Get All Access for $5/mo

Las sandalias que pertenecieron a Steve Jobs fueron subastadas en $218,750 dólares El calzado es de la marca Birkenstock y aunque está visiblemente gastado, no presenta ninguna ruptura. Durante años formaron parte del relejado look del creador de Apple.

Justin Sullivan | Getty Images

Hoy todo aquello que Steve Jobs haya poseído tiene un valor especial. El emprendedor que fundó Apple en 1976 para transformarla después en una de las empresas más icónicas del mundo (hoy por hoy es la marca más valiosa, según Forbes) murió el 5 de octubre de 2011 a causa de un cáncer pancreático. Antes de fallecer, ya era una leyenda.

Por eso no sorprende que un par de sandalias usadas y vencidas por la pisada del genio de la tecnología, se hayan vendido a un elevado precio en una subasta. Aunque el monto recaudado superó por mucho a lo esperado.

El calzado de la marca Birkenstock fue subastado por la casa Julien's Auctions el pasado 11 de noviembre. La estimación es que los coleccionistas estarían dispuestos a pagar entre $60,000 y $80,000 dólares por las desgastadas sandalias, pero alguien terminó pagando $218,750 dólares por ellas.

En la página de la casa de subastas se puede leer: "Steve Jobs usó estas sandalias durante muchos momentos cruciales en la historia de Apple. En 1976, incubó los inicios de la computadora Apple en un garaje de Los Altos con el cofundador de Apple, Steve Wozniak, mientras usaba ocasionalmente estas sandalias. Cuando Jobs descubrió el ingenio y la practicidad de Birkenstock, quedó fascinado".

Aunque las sandalias están evidentemente usadas, se encuentran en buen estado y sin ruptura alguna.

En el mismo lote en el que se encontraban las sandalias de Steve Jobs, había también otros objetos que alguna vez pertenecieron a celebridades legendarias como Elvis Presley, Kurt Cobain y John Lennon.

Breve historia de Birkenstock

La marca de sandalias Birkenstock posee una gran historia. El primer par fue creado en el año de 1774 en Langen-Bergheim, Alemania por un zapatero llamado Johann Adam Birkenstock. En 1896 Konrad Birkenstock empieza a fabricar y a vender plantillas flexibles y posteriormente les coloca un sistema de soporte para el arco.

Es hasta 1963 cuando aparece la primera sandalia que incorpora la tecnología desarrollada a lo largo de varias décadas. En 1966 la marca llega a Estados Unidos y comienza un largo recorrido hasta llegar a ser lo que es hoy: una prestigiosa marca de calzado especializada en sandalias.

Según la página de subastas fue Margot Fraser quien llevó Birkenstock a los Estados Unidos. Tras haberse probado un par, Steve Jobs buscó a la mujer para que le contara todo en torno a cómo era que se fabricaban.

El emprendedor convirtió a las sandalias en parte de su uniforme debido a la sensación de libertad que le brindaban.
Entrepreneur en Español

Entrepreneur Staff

Emprendedores

10 grandes frases sobre el poder de las metas

Establecer metas es el primer paso para lograr algo significativo.

Noticias

14 maneras fáciles de ganar dinero extra en casa

Un ingreso adicional se siente como ser rico si ya tienes un trabajo diario para cubrir las deudas.

Finanzas

Cómo ganar dinero rápido: 10 formas reales de generar ingresos rápidamente

¿Quieres ganar dinero extra lo antes posible? Echa un vistazo a esta lista de diez maneras de generar ingresos rápidamente para inspirarte y comenzar a trabajar.

Consultoría

¿Quieres ser más productivo? Así es como los ejecutivos de Google manejan sus agendas

Estas cinco tácticas desde dentro de Google te ayudarán a concentrarte y proteger tu tiempo.

Emprendedores

Olvida todo lo que has escuchado sobre el 'multitasking'. Aquí te decimos cómo malabarear con un día ocupado y hacer espacio para el trabajo significativo

Antes celebrado, ahora considerado cada vez más una maldición para la productividad, el multitasking puede brindarte grandes beneficios — si se diseña en torno a tus necesidades, fortalezas y un horario flexible.

Emprendedores

8 formas de recibir un cumplido con gracia

Todo el mundo quiere elogios, pero las personas agradables suelen ser inadvertidamente groseras cuando los reciben.