Emprendedores

Crecer por iniciativa... privada

Crecer por iniciativa... privada
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Crecer por iniciativa... privada Crecer por iniciativa...privada Nueva salida para un viejo problema

Crecer por iniciativa...privada

Actualidad: la tendencia emprendedora llega hasta al gobierno

Begoña Llanos

Hoy en día, una buena parte de la población económicamenteactiva se gana la vida fuera de los parámetros de un sueldo...emprendiendo, consolidando su propio negocio y futuro económico. Tansano ha resultado este modus vivendi para la iniciativa privada, que losgobiernos de los estados empiezan a considerar la alternativa de volverseemprendedores...

Auspiciados por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional(USAID por sus siglas en inglés), y Banobras, como contraparte mexicana,los gobiernos de ambos países firmaron un Convenio de CooperaciónInternacional entre sus respectivos países durante la Cumbre deMonterrey, en marzo de 2002.

Este acuerdo lleva el nombre de Partnership for Prosperity (Sociedad para laProsperidad), e incluye una alianza específica que lleva el nombre deModelo de Desarrollo Municipal Mediante Financiamiento de Infraestructura enMéxico, cuyo fin es crear las estructuras propicias para que los estadospuedan obtener recursos económicos sin depender estrictamente delgobierno Federal.

Nueva salida para un viejo problema

Desde hace varios años, la Federación Mexicana se ha encargado derecaudar las contribuciones económicas --tanto propias como de losestados--, y de redistribuir las participaciones federales a estados ymunicipios.

Además, hasta hace poco, existía un procedimiento mediante elcual el gobierno Federal autorizaba a algunos estados a contraer deuda, yafuera con la banca comercial o con la banca de desarrollo, e inclusoexistía la opción de hacerse de recursos en la bolsa devalores.

Lamentablemente, los proyectos emprendidos por los estados con estos fondosfracasaban con mucha frecuencia y la Federación tenía que saldarlas deudas que estos habían contraído.

Ante esta situación, la Secretaría de Hacienda y CréditoPúblico impuso a los estados y municipios que solicitaban recursos, lacondición de obtener al menos dos calificaciones de crédito, esdecir, dos evaluaciones --hechas por las llamadas Agencias Calificadoras-- desu capacidad de endeudamiento y de la viabilidad de los proyectos para los quesolicitaban el dinero.

Con estas credenciales muchos estados empezaron a pensar en obtener susrecursos en el mercado de valores, pues este dinero podía resultar muchomás barato. Esta reflexión, aunada a ciertas circunstanciaspolíticas, llevó al Gobierno mexicano a autorizar plenamente laemisión de bonos en la bolsa de valores por parte de los estados. Y fueasí como, a partir de diciembre de 2001, se pudo realizar la primeracolocación de bonos en el Mercado Nacional. A partir de entonces variosestados y municipios han logrado acceder a este tipo de financiamiento através de la Bolsa de Valores.

El futuro es promisorio --entidades públicas másautónomas, transparencia en el manejo de los recursos y un gran alientoal desarrollo de la infraestructura para el país--, sin embargoaún queda mucho por hacer --abrir esta posibilidad no sólo a lasgrandes entidades capaces de garantizar sus pagos sino también a lasmás pequeñas; convencer a los inversionistas capaces de ofrecerseguridad y permanencia: afores, aseguradoras, fondos privados o fondosmutuos--.

Se trata de un reto emprendedor que, como cualquier otro, exige trabajo,planeación, cambio de paradigmas y, sobre todo, una visión muyclara de la meta que se persigue y el tesón para conseguirla.