Donde hay innovación, hay esperanza: Haciendo accesible la Agritech a los pequeños agricultores de América Latina

Pequeños propietarios y agricultores que producen hasta el 80% de los bienes agrícolas fabricados en LatAm y el Caribe, siguen dependiendo del trabajo con escasas herramientas.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Desde hace 43 años, Gustavo comienza su día a las 4:30 de la mañana, cuando los primeros rayos de sol golpean las dormidas colinas que rodean su granja en las montañas.

KDP | Getty Images

Le espera un largo día: abonar, cosechar, cuidar y regar las distintas cosechas, como las de fruta dulce, yuca y maíz. A última hora de la tarde, cubre las plantas con plástico y humedece la tierra para protegerlas del intenso frío de la noche.

Gustavo es sólo un ejemplo de los muchos millones de agricultores de América Latina que alimentan al mundo a pesar de tener poco acceso a uno de los mayores recursos del mundo, la tecnología.

La innovación tecnológica y la maquinaria están muy extendidas en Estados Unidos o en los países europeos. Pero en nuestros países como Colombia, Brasil y México, los pequeños propietarios y los agricultores que producen hasta el 80% de los bienes agrícolas fabricados en América Latina y el Caribe, siguen dependiendo del trabajo con escasas herramientas.

Además, el cambio climático está poniendo patas arriba la agricultura. El aumento de las heladas combinadas con las sequías constituye un problema importante, concretamente en las tierras altas de los países sudamericanos, que cuesta a los agricultores hasta la mitad de su cosecha anual. Para seguir el ritmo de las cambiantes condiciones meteorológicas, los agricultores acabarán necesitando equipos de agrotecnología, algo que se torna costoso y complejo para muchos productores locales.

Sin embargo, hay motivos para el optimismo. En América Latina, las prácticas agrícolas convencionales se están encontrando con las innovadoras. Las empresas emergentes no sólo están desarrollando tecnologías innovadoras que predicen las condiciones meteorológicas, evitan las pérdidas de cosechas y modelan las enfermedades de las plantas. También están utilizando estrategias creativas para proporcionar acceso a los pequeños agricultores con presupuestos ajustados.

El cambio climático golpea con especial dureza a los agricultores latinoamericanos

El suministro de alimentos del mundo está en peligro. Los agricultores están luchando contra las consecuencias del cambio climático y la invasión de la naturaleza por parte del hombre.

Sin embargo, el impacto de los cambios climáticos en los pequeños agricultores es aún más grave, ya que las pérdidas de cosechas amenazan no sólo sus ingresos diarios, sino también sus medios de vida.

Como explicó el Instituto de Recursos Mundiales de México en una entrevista "Los pequeños productores comparten problemas con los grandes productores, como el impacto de fenómenos climáticos cada vez más frecuentes, como los huracanes, el aumento de la velocidad del viento, las sequías y el acceso al agua, así como la mayor incidencia de plagas y enfermedades de las plantas."

Las heladas del suelo, cuyos efectos se han agravado debido a la creciente sequedad del suelo, son un buen ejemplo. En Chile, Brasil, Argentina y Colombia, las temperaturas nocturnas se han enfriado durante varios años, lo que ha provocado la pérdida de millones de toneladas de cosecha al año.

"Las heladas constituyen un riesgo de pérdida de cosechas para los productores, especialmente para los pequeños agricultores, que generalmente cuentan con menos tecnología para combatir los efectos", dijo a El Mostrador el profesor chileno Roberto Jara.

"A diferencia de los grandes agricultores, los pequeños se enfrentan adicionalmente a otros problemas como la falta de capital, el nulo acceso al crédito, los problemas de acceso a los mercados, los bajos precios de sus productos en los mercados locales que hacen poco rentable su comercialización, los altos costos y la falta de capacidad para acceder a mercados diferenciados como la producción orgánica", señaló el Instituto de Recursos Mundiales de México.

