Recursos Humanos

Paga lo que debes sin problemas

Un buen cierre fiscal puede ser augurio de un mejor inicio de año, no tiene que ser un vía crucis
Paga lo que debes sin problemas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El cierre de año para muchas empresas suele no ser de gran festividad. Escuchar la palabra fiscal provoca terror en los empresarios, ya que cumplir con las obligaciones tributarias para muchos implica una dificultad. Sin embargo, no tiene por qué serlo, a pesar de su complejidad.

Una adecuada planeación anticipada, un conocimiento amplio de los requisitos fiscales, así como su cumplimiento, permiten a las pequeñas y medianas empresas, pymes, pagar lo justo en materia de impuestos, aseguró en entrevista el socio de Impuestos Corporativos de KPMG, Miguel Ángel Temblador, ?ni más ni menos?.

?Una buena planeación es lo que te va a ayudar a que al final del año te evites multas o auditorías, o bien, el riesgo de requerimientos de información por parte de las autoridades, lo que también significa disponer de recursos humanos y, por lo tanto, económicos?, explica el experto fiscal.

También sabemos que uno de los factores que propician la evasión de impuestos es la complejidad del esquema de recaudación. Por ejemplo, muchas veces se cometen errores al hacer el pago por Internet, lo que genera costos altos a las empresas. ?Esto cobra importancia debido a que el 97 por ciento de las compañías del país son pymes?, asegura José Drogueras, presidente de la Comisión de Financiamiento de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales, Concamín.

Adelante la resolución de tus problemas

En este sentido, y debido a que los requisitos fiscales varían año con año, el primer paso para pagar lo justo en materia impositiva es tener un contador y un asesor fiscal, que no sólo te apoyarán a tener un sano cierre fiscal en el año que está por terminar, sino que contribuirán a que planees adecuadamente las finanzas y el pago de impuestos de 2007.

Este asesor fiscal no debe verse como un gasto, ?es una inversión?, destaca Temblador, ?tiene una gran importancia para la salud fiscal del negocio?.

Existen despachos contables que cobran sus honorarios mensualmente y no resultan tan onerosos para las pymes, como sería si se hiciera un solo pago anual.

Los costos oscilan entre los 240 pesos hasta los mil pesos para personas físicas con actividad profesional y empresarial, y se incrementa conforme aumenta el tamaño de la firma.

Muchas pymes, en el afán de hacer un ahorro mal entendido cumplen con sus obligaciones fiscales, al mes, como pueden, y sólo contratan al contador a la hora de hacer su declaración anual.

No obstante, lejos de ser realmente un ahorro, termina representando un gasto, pues es común que a lo largo del año no se hayan cumplido los requerimientos en materia de comprobantes y pagos.

Más allá del especialista

Sin embargo, contratar a un experto no lo es todo; ?hay que asegurarse de que éste se mantenga a la vanguardia en los conocimientos en materia fiscal?, destacó Miguel Ángel Temblador.

En segundo lugar, para el experto, las pequeñas y medianas empresas deben llevar su contabilidad adecuadamente, porque de esas cifras emanará toda la planeación para el año entrante.

Otro elemento muy importante es el estado financiero, que aun cuando no todas las pymes lo usan, es una herramienta útil. ?El estado financiero se tiene que realizar de tal manera que tu presupuesto se vaya ajustando a la realidad y vayas viendo qué tipo de distorsiones existen en lo que habías presupuestado?, señala.

Por su parte, el socio de Ernst & Young, Carlos Cárdenas, comenta que también es de vital importancia contar con todos los papeles, documentos y requisitos para tener derecho a la deducibilidad.

Por ello, señala, los contribuyentes deben verificar haber cumplido con los requisitos para hacer deducibles todos los gastos. En caso de tener cuentas de clientes, que por su antigüedad se consideren incobrables, verificar cómo hacerlos deducibles o, en su caso, consultarlo con tu contador.

Es importante considerar que según las nuevas reformas, ahora es deducible el costo de ventas. Verifica que éste sea calculado correctamente para no dejar fuera ninguna partida deducible.

No pierdas el tiempo, actúa de inmediato y cierra 2006 pagándole lo justo a Hacienda; asegúrate de hacer lo propio para el año que está por comenzar.