Finanzas

Toma las riendas de tu futuro

Una de las herramientas financieras con las que contarás al retirarte son las Afores. ¡No te equivoques! Conoce las características de estos fondos y elige el más adecuado para ti. Comienza ahora a planificar el patrimonio de tu vejez.
Toma las riendas de tu futuro
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La vejez y el retiro pueden parecerte situaciones muy lejanas, sobre todo si tienes menos de 30 años. Pero mantener un nivel económico decoroso en esta etapa de la vida no es tan sencillo. La buena noticia es que si eres un trabajador formal, por ley cuentas con un fondo de ahorro o cuenta individual que cada dos meses recibe aportes de tu salario, de tu empleador y del gobierno. Esos son los fondos que administran las 20 Afores que operan en México.

Lo primero que tienes que tomar en cuenta es que, según los especialistas, con aportes mínimos a una Administradora de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afore), a la hora de jubilarte tu pensión apenas sería de entre 30% y 50% de tus ingresos actuales. Es decir, si ganas $25,000 mensuales, a partir de los 65 años recibirás entre $7,500 y $12,500. Esta situación es más grave a medida que el salario es mayor. Y se vuelve crítica si eres un trabajador independiente y no cuentas con ningún programa de retiro.

"Por eso es necesario hacer un esfuerzo individual considerable para asegurar nuestros años de retiro", dice David Buenfil, director general de Skandia México. "Y la única manera de lograrlo es elaborar un plan financiero serio y seguirlo disciplinadamente".

También necesitarás de constancia y tiempo. Eso significa destinar cada mes una parte fija de tus ingresos al ahorro para el retiro, lo más importante es empezar lo antes posible. La idea es hacerlo apenas inicies tu vida laboral, pero no importa si tienes 40 años. Es mejor tarde que nunca.

¿Qué son las Afores?

Las Afores no son bancos ni compañías de seguros. Se trata de instituciones financieras dedicadas exclusivamente a trabajar por los ahorros de sus afiliados. ¿Cómo lo hacen? Invirtiendo el dinero que reciben a través de las Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos para el Retiro (Siefores) que a partir de este mes serán cinco.

En caso de que pierdas tu empleo o dejes de trabajar, los recursos permanecen en tu cuenta individual. Estos seguirán dando rendimientos hasta que cumplas con los requisitos de retiro. Eso sí, todas las Afores cobran comisión sobre saldo, lo que significa que si dejas de aportar a la cuenta, ésta podría perderse o verse disminuida a causa de estos cobros.

Si eres un trabajador independiente, también puedes contar con una Afore y hacer aportes a tu cuenta. Pero cuidado, no todas las administradoras prestan este servicio. Para consultar qué opciones tienes, visita el portal de Internet de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), en www.consar.gob.mx.

Si no estás satisfecho con los resultados o los servicios que te brinda tu Afore tienes el derecho de traspasar tus fondos a otra compañía. El único requisito es solicitar el cambio a la nueva empresa que hayas elegido y firmar una hoja de traspaso. En caso de que tu solicitud fuera aceptada, la constancia debe llegar a tu domicilio en no más de 30 días.

Actualmente puedes cambiarte de Afore cuantas veces quieras, siempre que sea a una administradora que te cobre una menor comisión. "Con los recientes cambios a la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), a partir del próximo 15 de marzo un trabajador sólo podrá traspasarse una vez al año, y una vez más si lo hace a una Afore de mayor rendimiento", explica Vanesa Rubio, vocera de Consar.

Si necesitas aclarar dudas sobre tu Afore o más información sobre el sistema, comunícate con la Consar. Hazlo a través de su página Web o al 01 800 500 0747.

Si lo que quieres es presentar una queja formal contra tu Afore, hazlo ante la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Instituciones Financieras o Condusef, quien iniciará y dará seguimiento al proceso. Su página de Internet es www.condusef.gob.mx, y su centro de atención telefónica es el 01 800 999 8080.

