Franquicias

¿Vamos a la librería por un café?

Unir el concepto de una librería con una cafetería fue el primer acierto. ¿Sólo eso? No. El Hombre de la Mancha busca promover una nueva forma de lectura entre sus clientes en Panamá. Y ahora la franquicia está lista para llegar a otros países.
¿Vamos a la librería por un café?
Crédito: Depositphotos.com

Orit Btesh sabía que para cumplir los objetivos financieros de su negocio necesitaba atraer a dos tipos de clientes: los amantes del café y los apasionados de la lectura. Entonces puso manos a la obra y reunió estos dos conceptos bajo un mismo techo: la "cafebrería" -cafetería + librería- El Hombre de la Mancha.

Pero, ¿cómo emprender en un mercado poco acostumbrado a leer? "Mi estrategia fue sencilla: invitar a las personas a degustar un café y comer galletitas para que conocieran el lugar", explica. Tomaban los libros y Orit dejaba que los leyeran ?sin ningún compromiso?. Así se hizo de clientes fieles.

Con una inversión de US$80,000, la emprendedora abrió la primera sucursal en Ciudad de Panamá, que registró en 2007 un creci-miento en sus ventas de entre el 15% y el 20%. El negocio -que opera bajo el modelo de franquicia- ya tiene la mira puesta en llegar a destinos como Colombia, Venezuela, México y Miami, en Estados Unidos.

Más que sólo un negocio

Según la Cámara Panameña del Libro, en el país se lee, en promedio, menos de un libro al año. Para Orit Btesh, el concepto de El Hombre de la Mancha beneficia y cubre una necesidad social: el fomento a la lectura. Por eso, además de su "cafebrería", también desarrolló 15 puntos de venta llamados El Rincón de Don Quijote, ubicados en supermercados y tiendas en el interior del país. "El objetivo es fortalecer el hábito de la lectura entre los panameños", dice.

¿Cuál es el secreto para motivar a sus clientes a leer? La clave está en su personal. A través de una constante capacitación literaria, la emprendedora convirtió a sus colaboradores en amantes de la lectura. "Entrenamos a nuestros empleados para que conozcan los nuevos libros que llegan y les enseñamos cómo hacer una recomendación a los clientes sobre algún título que les llame la atención", comenta.

El plan de batalla

La mercadotecnia fue la herramienta indispensable para que El Hombre de la Mancha alcanzara sus metas. Para publicitarse, su creadora utilizó diferentes medios como periódicos, revistas, radio y televisión. Btesh cuenta que logró colocar en televisión, por tres meses, un comercial de 30 segundos que promovía el espacio dedicado a los niños en sus diferentes sucursales. El segmento fue patrocinado por la tienda de departamentos Collins en horario estelar.

Al final, la inversión valió la pena. Actualmente son ocho las librerías que integran la cadena, las cuales están ubicadas en lugares estratégicos de la ciudad de Panamá como la Vía España, Al-brook Mall, El Dorado, Hotel Sheraton, Multicentro Mall y Multiplaza Mall. Además, posee una unidad en la ciudad de Santiago, provincia de Veraguas, y otra en el aeropuerto de Albrook.

El siguiente paso es vender el concepto del negocio a los mercados extranjeros. Para ello, Orit Btesh participa constantemente en ferias internacionales de franquicias en búsqueda de nuevos socios y recibe asesoría de la firma Gallástegui Armella.

De acuerdo con la emprendedora, el costo para abrir una sucursal de El Hombre de la Mancha rondará los US$200,000, cantidad que dependerá del tamaño del local.

Claves

- Maximiza tus recursos e inviértelos para dar a conocer tu negocio.

- No olvides que la mejor arma para vender son tus empleados.

- Capacita a tu personal. ¡Haz que tus colaboradores conozcan lo que venden!

- Detecta una necesidad, satisfácela y, si es posible, aporta algo

a tu comunidad.

- Mira siempre hacia otros mercados, prepárate y conquístalos.

- Busca la asesoría de los expertos para crecer con paso firme.