Finanzas

Las 6 claves que todo emprendedor debe saber para obtener un crédito

En estos tiempos las deudas tienden a aumentar, y la necesidad de invertir para no quedarse estancado contrasta con la escasez de financiamiento en el mercado. Ante este escenario, recurrir a los créditos que ofrece la banca suele ser una alternativa muy frecuentada por los emprendedores. Sin embargo, es importante que sepas que varios los requisitos que ponen, especialmente a las Pymes.
Las 6 claves que todo emprendedor debe saber para obtener un crédito
Crédito: Depositphotos.com

Los emprendedores y empresarios tiene diversas formas de conseguir financiamientos para sus empresas. Actualmente, una de las más utilizadas y necesitadas sin duda alguna, es el crédito que entregan los bancos.

Un crédito es un préstamo que se paga en forma gradual, a través de cuotas, teniendo además asociado una tasa de interés, que compensará a la entidad bancaria la prestación de este servicio, sin embargo, para solicitar este tipo de financiamiento, es necesario que el emprendedor demuestre que tiene la capacidad de pagarlo.

El interés que se tenga en los créditos dependerá de las necesidades de la empresa y del cumplimiento de ciertos requisitos. Por esta razón, es muy importante manejar ciertos aspectos básicos al momento de solicitar algún crédito, especialmente en el caso de las Pymes, donde incluso algunos recomiendan la asesoría de un profesional que maneje el tema.

Antes que inicies cualquier proceso de solicitud crediticia para tu negocio, hay seis puntos que nunca debes olvidar para enfrentar de exitosamente esta situación:

1. Necesitas un pre-proyecto. Los bancos son un poco más exigentes en el caso de las Pymes. Por eso es importante que cuando vayas a solicitar una ayuda económica, llegues con un pre-proyecto que contenga una memoria explicativa, de cómo se gastara el dinero, dónde, en que tipo de actividad económica, y la manera en que dicho proyecto se financiará, para entregar garantías mínimas de que existen altas probabilidades de retorno de los dineros prestados.

2. Te pedirán garantías. Para obtener una mayor seguridad, en la recuperación de los dineros, y atendiendo el monto del crédito, el banco exigirá garantías tales como hipotecas (garantía que recae sobre un inmueble, por ejemplo la casa del solicitante), prendas (garantía que recae sobre bienes muebles, por ejemplo el vehículo del solicitante) o garantías personales como son el aval o los codeudores solidarios. Mientras más garantías le des al banco, mas probabilidades existen de obtener un crédito, y mas altos serán los montos a los que estará dispuesto el banco a entregar.

3. La desconfianza puede ser grande, los bancos te pedirán mucha información. Para acceder a este tipo de financiamiento, las empresas deben otorgar mucha información al banco sobre sus operaciones y los flujos de ingreso y gasto que genera, con el objetivo de garantizar el pago del crédito que se le otorga.

4. Aprende a calcular tu capacidad de pago como lo hacen ellos. Para determinar la capacidad de pago de una persona, que es la cantidad máxima por la cual podría endeudarse, se debe realizar el siguiente ejercicio: determinar el ingreso neto mensual (remuneración líquida) y a eso restarle la suma de gastos fijos que tiene cada mes. Es decir, los pagos por alimentos, arriendo o dividendos, servicios básicos, etc.

Para otros gastos como bencina, ropa y calzado, diversión, se debe estimar un gasto mensual. Adicionalmente, en caso de existir pagos por otras deudas, también se deben restar.

Si el resultado final es cero o cercano a cero, significa que no tiene capacidad de pago, por lo que no debería tomar un crédito en este momento.

5. El historial comercial es fundamental. Las empresas sin historia comercial o que no tengan balances auditados por terceros, enfrentan problemas para acceder a este tipo de financiamiento. Pues es un factor elemental que utilizan para medir capacidad de devolución.

6. Te cobrarán por trámites y primas. Una persona que solicita un crédito deberá pagar una serie de gastos, entre ellos: Impuesto de timbres y estampillas, que alcanza a un porcentaje de la operación que se esté realizando; gastos notariales, necesarios para el perfeccionamiento del contrato del crédito hipotecario; gastos inherentes a bienes recibidos en garantía, como tasaciones, escrituras de constitución de garantías, inscripciones o registros, pago de primas de seguro sobre los bienes en garantía, estudios de títulos y redacción de escrituras; y las primas de seguros, tales como desgravamen, cesantía, incapacidad, etc., en caso que el deudor voluntariamente decida contratarlos.

Encontrarás más consejos útiles sobre financiamiento, si revisas los artículos relacionados:

- Toma el control de tus gastos

Guía (rápida) para administrar tus finanzas

- Toma las riendas de tu futuro

 

www.SoyEntrepreneur.com