Consultoría

Encara Sus Retos

Encara Sus Retos
Crédito: Depositphotos.com

Encara Sus Retos Afrontando los Retos Aprender de los Errores Contacto

Afrontando los Retos

Aprende de un joven empresario que logró sortear todo tipo deobstáculos para expandir el negocio que le apasionaba.

Por Adriana Reyes

En 1978, Alejandro Altamirano se inició en el arte del Tae Kwan Do. Ochoaños después, ya siendo cinta negra, decidió abrir, en laCiudad de México, una pequeña escuela para enseñar ladisciplina.

Desde entonces, su principal reto ha sido sostener su actividad, a pesar de quela moda de las artes marciales ha decaído en ese país. Altamiranosabe bien que su actual desafío es capitalizar su experienciapedagógica para diversificar su giro y crear más oportunidadespara su negocio. En pocas palabras, este emprendedor conoce bien aquello de&flashquotRenovarse o morir&flashquot.

&flashquotInicié creyendo que sería muy sencillo&flashquot, cuenta Altamirano.Rentó un local de 300 metros, lo acondicionó y montó suescuela. Hoy cuenta ya con cinco sucursales de Tae kwan Do en México.

Altamirano no tenía empleados; él se encargaba de todo: desde lalimpieza del local, hasta de escribir los diplomas de acreditación.Sólo una amiga le ayudaba en los trabajos de recepción ysecretariales. Con la acreditación del negocio llegaron másalumnos y personal, y los alumnos se fueron convirtiendo en profesores. Para1992 ya había abierto su primera sucursal. &flashquotYa tenía laexperiencia de abrir una escuela, y la segunda vez me fue mucho másfácil'', cuenta. Así que en 1995 puso otra escuela y el puestoque ocupaba su amiga se convirtió en una gerencia de sucursalindependiente con capacidad para tomar decisiones.

Aprender de los Errores

Hoy en día, con cinco sucursales operando, diez profesores, 100 alumnosque pagan unos $150 pesos mensuales cada uno (unos US$ 15), cinco personas enel área administrativa, y el personal necesario para limpieza,Altamirano reflexiona y considera que el principal error que cometió alprincipio fue sobreestimar su capacidad. Creyó que la apertura de lassucursales era reproducir el desempeño de su primer escuela, pero seequivocó. &flashquotCada sucursal tenía características decrecimiento diferentes, y yo no lo consideré.''

Recuerda que, debido a los costos que implicaba tuvo que reubicar la segundasucursal y se vio en la necesidad de buscar un local más accesible yafrontar los gastos que ello implicaba.

El maestro fue aprendiendo en cada uno de estos momentos y reparó en loselementos que funcionaban: ser profesional en la enseñanza, mantener unelevado nivel en la seguridad de los alumnos, delegar funciones, fijar preciosaccesibles pensando que las ganancias no son inmediatas, mejorar el procesoadministrativo y cuidar los detalles.

A 14 años de distancia, Altamirano pretende mantener el nivel decrecimiento acorde a las posibilidades que vaya generando el negocio.Está consciente que el crecimiento anterior tal vez fue forzado. &flashquotLaempresa va marcando el nivel de avance&flashquot, dice. No obstante, pretende abrir unaescuela cada dos años. Altamirano se apoyará en una coyuntura:las próximas olimpiadas. En ellas el Tae Kwan Do se convierte en undeporte olímpico y romperá el estancamiento que se dio entre 1995y 1999.

El negocio de Altamirano se dio por un cariño profundo a lo que hace:&flashquotLos primeros diez años fueron de sacrificio total, pero no podíafracasar, había tomado una decisión importante: dedicarme a miempresa. En el caso de un emprendedor no hay cosas gratuitas, si no siembras nocosechas, no hay soluciones mágicas ni alteraciones de genes, no hayelevadores, se tienen que tomar las escaleras para subir&flashquot, menciona elemprendedor.

Actualmente se ha diversificado; el negocio del Tae Kwan Do estáencaminado y con bases firmes, como dice Altamirano: &flashquotgracias a tenerorganizadas las escuelas con gente preparada&flashquot. Por lo tanto ha construidoproyectos paralelos&flashquot. Por ejemplo, ha establecido una importadora de medias quedistribuye a los grandes almacenes y también piensa incursionar enescuelas de inglés, aprovechando todos sus años de experiencia enpedagogía.

Contacto

Alejandro Altamirano, Av. Cuahtémoc 722, Col. Narvarte 03020,México D.F., Tel./fax MEX (52) 5639-1982