Emprendedores

Del aula a la vida real

Del aula a la vida real
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Del aula a la vida real Del Aula a la Vida Real Parten de Cero para Sacarse 10

Del Aula a la Vida Real

Un joven descubre en la capacitación de universitarios un buennegocio.

Por Adriana Reyes

Al salir de la Universidad, la mayor parte de los egresados salen al campolaboral para enfrentarse a situaciones que difícilmente fueron previstasen clase y que representan un problema a resolver: acabaron una carrera, perono están listos para trabajar.

Cuando Luis Miguel Martínez se dio cuenta de esto, descubrió unaoportunidad de negocio y en 1997 fundó la ONACE (OrganizaciónNacional de Congresos y Exposiciones), cuyo objetivo principal es laorganización de foros de capacitación para universitarios.

&flashquotMis socios y yo nos hemos enfocado a ofrecer seminarios, cursos y diplomadospara quienes desean emprender un negocio a pequeña o mediana escala.Existe una gran necesidad en este sentido&flashquot, señala Martínez,quien recuerda que su primer foro, un congreso, fue un fracasoeconómico, pero un acierto en cuanto a la idea que estabandesarrollando.

&flashquotContábamos sólo con una oficina prestada y un escritorio viejo,y así nos lanzamos a organizar nuestro primer foro. Tratamos de medir elriesgo, pero en la realidad hay variables que no contemplamos en el papel. Elcongreso fracasó por falta de experiencia: considerábamossencillo convocar a miles de estudiantes y cubrir los gastos con lasinscripciones, pero el récord de asistencia fue bajo y tuvimos quecargar con costos no proyectados. Sin embargo, este primer congreso nossirvió para dar a conocer nuestros servicios, así que tomamos lapérdida económica como costos de publicidad, pues apartir de estaexperiencia, comenzamos a trabajar con otras asociaciones y empresas&flashquot, cuentaMartínez.

Para ONACE era importante no romper con la academia, por lo tanto establecieronvínculos con universidades a través de alianzas que les hanpermitido tener, entre otras cosas, una relación directa coninstituciones de primer nivel. Esto les ayuda para que sus clientes potencialestengan mayor credibilidad en los servicios que ofrece la organización.

El emprendedor, egresado de la carrera de Economía, refiere que aliniciar la empresa habían considerado posicionar los congresosuniversitarios en un plazo de cinco años, sin embargo, alcanzaron estameta en sólo 12 meses.

&flashquotPor ONACE han pasado 20 mil estudiantes y profesionistas&flashquot, diceMartínez, y agrega que esta respuesta es producto de, por un lado, lanecesidad que tienen los profesionistas de capacitarse o recibirinformación especializada en temas de actualidad, y por el otro, que noexiste una competencia directa en estos aspectos del mercado.

Al conocer por experiencia propia los huecos entre las aulas y la vida real,formaron productos específicos respecto a determinados requerimientos.Consideraron la preparación en torno a temas de las pequeña ymediana empresa en particular, y lo visualizaron como una verdadera veta poraprovechar.

Parten de Cero para Sacarse 10

En el camino han aprendido mucho: &flashquotEs difícil planear un proyecto yluego aterrizarlo en la realidad, además no teníamos un marco dereferencia, prácticamente no hay empresas que realicen congresosuniversitarios; si bien esa fue nuestra fortaleza y oportunidad de negocio,también pudo haber sido nuestro elemento de fracaso. Tuvimos que partirde cero.&flashquot

Martínez añade que en ocasiones es difícil convencer a lagente de que el proyecto es valioso y sobretodo hacerla partícipe, porlo que cuesta trabajo hacerse de un buen equipo y la falta de él puedeser una limitación.

&flashquotEn el inicio ONACE tuvo cuatro socios, que tenían todo menosvisión empresarial, pensaban en cómo comprar algo barato yvenderlo caro, en invertir un peso y sacar 10 en poco tiempo, cuando hacer unaempresa, de cualquier giro, implica compromiso, y sobretodo, visión alargo plazo&flashquot, menciona Martínez. Por ello los socios inicialescambiaron, al igual que la idea original, que era hacer una empresa deconsultoría. Definieron a ONACE como una gran organizadora de congresosuniversitarios.

&flashquotSi quieres estar sólido, tienes que esperar, creer en tu producto y sercongruente, por eso en ONACE no sólo nos ocupamos de vendercapacitación, también la aplicamos en el desarrollo de nuestrotrabajo&flashquot, menciona Martínez, quien considera que lo másimportante es el capital intelectual.

El emprendedor salió adelante con otros socios: José Luis Sosa yAlberto Escamilla, con quienes ha podido compartir la idea y venderlacorrectamente. Hoy ONACE organiza alrededor de cuatro congresos, 20 cursos yseminarios al año, y cerca de tres cursos mensuales en diversascompañías que requieren de sus servicios. Cada espacio lesrepresenta del 25 al 30 por ciento de utilidad.