Emprendedores

Y sigue sonando "la luz"

Y sigue sonando "la luz"
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
Y sigue sonando &flashquotla luz&flashquot Y sigue sonando &flashquotla luz&flashquot Y ahora con ustedes... Con la música a todos lados Contacto

Y sigue sonando &flashquotla luz&flashquot

Un emprendedor que convirtió el tocadiscos casero en una empresa endonde las ganancias bailan que da felicidad
Por Alejandro Herrera
Existen siempre características culturales de nuestra propianacionalidad que nos pueden facilitar en gran medida el camino hacia undefinido proyecto de vida y hacia un honorable y redituable modus vivendi.
La música es un elemento social que se manifiesta abiertamente en muchasconductas de nuestra guapachosa y danzarina cultura mexicana.
Bajo esta premisa elemental y práctica, Alejandro Mendoza sepercató que había que sacarle el mayor partido a estasituación evidente: la gente, cualquiera que sea su niveleconómico, desea música para bailar y divertirse bajo cualquierpretexto y circunstancia.
Por eso se dio a la tarea de acomodar sus ideas e implantar unalogística y una infraestructura elementales para darle cabida a suproyecto: ser el mejor equipo de &flashquotluz y sonido&flashquot de su calle. Evidentementeél aspiraba salir, desde un inicio, de su popular y humilde colonia yempezar a darse a conocer en las delegaciones aledañas a la suya yluego, de ser posible, a nivel Distrito Federal.

Y ahora con ustedes...

Todo empezó cuando Alejandro tomó prestado el tocadiscos de sucasa después de una larga perorata para convencer a sus padres, lecortó las patas (al tocadiscos), parchó los conos de las bocinas;construyó con retazos de madera unos bafles aparatosos y pesados;improvisó luces rojas, amarillas y verdes con papel celofán yrecolectó entre sus amigos discos de acetato y audio casetes con loséxitos del momento en música tropical, cumbia, danzón,rock and roll, salsa y un poco de música pop en español.
Y qué mejor pretexto para iniciar el anhelado negocio que los quinceaños de su novia. Cerró la calle donde ella vivía ycobró entradas económicas para dar su espectáculo y poder,por lo menos, sacar lo que había invertido en un enorme ramo de rosasrojas.
Al término de la fiesta notó, entusiasmado, que tenía unaganancia pequeña, pero muy simbólica.
Este fue el inicio de una trayectoria ininterrumpida de fiestas y celebracionespara cualquier ocasión (quince años, bautizos, bodas, fiestaspatronales, cumpleaños, simples reuniones) tanto en la colonia deAlejandro y su novia en un barrio al sur de la ciudad de México.

Con la música a todos lados

Con el tiempo y una firme determinación y empeño, Alejandro fueadquiriendo reconocimiento para su empresa Luz y Sonido Valentino, hoycompuesta también por dos discotecas al sur de la capital mexicana.¿Cómo creció tanto su negocio? Paulatinamente, mediantepréstamos proporcionados por amigos, adquirió mejores equipos deaudio e iluminación. Promocionaba semanalmente sus servicios convolantes que repartía en las calles, postes y bardas de las delegacionesTlalpan, Xochimilco, Coyoacán y Magdalena Contreras.
Y sin ser en lo más mínimo un experto publicista o unexperimentado promotor de su propio negocio, como él mismo sostienesiempre con una contundente lógica y orgullo: &flashquotSi no haces ruido, nadiete oye&flashquot.
Tras 20 años ininterrumpidos de intenso trabajo, tesón y ganas deprogresar, Mendoza cuenta con un sólido prestigio e imagen enprácticamente toda la ciudad de México y buena parte del interiorde la república mexicana, gracias a su famosa &flashquotDiscoteque móvil&flashquotcon luz, sonido y música viva.
Después de manejar el tocadiscos familiar para su primera fiesta, hoyposee un costoso y variado equipo de sonido cuya inversión asciende amás de 2 millones de pesos (US$210,500).
Toda esta sofisticada infraestructura se implementa los días viernes,sábados y domingos en dos grandes discoteques que Alejandro maneja en lazona de Tepepan-Xochimilco (Discoteque Valentino-Guateque e Iguanas Ranas).
Claro, además de los consabidos compromisos al interior de larepública en fechas diversas y para múltiples ocasiones.
Actualmente Alejandro Mendoza está casado con esa novia que lo viocrecer, tiene una plantilla permanente de 60 empleados bajo sus órdenes(entre barman, meseros, personal de seguridad, DJ´s, edecanes,técnicos, secretaria, asistentes, choferes); ganancias mensuales por 250mil pesos (US$26,300) y una saturada agenda de festejos por atender a lo largodel año.
Alejandro Mendoza no pudo continuar sus estudios de nivel preparatoria, pero acambio inició su negocio bajo una premisa que él mismo predicacon ejemplo: &flashquotCon trabajo, organización y muchas ganas, uno siempreobtiene lo que desea&flashquot, concluye este emprendedor.

Contacto

Alex Valentino, Iguanas Ranas, Av. Prolongación División delNorte # 5617. Tel. 5675-4211
E-mail: iguanarana@mixochimilco.com