los padres pueden necesitar horarios de trabajo flexibles. Escuche activamente sus necesidades y trate de ponerse en su lugar. ¿Cómo te sentirías en sus circunstancias? Puede ser fácil dejarse envolver por sus propios deberes, pero al tomarse el tiempo para abordar las limitaciones de sus empleados, creará un equipo unificado que apoya a sus miembros satisfaciendo sus necesidades únicas.

Sus experiencias como persona con una condición de salud física o mental lo han equipado con habilidades muy buscadas que lo convierten en un líder considerado y capaz. Aprovecha las habilidades que tu condición te ha enseñado utilizando la empatía y la escucha activa. Sea consciente de las circunstancias de sus empleados y sea receptivo a sus opiniones y solicitudes. Con estas valiosas habilidades, puede crear un equipo armonioso que funcione como una máquina bien engrasada.

Relacionado: Por qué los líderes con discapacidad traen un arma secreta a la mesa de negociación