Finanzas

Prepárate para pedir un crédito

Toma en cuenta estos siete consejos para que la tarea de obtener un financiamiento no se convierta en una misión imposible.
Prepárate para pedir un crédito
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Es un hecho: sí hay crédito en el mercado. Pero también es cierto que las instituciones que otorgan préstamos empresariales hoy están más exigentes que nunca.

Recuerda que no sólo se trata de poner en orden tus papeles. Ante todo, necesitas un buen historial crediticio. Pero también una estrategia que demuestre que eres el candidato perfecto. Estos tips pueden aumentar tus probabilidades de tener éxito, así que no dejes de tenerlos en cuenta.

1. Determina el destino del financiamiento. Antes de salir a buscar un crédito, pregúntate: ¿para qué lo quiero? A lo que seguramente responderás: para capital de trabajo, para comprar maquinaria y equipo o para desarrollar una nueva línea de productos.

Todos estos destinos son válidos, lo importante es que tengas claro cuál es tu objetivo.

Investiga qué opciones hay en el mercado, desde microfinancieras y bancos, hasta fondos y programas del Gobierno Federal. Evalúa tanto sus ventajas como puntos débiles y elige aquella que mejor se adapte a tus necesidades.

Para ello, puedes recurrir a la Red Nacional de Extensionismo Financiero Pyme (www.contactopyme.gob.mx), que brinda asesoría gratuita en todo el país a través de consultores que apoyan, guían y asesoran en el diagnóstico, gestión y seguimiento de un crédito.

Y claro, analiza si lo que realmente necesitas es dinero. Quizá lo que le hace falta a tu negocio es mejorar sus procesos, para así aumentar su productividad y el flujo de efectivo.

2. Evalúa tu capacidad de pago. Una vez que sepas en que invertirás el préstamo que buscas y que encuentres la institución crediticia más conveniente, el siguiente paso es hacer un análisis sobre la situación financiera de tu negocio.

Así tendrás un panorama real de qué tan rentable es tu empresa o proyecto, de cuánto flujo de efectivo dispones y de tu margen de utilidad. Asegúrate de que todo esté en orden y usa esta información para sustentar tu solicitud de crédito.

3. Prepara un plan de negocios. Contar con este documento puede marcar la diferencia entre obtener un préstamo o fracasar en el intento. “Un plan de negocios te da claridad sobre las necesidades, objetivos y metas de tu empresa”, asegura Santiago Macías Herrera, coordinador general de Compite, una organización que ofrece consultoría y capacitación a emprendedores y MiPymes.

Con él, inversionistas interesados en tu proyecto podrán conocer más sobre la visión y misión de tu negocio, las diferentes líneas de productos o servicios que ofreces, así como tus proyecciones financieras a corto, mediano y plazo.

¿Aún no cuentas con un plan de negocios? A través del Sistema Nacional de Incubación de Empresas (www.economia.gob.mx) puedes acercarte a una de las 450 incubadoras que hay en el país, donde encontrarás asesoría sobre cómo desarrollarlo.

4. Construye un historial crediticio positivo. Se trata de un informe sobre el comportamiento de pago de una persona o una empresa ante sus compromisos de financiamiento, como el pago de servicios (telefonía o televisión por cable), hipotecas, préstamos, tarjetas de crédito, etc., durante los últimos 24 meses.

Es, en otras palabras, un informe sobre qué tan confiable eres al momento de pedir dinero, y que los bancos toman muy en cuenta.
Las instituciones financieras prefieren clientes con un historial de dos o tres años, y obviamente con antecedentes positivos.

En México, son dos las empresas privadas que realizan estos informes: el Buró de Crédito (www.burodecredito.com.mx) y el Círculo de Crédito (www.circulodecredito.com.mx). Puedes consultar tu reporte de manera gratuita una vez al año.

5. Presenta números contundentes y reales. “Cuando el solicitante presenta sus estados financieros al banco, podemos determinar con mayor certeza el estado de sus finanzas, verificar sus movimientos y determinar su capacidad de pago”, dice Rafael Frías, director de Segmento Pymes de BBVA Bancomer.

Además, esta información sirve para delinear un panorama sobre el comportamiento futuro de la empresa. Por ejemplo, para tramitar un crédito para capital de trabajo tienes que explicar, paso por paso, cuál es el ciclo productivo u operativo de tu negocio. 

6. Consigue el respaldo de un aval. “Hay instituciones que solicitan un obligado solidario (aval) o una garantía hipotecaria o prendaria para otorgar un préstamo”, explica Alejandro Violante Morlock, presidente del Comité de Intermediación Financiera y Bursátil del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Y esto aplica para la mayoría de los casos. Analiza muy bien los términos del contrato del financiamiento en cuanto a las garantías que debes presentar, para no comprometer tu patrimonio ni el de tu aval.

Recuerda que la misión del aval es responder por el titular y, si fuera el caso, pagar la deuda que éste deje pendiente (para ello, debe dejar en garantía un bien inmueble libre de gravamen, equivalente al valor del crédito).

7. No está de más protegerte. Si bien algunos financiamientos cuentan con cobertura de riesgos, también puedes contratar una fianza de crédito y con ella garantizar el cumplimiento de tus obligaciones. Para más información acerca del trámite, costos y requisitos, consulta a la Asociación de Compañías Afianzadoras de México (www.afianza.com.mx).


Conoce más tips de financiamiento en nuestra sección:
Financiamiento




www.SoyEntrepreneur.com