Emprendedores

Apuesta por la vanidad masculina

Desde hace algunos años, el segmento de metrosexuales es cada vez más interesante, pues aún no existe la oferta necesaria para el tamaño del mercado. esta es la historia de dos emprendedores que han sabido incursionar en el sector
Apuesta por la vanidad masculina
Crédito: Depositphotos.com

Hasta hace cinco años, los temas relacionados con la belleza y el cuidado de la piel y el cuerpo seguían siendo casi de exclusividad femenina. Sin embargo, los hombres también comenzaron a manifestar interés por estos temas, y varones como Brad Pitt, David Beckham, en el extranjero, así como Gabriel Soto y Jaime Camil, en México, entre otros, impusieron la moda metrosexual, que no es otra cosa que la integración del sector masculino a las prácticas que antes se limitaban al ámbito femenino.

Por esta razón, las principales casas de belleza internacionales aprovecharon esta demanda y crearon líneas completas de tratamientos para los tipos de piel y las necesidades estéticas masculinas.

Mercado en crecimiento

Esto motivó, por un lado, la aceptación social de que los hombres requerían también cuidados estéticos y, por otro, la creación de centros de belleza especiales para hombres. En Europa surgieron hace pocos años los primeros spas dedicados al bienestar físico y estético de este segmento, y hace apenas un año, Alejandro Lozano, un especialista en finanzas, se convenció por experiencia propia de la importancia y el potencial de negocio que había en diseñar y abrir un centro de belleza y bienestar, enfocado en el enorme y descuidado mercado masculino en México.

Para ello, decidió asociarse con su amiga Claudia Farjeat, especialista en recursos humanos, y crear Corpomen, el primer centro de belleza dedicado especialmente al cuidado del sexo masculino, en la Ciudad de México. Como no contaban con experiencia en belleza profesional, recurrieron a auténticos especialistas y se involucraron a fondo en este tema.

El proyecto comprendió un análisis completo de mercado que favoreció el cuidado de cada uno de los detalles del negocio. Desde el nombre, la arquitectura, la decoración, hasta los tipos de tratamientos que ofrecerían. "Para nosotros ha sido muy importante revalorar las necesidades estéticas masculinos", señala Alejandro Lozano.

Retos por superar

Lo más complejo ha sido superar las malas interpretaciones que todavía rodean este tipo de servicios, pues mucha gente los sigue relacionando con temas de opción sexual. "Sin embargo, nosotros estamos demostrando que la belleza es una necesidad auténtica e independiente del sexo", explica Lozano.

Corpomen ofrece servicios que se enfocan principalmente en los tratamientos del rostro y cuerpo. Para cada área se cuenta con aparatos de última generación, así como con líneas de tratamientos dirigidas especialmente a hombres, con aromas y fórmulas para su tipo de piel. También, los masajes son otra de las especialidades de Corpomen.

El centro de belleza está ubicado en la colonia Cuauhtémoc, considerada como uno de los centros de finanzas y negocios más importantes de la Ciudad de México, por lo que sus clientes son, por lo general, hombres de negocios y comerciantes de entre 25 y 45 años. A diferencia de los centros de belleza femenina, donde también se ofrecen programas para hombres, esta empresa se enfoca únicamente en los cuidados estéticos masculinos, no se atiende a mujeres.

El mercado masculino, dice Claudia Farject, "no escatima en precios, si le gusta un servicio y un producto los compra sin pensarlo. Además, suele ser un cliente fiel cuando se siente respetado y bien atendido. Lo cual tratamos de cumplir porque hemos comprendido sus requerimientos, por ejemplo, no les gusta esperar y prefieren tratamientos con tiempos definidos ya que suelen tener agendas bien organizadas. Para nosotros esto es fundamental, por lo que los tiempos de espera no rebasan los cinco minutos".

Perfil emprendedor

CÓMO Y CUÁNDO SURGE LA IDEA: a partir de una necesidad personal de requerir programas de belleza especialmente diseñados para hombres y no encontrarlos con facilidad. La idea surgió hace dos años y desde hace uno Corpomed se encuentra en funcionamiento.

