Consultoría

Con hambre de emprender

Carlos Roberts, director de El Fogoncito, enseñará a comer tacos a los chinos
Con hambre de emprender
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hace 38 años, en agosto de 1968, se inauguró la primera sucursal de El Fogoncito, en la avenida Revolución. Era un negocio muy pequeño que se empezó a distinguir por la calidad del servicio y de sus tacos al pastor (con la receta secreta de Francisco Rocha, "el güero").

Dos años después se abrió la segunda taquería, en la colonia Anzures; sin embargo, lo que más se recordaría de ese 1970 sería la creación de la "Gringa", una quesadilla hecha con tortilla de harina y carne al pastor que los haría aún más famosos. La empresa continuó creciendo a pesar de las crisis y la competencia, y uno de sus aciertos fue extender su presencia en el país y fuera de él a través del esquema de franquicias, sistema que deciden adoptar en 1992.

En la actualidad esta cadena de restaurantes que dirige Carlos Roberts cuenta con 25 unidades, de las cuales 12 se encuentran en Costa Rica, Honduras y Nicaragua; el próximo año llegarán a China con su trompo de pastor y sus tortillas para fomentar por esa lejana región el gusto por los tacos.

¿Qué características de carácter consideras más importantes para el liderazgo? Tener hambre de emprender todos los días.

¿Cuál fue la decisión más difícil que hayas tenido que tomar alguna vez? Sacrificar tiempo para la familia por dárselo a la empresa.

¿Qué dicen en otras empresas sobre tu organización? Habría que preguntarles a ellos, pero se que piensan cosas positivas, por ejemplo, reconocen que somos una empresa socialmente responsable.

Cuando te retires de la organización ¿qué legado te gustaría dejar? Una empresa institucionalizada, que siga adelante aunque falte un directivo.

¿Qué te gusta más de ti mismo? Mi apego a las leyes, a las reglas y a las instituciones.

¿Cuáles son los puntos de referencia en tu vida, qué te incentiva? En primer lugar, mi familia; en segundo lugar mis colaboradores y en tercero, la satisfacción de los clientes.

¿Qué te apasiona profundamente? La tecnología aplicada en herramientas que nos permiten ser más eficientes.

¿Qué patrón de conducta te disgusta más en otras personas? La falta de honestidad y lealtad.

¿Qué es lo que más te gusta de tu vida? Soy afortunado porque me puedo dedicar a lo que me encanta.

¿Qué tipo de gente son tus amigos más cercanos? Gente inteligente con la que puedo seguir aprendiendo.

¿Cuál de tus logros te dio mayor satisfacción? La primera franquicia que vendimos.

¿Cuál es el recuerdo más preciado de tu niñez? El ejemplo de mis padres.

¿Cuál era tu profesión soñada de niño? Ingeniero en Electrónica.

¿Qué cosas te mantienen despierto por la noche? Las ganas de que El Fogoncito llegue a más lugares, que sea una referencia cuando se hable de tacos.

¿Qué es lo que menos te gusta de tu trabajo? Cuando las cosas no salen como se planearon.

¿Qué quejas tiene tu esposa de ti? Que no le dedico tiempo suficiente a la familia.

¿Qué te hace enojar? La falta de lealtad, la traición.

¿Cuál es el antídoto para la tristeza? Generalmente no estoy triste.

¿Cómo reaccionas ante el fracaso? Aprendo, para mí el fracaso no existe, es una forma de aprendizaje.

Mirando tu carrera en retrospectiva, ¿qué hubieras hecho diferente? Hubiera invitado a inversionistas para crecer más rápido el negocio, pues por medios propios, no hay cartera que lo aguante.

¿Qué es lo más riesgoso que has hecho en tu vida? Otorgar la primer franquicia internacional, en Costa Rica, sin conocer nada de ese país, fue temerario e irresponsable, aunque salió bien.

¿A quién te hubiera gustado tener como mentor? A Lorenzo Servitje, conocerlo antes.

¿Cuál fue el mayor obstáculo que tuviste que superar? Cuando tenía 19 años y murió mi padre, pues mi mamá pensó en vender el negocio.

Si pudieras pasar un día con un personaje que estimas, ¿quién sería? Con Friedrich Nietzsche, para que me explique a profundidad su teoría del Super Hombre.

¿Cómo te relajas mejor? Me apasiona el beisbol, entonces, un buen partido es bienvenido.

¿Qué máxima le darías a tus hijos para que guíen sus vidas? "No hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti".