Emprendedores

Chocolate: elixir que vale oro

El aroma de este espumoso producto de la regi?n oaxaque?a ha alimentado el gusto de mucha gente, as? como su visi?n de negocio.
Chocolate: elixir que vale oro
Crédito: Depositphotos.com

La actividad cotidiana en los mercados Benito Ju?rez y 20 de Noviembre en la ciudad de Oaxaca, revelan una urbe palpitante que a pesar de su vertiginoso crecimiento en los ?ltimos lustros, a?n mantiene arraigadas las tradiciones y costumbres provincianas. Se recrean todos nuestros sentidos en cada uno de sus pasillos, sobre todo el olfato, al sentir a bocanadas los aromas que nos atraen hacia los molinos, en donde se preparan los moles, se tuesta y muele el caf? y se mezclan cacao, az?car, canela y almendra para disfrutar de un elixir de dioses: el chocolate. Suena a verdad de Perogrullo, pero es innegable que Oaxaca es tierra de usos y costumbres a?ejos, podr?a decirse, incluso, ancestrales, donde la pobreza lacerante a primera vista podr?a hacernos pensar que las oportunidades de negocios resultan poco halag?e?as. Muy por lo contrario, en la entidad existen nichos de mercado que hombres y mujeres de negocios han sabido explotar, tomando el riesgo de la innovaci?n como camino en una sociedad marcada por el signo de la tradici?n.

Tres semillas de la industria

Hay un grupo de empresas familiares que desde hace algunas d?cadas brinda un servicio que aliger? las labores de la cocina en los hogares oaxaque?os. Con ello dieron origen a pr?speros negocios que,incluso, estas firman han trascendido las fronteras nacionales. He aqu? la historia: las familias oaxaque?as tienen la sana tradici?n de tomar chocolate casi a diario, y en ocasiones, varias veces al d?a. Esto obligaba a nuestras abuelas a pasar de ocho a 12 horas pegadas al metate para elaborar tres kilogramos de delicioso chocolate, que ayudar?an a cubrirlas necesidades de la familia durante una o dos semanas. Fue as? como en la d?cada de 1930, un empresario que contaba con un molino de chiles secos, a petici?n de sus clientas, empez? a hacer pruebas para procesar los ingredientes del chocolate de una forma mecanizada, pero sin que ello significara sacrificar el color, la textura, el aroma y, sobre todo, el sabor tradicional de la bebida.

Este visionario fue el contador Enrique Pombo, abuelo del ingeniero Horacio Ch?vez, gerente de moles y chocolates La Soledad, empresa que desde hace siete d?cadas brinda a sus clientes el servicio de molienda. Y aunque moler chocolate es uno de los pilares del negocio, explica Ch?vez, ?ste se ha diversificado de tal forma que ahora cuenta con una marca registrada de chocolate en distintas variedades y presentaciones; produce pasta para elaborar los moles oaxaque?os tradicionales; cuenta con una comercializadora y distribuidora de mole, chocolate y mezcal, adem?s de haber incursionado en el ramo tur?stico con el hotel Chocolate.

La transformaci?n

En 1957 surgi? Chocolate Guelaguetza, que en un principio s?lo daba el servicio de molienda. Fundada por el matrimonio de H?ctor G?mez D?az y Ma. Teresa N??ez, esta empresa inici? con dos empleados; hoy su planta da empleo a 53 trabajadores que producen dos toneladas de chocolate diarias. Su actual gerente, H?ctor G?mez N??ez, relata que la empresa despeg? en 1962, cuando fue registrado el nombre como una marca comercial. Posteriormente vino la innovaci?n del empaque, con la introducci?n de moldes para entablillar el chocolate y comenz? apresentarse en caja de cart?n de uno, y medio kilo. En la actualidad, Guelaguetza comercializa caf?, moles y chocolates, adem?s de operar tambi?n un hotel en el centro de la ciudad: Galaxia.