INVERSIÓN INICIAL: se divide en tres rubros: adecuación del local, equipo de servicio -que consta de camas de masajes y tratamientos, y aparatos- y derechos de franquicia. Para el primer paso se requieren unos 150 mil pesos para montar el local; para el equipo, otros 150 mil, y los derechos de franquicia varían, según el tiempo de contratación, entre 80 y 100 mil pesos. Además se necesitan 50 mil pesos para amortiguar los primeros meses de trabajo.

CLAVES DE ÉXITO: la calidad y rapidez de los servicios, saber entender las necesidades del hombre contemporáneo, la ubicación del centro, el respeto e importancia a la belleza y cuidados estéticos masculinos.

FACTURACIÓN ANUAL (ACTUAL): variable, pero lo mínimo es de 70 mil pesos.

CRECIMIENTO EN PORCENTAJE: a corto plazo de no más de un año.

NÚMERO DE EMPLEADOS: tres empleados, dos cosmiatras certificados y un encargado.

PRINCIPALES OBSTÁCULOS: superar la reputación de índole sexual que ha rodeado los servicios de masaje en México y demostrar los beneficios que proveen a la salud. El proyecto de Corpomen se enfoca en comunicar salud y prevención a través del cuidado de la belleza a hombres a partir de los 25 años.

SERVICIOS POR DÍA: entre cinco y seis servicios por día. No se contabiliza por cliente, sino por servicio, es decir, un cliente puede contratar uno o dos servicios por sesión.

PRECIOS POR SERVICIO: facial: 380 pesos; tratamiento corporal: 500 pesos, y masajes: 450 pesos.

Mercado y ubicación

Los dueños de Corpomen ofrecen sus consejos:

Tamaño del mercado: en comparación con otros sectores relacionados con el tema de la belleza y la salud femenina, el sector masculino todavía se puede considerar pequeño pero en constante crecimiento. Estamos hablando apenas de un 5 por ciento del mercado, lo cual, viéndolo desde un ángulo positivo es muy bueno porque precisamente hay mucho que hacer y mucho por conquistar. La competencia aún no es muy fuerte, pero por ello, es importante ver esta tendencia como algo muy profesional para, precisamente, no desperdiciar la oportunidad.

Los hombres, a diferencia de las mujeres, ven estos programas de salud y belleza por el lado de la salud y el bienestar físico. Cada día entran más personas a preguntar y la cartera de clientes crece de manera moderada aunque constante.

Lugares adecuados para instalar un negocio de esta naturaleza: de preferencia, las zonas donde se ubican tanto residencias como comercios, esto, con el fin de evitar malos entendidos. Es muy importante que el negocio tenga una debida y clara publicidad y de preferencia que dé hacia la calle. Los centros comerciales todavía no son una buena opción porque los hombres no suelen ir a un centro comercial solos. Por lo general, van en compañía de una mujer o de la familia. El problema es que para entrar a un lugar como Corpomen, requieren confianza y seguridad en sí mismos y, muy comúnmente, cuando piden informes lo hacen solos y por su cuenta.

Servicios

ROSTRO. Hay cuatro tipos de servicios, con análisis previos enfocados en la hidratación, problemas de acné, reafirmación y antiestrés.

CUERPO. Se ofrecen cuatro tipos de tratamientos, llamados envolvimientos, donde se cubre de cuello a pies con mascarillas corporales a base de café para desintoxicar y rehidratar; o de uva, que funciona como antioxidante y rehidratante, o de chocolate, especial para enfrentar problemas de estrés, o bien, de mezcal, para nutrir y tonificar la piel.

MASAJES. Se concentran en el relajamiento de músculos, o en las contracturas provocadas por el ejercicio. También trabajan con reflexología, que es un tipo de masaje que no sólo se concentra en pies y manos, o el famoso masaje con piedras calientes.