Aportes voluntarios

Además de los aportes que por ley debes realizar a tu cuenta individual, una Afore también te permite ahorrar en forma voluntaria. Puedes hacer depósitos del monto que quieras en una sucursal de tu Afore, a través de Internet o directamente con el em-pleador que haga el descuento de tu nómina. Contempla que la mayoría de las Afores te piden un aporte mínimo promedio de $100. Esta subcuenta tiene la ventaja de ser un poco más agresiva en sus portafolios de inversión, ya que por ejemplo, puede destinar una mayor parte de su cartera a renta variable.

Otra ventaja de los aportes voluntarios es que son deducibles para personas físicas que pagan el Impuesto Sobre la Renta (ISR). Recuerda que si eres un trabajador independiente, todos tus aportes serán considerados como voluntarios y serán deducibles de impuestos. Pero aunque no hay límites para este tipo de aportaciones, sólo podrás deducir el equivalente al 10% de tu ingreso bruto anual, sin exceder cinco salarios mínimos anualizados.

Un punto fundamental: la deducibilidad de los recursos depositados en forma voluntaria y sus intereses aplica mientras no los retires antes de los 65 años. En caso de que necesites extraer algo de dinero, podrás hacerlo cada dos o seis meses contados desde tu primera aportación o tu último retiro, según la compañía. Mientras tu Afore hará la retención correspondiente.

Si buscas mayores rendimientos y beneficios fiscales, considera un Plan Personal de Retiro (PPR) que ofrecen las operadoras de fondos y aseguradoras. Los fondos captados por los PPRs también son deducibles de impuestos, en las mismas condiciones que los aportes voluntarios captados por las Afores.

"Es clave que destinemos una cantidad fija cada mes para un plan personal de retiro", recomienda Buenfil, de Skandia México. "Tengamos la disciplina de pagar nuestro propio esfuerzo, esto nos permitirá aproximarnos hacia una meta definida y que el tiempo actúe a nuestro favor".

CÓMO ELEGIR UNA AFORE

Para optar o cambiar de administradora considera tres factores esenciales:

1. Comisión: cantidad que te cobra tu Afore por manejar tu cuenta individual. Las Afores cobran actualmente dos comisiones, sobre flujo y sobre saldo. Con las modificaciones a la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) sólo se cobrará comisión sobre el saldo.

2. Rendimiento: son los intereses o ganancias que obtienen tus fondos a través de las inversiones que realiza tu Afore.

3. Servicio: es un factor básico para que puedas llevar un control de los aportes y los rendimientos de tu cuenta individual, y puede incluir el envío por correo de estados de cuenta (por lo menos dos veces al año), acceso a información vía Internet y atención telefónica.

La Consar, cuya misión es regular el sistema, ofrece en su sitio Web tablas comparativas de comisiones, rendimientos y número de servicios entre las Afores. A partir de este mes, el organismo comparará a las Afores sólo con base en su rendimiento neto (rendimiento menos comisión) en los últimos 36 meses.

¿CÓMO SE INTEGRA TU CUENTA INDIVIDUAL?

Una cuenta individual está integrada por las siguientes subcuentas:

RETIRO, CESANTÍA Y VEJEZ

- Cesantía de edad avanzada y vejez: es el 4.5% del salario básicode cotización (SBC), que es tu salario neto sin aguinaldos, bonos, gratificaciones, comisiones, etc. A esta subcuenta aporta el empleado, el empleador, y el gobierno.

- Retiro: el 2% del SBC, a cargo del patrón.

- Cuota social adicional: el 5.5% del salario mínimo (SM), a cargo del gobierno.

VIVIENDA

eL 5% del SBC, también a cargo del patrón. Este fondo se canaliza al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajdores (Infonavit), el cual podrás utilizar para comprar una casa o departamento. La Afore únicamente lleva un registro de esos recursos, que deben aparecer en tu estado de cuenta.