Consultoría

No queme sus naves

No queme sus naves
Crédito: Depositphotos.com

No queme sus naves No Quemes Tus Naves Tu Jefe puede ser Tu Mejor Cliente Recomendaciones Básicas

No Quemes Tus Naves

Descubre la importancia de dejar tu empleo en buenos términos

Por Pamela Rohland

Por la emoción que implica renunciar a un empleo para dedicarse aarrancar un negocio propio, algunos emprendedores son víctimas de unacondición médica conocida como el Síndrome de Ahíles Dejo su Trabajucho.

Los síntomas de dicho síndrome incluyen: elaborar tu plan denegocios en horas de oficina; echarle miradas de puñal a tu futuro exsupervisor y explicar a viva voz los muchos ejemplos que te ha dado tupatrón sobre cómo no dirigir un negocio.

El diagnóstico es que este síndrome resultará mortal paratu relación de largo plazo con esa empresa.

Tu Jefe puede ser Tu Mejor Cliente

Si te importa un comino lo que tu antiguo jefe piense de ti cuando te hayasido, considera lo siguiente: el antiguo jefe suele convertirse en uno de losprimeros clientes de los emprendedores, pero sólo si estos dejaron laempresa en buenos términos.

Supongamos que no quieres volver a trabajar con tu antiguo patrón.Incluso si esta posibilidad te parece muy remota, te conviene dejar una buenaimpresión pues, con frecuencia, tu antiguo jefe está enposición de recomendarte con otras personas, afirma Marilynn Mobley,propietaria de The Acorn Consulting Group, Inc., empresa de mercadotecnia yrelaciones públicas.

Esta empresaria de 43 años trabajó 15 años en eldepartamento de relaciones públicas de la empresa IBM, antes de poner sunegocio en 1996. Desde que se fue, ha estado a cargo de muchos proyectosespeciales de IBM y ha recibido innumerables recomendaciones de su antiguopatrón.

&flashquotLo mejor de trabajar por tu cuenta es que puedes elegir en cuálesproyectos participar&flashquot, comenta Mobley. &flashquotAhora sólo acepto proyectos queconsidero interesantes, que tienen una fecha de entrega razonable y queestán bien pagados. Como empleada, no siempre tuve esas opciones.&flashquot

Hace menos de un año, Mobley contrató a uno de sus colegas deIBM, pero su relación con la empresa no resultó afectada. Dehecho, &flashquotesa circunstancia no hizo más que incrementar la cantidad detrabajo que me han ofrecido&flashquot, agrega.

Pero ser bueno en lo que uno hace no es suficiente para permanecer encirculación, dice Arnel Trovada, propietario de Trovada PublicRelations, quien aún le hace trabajos a su antiguo patrón.&flashquotCuando de negocios se trata, los contactos son clave&flashquot, afirma. Sin importar eltamaño de tu empresa o la excelencia del servicio que ofreces, losnegocios suelen presentarse porque alguien te recomendó.

Recomendaciones Básicas

Mobley y Trovada hacen estas recomendaciones para combatir el Síndromede Ahí les Dejo su Trabajucho:

1. Busca la manera más diplomática de informar sobre tu partida ypractica el anuncio antes de reunirte con los gerentes. Haz hincapié enque tus motivos para irte son personales (por ejemplo, la necesidad deexperimentar un tipo de desafío diferente) y no tienen nada que ver coninsatisfacción laboral.

2. Haz el anuncio con tiempo de sobra para que la empresa encuentre quien tesustituya. Dos semanas es el tiempo mínimo; un mes es mejor.

3. Sigue trabajando diligentemente hasta el día que te vayas.Mantén una relación positiva con el personal de la empresa.

4. Haz saber a tu jefe tu disposición de continuar colaborando conél en algunos proyectos después de tu partida y mencionacuánto apreciarías sus recomendaciones a futuros clientes.

5. Mantén el contacto con personas dentro de la empresa. Trovada, quienarrancó su negocio hace cuatro años, todavía almuerza consus contactos en la casa editorial y les hace saber lo bien que le va.