Consultoría

¿Es Usted Un Empresario En Serie

¿Es Usted Un Empresario En Serie
Crédito: Depositphotos.com

¿Es Usted Un Empresario En Serie ¿Eres un Empresario en Serie? ¿Cuál es tu Motivación? Llegó el Momento de Cambiar

¿Eres un Empresario en Serie?

Aprende a tomar decisiones cruciales y no caigas en el marasmo quecaracteriza a muchos empresarios pequeños

Por Aliza Sherman

La crisis de liquidez. Los dolores del crecimiento. El papeleo excesivo. Ni unahada madrina puede hacer que todo esto desaparezca y remontarte a losdías maravillosos en los que tu negocio era pequeño y manejable.Oficialmente, ya eres todo un empresario con el síndrome de &flashquotarrancarun nuevo negocio&flashquot. ¿Qué hacer ahora?

Tras cinco años de ser presidenta y portavoz de Cybergrrl Inc., laprimera compañía basada en Internet que yo arrancaba, me dicuenta de que pasaba más tiempo como portavoz que como administradoradel negocio. Así que cuando acordé con mi socio tomarme un recesopara escribir mi segundo libro, supe que no quería regresar a laempresa. Y no lo hice. De repente me quedé sin compañía.Al principio me sentí liberada, pero después pasé por unintenso proceso de pérdida, insegura frente a mi futuro y mi propiaidentidad. ¿Quién era yo si no la presidenta de Cybergrrl Inc.?

¿Cuál es tu Motivación?

Mi situación no es única entre los empresarios. Jenai Lane, deZeal Co., recuerda los inicios de su primera empresa, Respect Inc.,compañía manufacturera de bienes de consumo, que se especializaen artículos de vanguardia para la Generación X y laGeneración Y. &flashquotRecuerdo que me despertaba todas las mañanas,saltaba de la cama emocionada de enfrentar los retos de formar una nuevaempresa&flashquot, dice Lane. &flashquotDespués de seis años maravillosos yestimulantes, mi pasión se convirtió en algo espantoso. Lo quehabía comenzado como una aventura creativa se transformó en unacompañía con normas, reglamentos y enormes responsabilidades.&flashquot

Lane, al verse atrapada cada vez más en tareas administrativas, se diocuenta de que sus metas personales ya no eran compatibles con las de lacompañía. Y ella, también, tomó la decisiónde dejarlo todo, por difícil que fuera.

Para Daniel Seltzer, de Interbind, desarrollador de aplicaciones de Internet enla ciudad de Nueva York, dejar su anterior negocio, una empresa fabricante desoftware llamada Arcus, fue una cuestión de equilibrio interno.&flashquotSentía que había cosas que quería probar y que nopodría hacerlo mientras administrara Arcus&flashquot, explica Seltzer. &flashquotNo es unacoincidencia que yo también dejara de idealizar lacompañía y adquiriera un sentido práctico de lo que senecesitaba para llevarla al siguiente nivel. No estaba motivado para alcanzaresa meta como parte de esa empresa.&flashquot

Llegó el Momento de Cambiar

Después de experimentar el síndrome de abstinencia empresarial envarias ocasiones, decidí dejar de sufrir y empecé a formular unnuevo concepto de empresa con un nuevo socio. Lane tambiénarrancó su segunda compañía y la llamó Zeal,palabra que en inglés significa &flashquotcelo&flashquot, para no olvidarse de ir en posde lo que la apasiona. También está escribiendo un libro yhaciendo un documental sobre mujeres empresarias. &flashquotMi vida es mucho másequilibrada ahora. Tengo tiempo para practicar el yoga, meditar, para estar conmis amigos y mi familia&flashquot, comenta Lane. &flashquotAhora puedo definir mi vida comoexitosa aun sin la compañía del millón de dólares ymuchos empleados porque yo puse las condiciones de mi éxito.&flashquot

Volviendo la vista hacia Arcus, Seltzer no lamenta nada, convencido de sudecisión de alejarse del negocio, ya fuera para renovar su compromisocon la compañía o para cerrar el libro en esa parte de su vida yabrirse a algo nuevo. &flashquotFue una decisión crucial para lograr la pazinterior y, en mi caso, también se tradujo en recompensas profesionalesy financieras.&flashquot

La búsqueda de la emoción y la pasión que despierta unanueva idea suele ser un tema recurrente en los empresarios reincidentes. Yotambién quería regresar a esa etapa previa al arranque delnegocio cuando hay que aportar nuevos conceptos. Y me di cuenta de que estababien que regresara porque es ahí donde florecen el corazón y lamente del empresario.