Emprendedores

Artesanías sin plomo

Bajo la marca Echery Pottery, una ONG ayudó a artesanos mexicanos a ser sustentables y abrirse mercados.
Artesanías sin plomo
Crédito: Depositphotos.com

El plomo es un metal que si se ingiere o se tiene contacto directo con él, puede provocar daños a la salud como osteoporosis, problemas de lenguaje, aprendizaje y comportamiento, anemia, males auditivos, de riñones, cardiovasculares o neurológicos.

Lo malo es que las artesanías de barro vidriadas pueden ser una fuente de contaminación, pues su recubrimiento vítreo (llamado “greta”) está compuesto por una parte de vidrio y tres de plomo. Éste se desprende cuando es calentado, ya sea cocinando o elaborando la pieza de alfarería. Por lo tanto, representa un peligro no sólo para el consumidor sino para quienes trabajan las piezas en sus casas-talleres.

La buena noticia es que esta situación está cambiando. La organización no gubernamental Barro sin Plomo, dirigida por Víctor Águila, agrupa a artesanos de distintas regiones de Michoacán, Estado de México y Puebla, y los capacita para cambiar el método tradicional de cocción con óxido de plomo por uno menos dañino, el cual utiliza un esmalte libre de este elemento.

Así, se asegura de que sus piezas de alfarería –que incluyen tazones, ollas, platos, charolas, cacerolas, floreros y figuras, entre otras– no contengan plomo u otros contaminantes. Y lo mejor es que todas estas artesanías son compradas por Echery Pottery (www.echerygroup.com) –marca comercial de la ONG– a una tarifa de tres a cinco veces más alta que la del mercado local.

Cabe destacar que el proceso de elaboración es sustentable y verde. “Los hornos donde se cuece la arcilla reducen el uso de combustible y sus emisiones no son tóxicas, el agua que utilizamos es de captación de lluvia, los envíos se mandan en cajas de cartón reciclable, reutilizamos los sobrantes o las trozos malogrados e incluso, el material se reintegra 100% a la tierra cuando es desechado”, explica Víctor.

Además de presentar beneficios para la salud y el medio ambiente, esta innovación permite a Echery Pottery exportar las piezas a Inglaterra y EE.UU., países donde está fuertemente regulada la entrada de productos con altos niveles de plomo.

El directivo explica que gracias a estas estrategias, se ha impactado positivamente en la vida de las familias de 44 talleres, generando más de 100 empleos directos y beneficiándolos a nivel salud, educación, economía y calidad de vida. Tan sólo el año pasado, la ONG invirtió US$300,000 en la compra de productos para exportación.

Para 2012, la marca espera abrir centros de distribución en Oaxaca, Estado de México y Puebla. Para ello, está en búsqueda de inversionistas que se sumen al proyecto para hacerlo crecer y para que pueda cubrir la demanda que existe no sólo en el país, sino en el extranjero.

La venta de artesanías representa el 18% de los ingresos del sector turístico.


www.SoyEntrepreneur.com