Finanzas

Decálogo para obtener financiamiento

Te enseñamos cómo conseguir el dinero que necesitas para hacer realidad tu idea de negocio.
Decálogo para obtener financiamiento
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

 

Acceder a la financiación es el principal problema para la inmensa mayoría de las Pymes. Los créditos no se conceden y, cuando se hacen, las condiciones impuestas por bancos y entidades financieras son mucho más severas de lo que lo eran en tiempos de bonanza económica.

Teniendo en cuenta este planteamiento inicial, la firma External Financial Management, dedicada al outsourcing de dirección financiera, ha elaborado un decálogo con el que se intenta ayudar a las Pymes a acceder a la financiación.

Pese a que son muchos los factores y testimonios que indican lo contrario, para un emprendedor es posible obtener financiación para su negocio, siempre y cuando esté respaldado por un proyecto firme y prolijo plan de negocios. Pero, además, se requieren ciertas dotes de negociación para obtener el aporte en condiciones ventajosas.

Teniendo en cuenta estas premisas, podemos aconsejarte que si te guias por este decálogo te irá mucho mejor:

1. Nunca trabajes con una sola entidad financiera

Esta afirmación es siempre válida, pero en la situación actual es imprescindible ampliar el pool bancario, incluso más de lo recomendable desde el punto de vista de gestión.

2. No todas las entidades bancarias tienen los mismos criterios

Mientras algunas entidades te denegarán una línea porque sus fondos propios no llegan al 40%, otras lo harán por tu falta de fiabilidad. Y habrá otras que estarán encantadas de hacer negocios con tu empresa. Por lo tanto, el no de una entidad no implica el no de otra. Si necesitas financiación, negocia, negocia y negocia.

3. Agiliza la negociación

Ten la documentación de tu empresa digitalizada y lista para entregar. Prepárate a negociar, ten tu información fiscal, mercantil, de prensa, etc. lista para ser enviada con un solo clic.

4. Las entidades financieras no son sociedades

Son empresas que buscan beneficios. Lo que quieren es ganar dinero con los productos que le vendan a tu empresa y asegurar el cobro. ¿Te suena? Es lo mismo que tú quiere de tus clientes. Analiza qué beneficios te está produciendo al banco y utiliza esa información.

5. Negocia cuando tienes fondos

Por ello es imprescindible que lleves un buen plan de tesorería que te permita saber con antelación cuándo vas a necesitar fondos. Si negocias con meses por delante podrás hacerlo sin apuro y elegir opciones xon más cuidado.

6. Respeta los compromisos

Si tienes un problema para atender un compromiso con tu banco, no lo escondas, contacta con el banco y explica la situación. Es mejor anticiparse y renegociar que esperar a que el banco reclame.

7. Un crédito no arregla la mala gestión

Si tu problema financiero nace de una mala gestión en tu empresa, un crédito no va a solucionar el problema. Las operaciones de refinanciación deben ir acompañadas de un replanteamiento de la gestión de la empresa, en caso contrario sólo alargan la agonía. En según qué casos es mejor cerrar de forma ordenada que seguir adelante.

8. El pasado no es una garantía para la entidad

Es un punto previo, es decir, si es positivo no es una garantía, pero si es negativo paralizará la negociación.

9. La paciencia será tu mejor consejera

Las entidades bancarias toman decisiones que nos llegan a través de personas que no han participado en las mismas. En ocasiones nos proponen condiciones que nos parecen excesivas o presunciones que tildaríamos de descabelladas. No te enfades, sé paciente, sigue negociando o cierra la negociación, pero mantén una actitud que te permita volver a abrir la puerta si lo necesitas.

10. Manéjate con completa honestidad

Es la única manera de trabajar con los bancos a medio y largo plazo. No subestimes la capacidad de los bancos de obtener información. En ocasiones saben de tu empresa más que tú. Sé honesto.