Finanzas

Ventajas y desventajas de las finanzas corporativas

¿Estás pensando en utilizar las finanzas corporativas en tu empresa? Antes de hacerlo, analiza los beneficios y los riesgos que esto conlleva.
Ventajas y desventajas de las finanzas corporativas
Crédito: Depositphotos.com

Estás pensando en utilizar las finanzas corporativas en tu empresa, pero aún no tienes claro cuál es la función que cumplen, o los beneficios o riesgos que conllevan.

Este tipo de finanzas lo que hacen es preocuparse porque tu empresa cree valor, y logre mantenerlo a través del uso eficiente de los recursos financieros. Esto implica lograr un balance entre el riesgo que conlleva y lo beneficioso que pueda resultarte.

Las finanzas corporativas se preocupan de medir el nivel de rendimiento de una inversión. Estudian los activos reales y la obtención de fondos junto con el ritmo en que está creciendo tu empresa, el tamaño del crédito que le concedes a tus clientes, el endeudamiento que manejas o la remuneración de tus empleados.

¿Aún no tienes claro si son convenientes para ti? Entonces conoce las ventajas y desventajas que las finanzas corporativas pueden traer a tu empresa.

Ventajas

1.- Las finanzas corporativas ayudan a prevenir los resultados gracias a la preocupación constante que mantienen con la medición que hacen al nivel de rendimiento de tu empresa. 

2.- Se preocupan de mejorar la comprensión de los aspectos financieros para que de esa forma tomes decisiones con conocimiento cabal sobre el tema o la inversión que pretendes realizar.

3.- Este tipo de finanzas representa una aproximación a la realidad que vive tu empresa, ya que al preocuparse de la forma en que se obtienen los fondos, o el crédito que le entregas a tus clientes, manejan toda la información necesaria sobre el capital que mantienes de tu negocio.

4.- Siempre te estarán entregando datos para la predicción y el control de tu negocio. De esta forma sabrás cómo y cuándo invertir correctamente, evitando los riesgos que conlleva esta acción.

Desventajas

1.- Uno de los riesgos a los que te puedes enfrentar es el que hace relación entre la liquidez y la necesidad de invertir. Esto te puede llevar a replantearte las necesidades que puede tener tu negocio sobre mantener el dinero en caja, antes que sacrificar esta liquidez con el fin de generar más utilidades.

2.- Se hará presente el dilema entre riesgo y beneficio, ya que tu postura como empresario es que siempre, al realizar una inversión, estás adoptando un riesgo de pérdida que puede ser grande. Las finanzas corporativas siempre te llevarán a correr estos riesgos, analizando y evaluando el tipo de inversión o el impacto económico que puede afectar a tu empresa.

3.-  Existen los riesgos sistemáticos donde no hay forma de proteger los portafolios de inversiones, y los riesgos no sistemáticos, los cuales derivan de la variabilidad de los rendimientos de los valores no relacionados con movimientos del mercado como un conjunto.

4.- No sólo se hacen presentes los riesgos en cuanto a beneficios o liquidez. Muchas veces las inversiones pueden traer como riesgo la quiebra de tu empresa, lo cual va ligado a las decisiones de financiamiento por el lado pasivo.

www.SoyEntrepreneur.com