El triunfo del marketing

Chocolate Mayordomo es la protagonista de la historia m?s reciente, pero quiz?s la de mayor ?xito en este nicho de mercado. Este negocio naci? en el seno familiar de Salvador Concha y su esposa, en 1972. Tambi?n ten?an s?lo un molino y dos personas que ayudaban. Con el paso de los a?os, esta empresa creci? sanamente y hoy cuenta con una planta productiva constituida por 120 trabajadores y una capacidad de producci?n de diez toneladas de chocolate al d?a. No obstante, en su crecimiento destaca una agresiva estrategia fundamental: el uso de la mercadotecnia. En primera instancia, dise?ar un logotipo le permiti? posicionar con ?xito su producto en la preferencia del consumidor; sin olvidar las campa?as publicitarias tanto en la prensa como en la radio locales. A diferencia de sus competidores que no han logrado consolidar su presencia en supermercados y clubes de precio, Chocolate Mayordomo se encuentra en los anaqueles de grandes cadenas como Soriana, las tiendas ISSSTE y Sam's Club. Asimismo, ya que Salvador Flores es aficionado al ciclismo y el automovilismo, Chocolate Mayordomo cuenta con un equipo profesional en el ramo; patrocina una tripulaci?n en la Carrera Panamericana de autos cl?sicos y recientemente la marca particip? en la Tour de France con un patrocinio. Y es que ahora, la mira de los productores oaxaque?os de chocolate est? puesta m?s all? de las fronteras.

Por la ruta de los migrantes

Este tr?o de emprendedores nos cuentan c?mo se han subido al barco de la expansi?n:

Turismo. Chocolate La Soledad, por ejemplo, apuesta al creciente mercado que constituye el cada vez m?s numeroso turismo nacional e internacional que visita la entidad. Y no se diga los miles de oaxaque?os que emigranhacia el resto de la Rep?blica y al extranjero, los cuales constituyen importantes n?cleos de poblaci?n y, claro, potenciales mercados.

El canal del peque?o comercio. Chocolate Guelaguetza distribuye, a trav?s de peque?as tiendas de autoservicio, restaurantes y hoteles, en Oaxaca a Puebla, M?xico, Quer?taro, San Luis Potos?, Saltillo y Nuevo Laredo. "Nuestra forma de buscar nuevos mercados es v?a e-mail, correo, directorios especializados y ferias comerciales", dice H?ctor G?mez.

Mercado estadounidense. Por su parte, los directivos de Chocolate Mayordomo coinciden en que las perspectivas de crecimiento del negocio apuntan hacia "cada ciudad importante del pa?s". De hecho, Flores anota: "Contamos con representantes en diferentes estados de la Rep?blica, adem?s de oficinas en Tijuana y Chicago, desde donde brindamos atenci?n a la enorme poblaci?n oaxaque?a que habita en la Uni?n Americana".

Chocolate al gusto, pilar del ?xito

Pese a todas estas posibilidades de llevar sus productos a otros puntos del pa?s y del extranjero, los productores de chocolate de Oaxaca reconocen que la fortaleza de su industria sigue siendo el mercado local. Y aunque cada uno ha crecido con base en estrategias propias, la molienda "personalizada" ha sido su pilar de ?xito. Este es un servicio que ofrecen todos los molinos a quien desee que le preparen chocolate o mole al gusto; es decir, con m?s o menos az?car, con m?s o menos cacao, o bien, en el caso del mole, con la cantidad de chiles, semillas y especias que el cliente le indique a la molienda; de hecho, el cliente puede llevar sus ingredientes en la cantidades deseadas para ser molidas. Y es que, en Oaxaca, cada uno tiene su saz?n, algo que s?lo sus molinos respetan al pie de la letra. Con base en esta experiencia, la certidumbre en la capacidad pruductiva de sus empresas, los tres empresarios conf?an en su capacidad de respuesta ante el pedido que cualquier empresa de la Rep?blica. Las oportunidades de negocio est?n abiertas. Estas compa??as buscan distribuidores en la Rep?blica Mexicana y en Estados Unidos.

Algunos n?meros

Con $64 se obtienen tres kilogramos ($22 por kilo) de chocolate a trav?s de la molienda econ?mica que requiere: un kilogramos de cacao, dos kilogramos de az?car y 25 gramos de canela. De $40 a $50 es el precio de chocolate, presentaci?n de un kilogramo, en los establecimientos comerciales de la ciudad de Oaxaca. El precio var?a en raz?n de la calidad del chocolate, la cual aumenta conforme se incorporan ingredientes adicionales como almendras, nueces o vainilla.

Contactos

Comercializadora Guelaguetza