Emprendedores

Pide ayuda, no auxilio

Pide ayuda, no auxilio
Crédito: Depositphotos.com

Pide ayuda, no auxilio Pide ayuda, no auxilio Consolidando el negocio ¿Ahora la franquicia...? En contexto Contactos

Pide ayuda, no auxilio

El testimonios de tres emprendedoras te ayudar? a saber detectar loss?ntomas de necesidad de apoyo empresarial

Por Adriana Reyes

Los emprendedores resuelven problemas todos los d?as. Est?nhabituados a las situaciones dif?ciles, pero tambi?n es verdadque pocas veces saben distinguir el momento en que deben de pedir ayudaexterna.

Las siguientes historias podr?an evitarte morir en el intento por hacercrecer tu empresa.

Consolidando el negocio

Sof?a Solano es la propietaria de Galletas Sof?a, empresa quevende mensualmente 95 mil paquetes de galletas a firmas como Nutrisa, SantaClara, Seven Eleven, Superama y decenas de escuelas y centros deportivos.

Comenz? su negocio hace diez años, en la cocina de su casa, endonde horneaba y empaquetaba galletas que distribu?a entre parientes yamigos. Paulatinamente, su producto se fue abriendo paso en miscel?neasy tiendas de conveniencia, hasta que su negocio tom? su actualdimensi?n.

Pero la transici?n de emprendedora pequeña a empresaria de tallamediana no fue nada f?cil. En esa etapa Solano sab?a queten?a que pedir ayuda. Decidi? acudir a la red Crece del DistritoFederal.

&flashquotEn Crece hicieron un diagn?stico de fortalezas y debilidades delnegocio. Suele ocurrir que a los propietarios de empresas nos da ceguera detaller, es decir, estamos tan inmersos en la operaci?n que no podemosdistinguir lo que es m?s valioso de lo que no. Ese es un s?ntomaque nos indica que debemos pedir asesor?a especializada.

&flashquotCon ese diagn?stico vi que la calidad de mis productos era (y es)excelente, pero que la distribuci?n no era la indicada y quedeb?a aumentar la producci?n para incrementar las ventas&flashquot,explica Solano.

Ambas observaciones redundaron en buenos resultados. Una vez que estudi?sus rutas de distribuci?n detalladamente, se dio cuenta que hab?avarios puntos de venta que no hab?an enganchado en varias de esas rutas.La soluci?n se puso enmarca y al captar m?s clientes en una mismaruta, optim? sus costos log?sticos. Con m?s puntos deventa, aument? la producci?n. Todo desemboc? en un mayorn?mero de unidades vendidas.

&flashquotUna vez pasada esta etapa, volv? a pedir apoyo. Esta vez fue a Japyme(organizaci?n apoyada por el Programa Ex Becarios de Jap?n); conellos viaj? al pa?s oriental para capacitarme en pr?cticasde mejora continua y calidad total. Al aplicar lo aprendido, la empresa seconsolid?. Estas pr?cticas tambi?n me abrieron las puertascon clientes como Superama y Nutrisa&flashquot, comenta la emprendedora.

Lograr una cultura de excelencia empresarial que sostenga el ?xito delnegocio es otro punto que bien podr?a requerir de cierta ayuda.

¿Ahora la franquicia...?

Adriana Prian y Adela Dom?nguez se convirtieron en socias hace 13años, cuando inauguraron una panader?a en el coraz?n deTlalpan, un barrio al sur de la Ciudad de M?xico. La inercia del negociolas llev? a abrir un giro complementario en el mismo lugar: unasalchichoner?a. Pero enseguida, la clientela de ambos locales lesmarc? el nuevo rumbo: una cafeter?a que ofrece bocadilloselaborados con los panes de sus propios hornos y los mejores quesos y carnesfr?as de su l?nea gourmet. De esa adaptaci?n constantesurgi? El Caf? de Tlalpan.

&flashquotTen?amos numerosos clientes y todo marchaba bien. As? quequisimos correr antes de caminar y pensamos estar listas para hacer que elnegocio creciera; nos parec?a que el formato de franquicia era el ideal.Con ese prop?sito solicitamos a la red Crece que nos hiciera undiagn?stico del negocio. Y nos llevamos una gran sorpresa cuando nosrecomendaron que mejor?ramos la administraci?n del lugar,as? como el servicio a los clientes.

&flashquotEs decir, deb?amos mejorar en lo b?sico ¡y nosotras yapens?bamos en franquiciar!&flashquot, detalla Prian.

Este aterrizaje forzoso les sirvi? para revisar sus procesos y aumentarsus utilidades.

&flashquotNos dimos cuenta de otro error: la falta de capacitaci?n. Vimos quepara sostener nuestros negocios y acondicionar la cafeter?ahab?amos solicitado cr?ditos muy caros, que no lesac?bamos el m?ximo beneficio econ?mico a lapanader?a y salchichoner?a, e incluso perd?amos dinero;errores administrativos que habr?amos evitado si nos hubi?semospreparado. Volvimos a solicitar ayuda. Esa vez tomamos cursos sobre aspectosfinancieros y operativos b?sicos para administrar una empresa&flashquot, afirmaPrian.

Actualmente, El Caf? de Tlalpan marcha viento en popa. Sus clientesest?n cada vez m?s satisfechos, la operaci?n la llevan acabo un par de emprendedoras m?s preparadas y, sobretodo, tenaces:&flashquotAhora s? estamos listas para desarrollar nuestra franquicia. Seguro en2004 lo lograremos&flashquot, concluye Prian.

Detectar el momento justo para pedir ayuda fue la clave para la duplaemprendedora. T? tambi?n puede acudir a la red nacional Crece,solicitar asesor?a para tu empresa y as? no dejar paramañana lo que puedes arreglar (y ganar) hoy.

En contexto

Nuevos caminos (Ceguera de taller)

Contactos

Galletas Sof?a

Tel. 5630-8322

El Caf? de Tlalpan

Tel. 5528-5966

Red Crece

http://www.cetro-crece.org.mx/index2.htm