Empresas experimentan ya con el generador de imágenes de inteligencia artificial, DALL-E 2

Más que ser vista como una amenaza, esta herramienta digital podría convertirse en una ayuda para los equipos de trabajo; algunas empresas ya experimentan con ella.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

DALL-E 2, la herramienta de inteligencia artificial capaz de crear imágenes a partir de entradas de texto ha ampliado masivamente el número de usuarios que tienen acceso a ella y las mentes creativas en las empresas empiezan a experimentar para descubrir la manera de trabajar con ella.

El pasado mes de julio OpenAI, creadora del programa, comenzó a darle acceso y créditos a los usuarios en la lista de espera para que experimenten con la aplicación (con miras a cobrar en algún momento por el servicio). Aunque en un principio la tendencia natural es escribir extrañas combinaciones de palabras para ver qué imagen nos regresa DALL-E 2, los equipos de trabajo dentro de las empresas comienzan a hacer ejercicios interesantes apoyados por la herramienta digital.

Las editoras de Cosmopolitan Estados Unidos, por ejemplo, le pidieron a DALL-E 2 que les ayudara a crear la portada de su próxima edición. Tras varios intentos de frases que eran interpretadas para crear diseños que no las dejaban satisfechas, le pidieron al sistema que hiciera una imagen de "una mujer fuerte, presidenta, astronauta, guerrera caminando sobre el planeta Marte, con estilo sinthwave de arte digital". En menos de 20 segundos el sistema les regresó una imagen fuerte y perfecta para la genética de la marca.

El equipo creativo de la salsa catsup Heinz convocó a los fans para que le lanzaran a DALL- E 2 frases que tuvieran que ver con su producto utilizando frases en las que apareciera la palabra ketchup. Las imágenes más creativas terminaron por convertirse en la nueva campaña publicitaria de la marca.

Según reporta el sitio Tech Crunch, Stitch Fix, un servicio en línea que personaliza prendas para sus clientes está utilizando la herramienta para visualizar las peticiones de los usuarios basándose en características específicas como el material, el color y el estilo. Las imágenes son utilizadas para que un estilista posteriormente cree una prenda similar en el mundo real.

Aunque algunas marcas que han utilizado la herramientas se quejan de que no siempre "entiende" lo que le piden, DALL-E 2 empieza a dar muestras del poder colaborativo que tiene y de la manera en que pudiera ser utilizada en un futuro próximo por empresas de diversos giros.

Claro: aún queda mucho camino por avanzar y lo cierto es que la herramienta se encuentra todavía en una etapa inicial y apenas empezamos a pensar en las implicaciones éticas y desafíos legales que ya presenta.