Además, la propia agricultura se enfrenta a un cambio hacia prácticas y medios más sostenibles para reducir el impacto de la agricultura en la naturaleza. Los productos químicos y los fertilizantes utilizados en la agricultura convencional acaban con la microflora y la microfauna del suelo, pero la mayoría de los propietarios de pequeñas explotaciones suelen depender de ellos debido a la falta de tecnologías alternativas y de educación.

"Necesitamos el uso de tecnologías para predecir las enfermedades de las cosechas y el clima, y permitir que se pase del uso intensivo de productos químicos y fertilizantes sintéticos a soluciones orgánicas para los pequeños agricultores", dijo en una entrevista Leonardo Gava Mataram, Director de Transición de la Agricultura de Brasil en Climate Bond Initiative. ¿Pero cómo?

Las startups locales tienen el dedo en la llaga

A medida que aumenta la tarea de evitar los efectos del cambio climático en la agricultura, al tiempo que se garantiza la independencia económica y el desarrollo de los agricultores, también aumentan las soluciones.

Varias organizaciones y startups están investigando y desarrollando en el ámbito de la Agri y la food tech, inventando productos desde la tecnología del suelo, pasando por la tecnología de precisión, hasta soluciones de big data para ayudar a distribuir los alimentos locales. El mercado Agritech de la región estaba valorado en $1,210 millones de dólares en 2021, con un crecimiento previsto de hasta $2,130 millones de dólares en 2026.

La agricultura de precisión surgió en 1998 y desde entonces ha dado grandes saltos. El objetivo final de la agricultura de precisión es permitir el análisis y los ajustes que mejoren el rendimiento. Por ejemplo, los fertilizantes pueden usarse según las necesidades, mientras que con las prácticas convencionales, el fertilizante se rocía por todo el campo. Por ejemplo, Syocin, una empresa argentina, está desarrollando bio bactericidas de alta precisión basados en proteínas, capaces de eliminar los fitopatógenos bacterianos que afectan a la producción y distribución de los cultivos.

Otras startups de agricultura de precisión, como Kilimo o Instacrops, permiten ahorrar semillas midiendo las condiciones óptimas de cultivo. Y con la ayuda de artilugios impulsados por GPS, los agricultores tienen ahora la posibilidad de identificar las zonas problemáticas para el suelo. Por ejemplo, la startup brasileña Drop Agricultura utiliza sensores remotos de imágenes por satélite para distribuir semillas y fertilizantes.

Y si poseen varias hectáreas de tierra de cultivo o están repartidas por una región, los agricultores pueden utilizar drones para obtener información sobre el área y dividir la tierra de cultivo en zonas. Los drones pueden cartografiar el terreno, informar sobre la salud de los cultivos, mejorar la precisión de las pulverizaciones, controlar el ganado y los sistemas de riego, etc.

Space AG (Perú) utiliza imágenes de drones y satélites, integración de API y una aplicación de exploración polivalente. Como resultado, los agricultores pueden recopilar datos granulares para tomar mejores decisiones, optimizando el trabajo de campo y los insumos y maximizando los rendimientos.

El software como servicio transforma el acceso a la tecnología agrícola

Sin embargo, la tecnología es cara, sobre todo para las empresas familiares con menor margen de ingresos. En Colombia, por ejemplo, según C4IR.CO, sólo el 31% de los actores agrícolas, y generalmente grandes empresas agrícolas, utilizan la tecnología para el apoyo o la producción, principalmente debido a los altos costes de inversión.

"En América Latina, es una práctica habitual que los grandes agricultores financien el acceso de los pequeños agricultores a la tecnología mediante asociaciones y transferencia de tecnología, como una estación meteorológica cuyos datos puede utilizar el pequeño agricultor junto a su explotación", explica Leonardo.

Por otra parte, las startups agrofinancieras, como Agrolend en Brasil, dan a los pequeños y medianos agricultores brasileños acceso a los préstamos sostenibles necesarios para financiar el desarrollo de su producción e incentivar la inversión en equipos y tecnología.

Instacrops, una startup que ofrece una plataforma completa de monitorización y gestión, ya ha vendido más de 2000 dispositivos para 900 explotaciones agrícolas en siete países de América Latina. Lo que hace que la startup destaque es su enfoque en la creación de un impacto social, medioambiental y económico en el sector y en ayudar a los pequeños y medianos agricultores a aumentar el rendimiento de las cosechas en tiempos de cambio climático. La mayoría de los agricultores convencionales de la región no son especialmente expertos en tecnología y tienen dificultades para utilizar este tipo de nuevas tecnologías de forma eficaz.

"La tecnología tiene que ser fácil de usar y los datos fáciles de interpretar", dijo Mario Andrés Bustamante Bernucci, director general y cofundador de Instacrops, en una entrevista. Según la startup, cualquiera puede entender y descargar Instacrops. Los agricultores reciben la digitalización de sus explotaciones en sus smartphones, con alertas y recomendaciones para mejorar la agricultura.

"Nos dimos cuenta de que no se puede ayudar a los agricultores si la tecnología es difícil y cara. Por eso utilizamos un cuadro de mandos complejo y fácil de usar y un modelo de negocio de software como servicio", explicó Mario Andrés.

La agricultura como servicio, un ámbito de la agri-fintech, es el término crítico para la revolución de la financiación de las soluciones agrotécnicas. Funciona como cualquier modelo de suscripción, similar a Netflix o Spotify. Los agricultores pagan cuotas mensuales o basadas en el uso, en lugar de comprar la tecnología y realizar una inversión considerable.

En la India, la FaaS ya ha conseguido reunir capital financiero, mejorar los rendimientos y la gestión de las explotaciones, y proporcionar acceso a los agricultores de clase baja. La FaaS se utiliza aquí para la preproducción, la producción y la posproducción, ayudando a los agricultores locales a compartir información, proporcionar insumos y acceder a los mercados en condiciones mucho más favorables que otras soluciones de financiación. La inversión en soluciones FaaS se quintuplicó entre 2013 y 2016 y sigue ganando adeptos.

"El modelo XaaS es una tendencia exitosa que se está extendiendo cada vez más en la agricultura de América Latina. Es una forma segura y eficiente de proporcionar acceso a la tecnología a los agricultores financieramente débiles", confirmó Leonardo.

Un llamamiento a la inversión en tecnología accesible

La digitalización es la clave para emancipar a los agricultores. Capturar, supervisar y controlar los activos, el suelo y la temperatura es la única manera de satisfacer las necesidades de la agricultura y cosechar suficientes cultivos. La comunidad de TI y de startups colabora con el mundo académico, varias instituciones y un ecosistema diverso para desarrollar soluciones avanzadas y especializadas.

Lo que falta ahora es acercar las soluciones a la población necesitada. La conectividad es un problema importante: un estudio realizado en 24 países de América Latina y el Caribe indica que sólo el 37% de los habitantes de las zonas rurales tienen opciones de conectividad.

Por lo tanto, por muy innovadoras que sean, las soluciones requieren conectividad, por lo que la alta penetración de la banda ancha o las comunicaciones móviles aumentaron la presencia del equipo en los mercados objetivo y un sistema de entrega física eficiente de las tecnologías. Esto sigue siendo un objetivo crucial para los responsables políticos, los inversores y las organizaciones.

Pero el esfuerzo merecerá la pena. En la actualidad, América Latina representa alrededor del 1% de la inversión en tecnologías agrícolas, lo que deja mucho espacio para seguir creciendo. Además, dado que la región representará el 25% de las exportaciones mundiales de alimentos en 2028, las empresas emergentes de agrotecnología en América Latina seguirán siendo un mercado de inversión atractivo.

Tanto como la agricultura, el cambio empieza por la raíz. Es hora de ayudar a desarrollar un suelo nutritivo para la agrotecnología en América Latina, dando a los pequeños productores acceso a la conectividad, la tecnología y las finanzas.

(Texto publicado originalmente en Soy Emprendedor).