Plan de Negocios

Cómo elegir un buen contador

Encuentra a la persona ideal que lleve los libros contables de tu empresa y sea tu asesor en asuntos de negocios.
Cómo elegir un buen contador
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para la mayoría de los emprendedores y dueños de una pequeña o mediana empresa (Pyme), un contador es alguien que, además de llevar los libros contables, es su asesor y hasta su confidente en asuntos de negocios. Por ello, es importante encontrar a una persona que no sólo sea un buen profesional, sino que también te genere confianza.

Incluso, se puede dar el caso de que el contador se haga cargo tanto de tu empresa, como de tu situación financiera personal; por supuesto, sin mezclarlos. Por lo tanto, se puede decir que la elección del candidato ideal no es un asunto menor.

Algunos empresarios inician esta búsqueda a través de referencias dadas por otros dueños, especialmente de aquellos cuyo negocio se desenvuelve en su misma industria. Así, se aseguran de que sea un profesional que domina el sector.

La primera recomendación es contratar los servicios de un contador antes de arrancar las operaciones de tu empresa. Si no dispones de un presupuesto especial para integrarlo de tiempo completo a tu equipo de trabajo, la mejor opción es alguien externo (vía outsourcing) que maneje tus asuntos desde su despacho.

De acuerdo con Efraín Lechuga Santillán, fundador y director general de Grupo Empresarial ISEF, un buen contador debe estar titulado y ser independiente, es decir, que no tenga un puesto fijo en una compañía. El objetivo es que se encuentre a tu disposición y siempre al pendiente de los movimientos fiscales que le reportes, ya sea de forma presencial, telefónica o vía correo electrónico.

Las funciones de un contador incluyen: la realización de un trámite (como conseguir una licencia o permiso), mantenerte al tanto con respecto a cambios en las leyes fiscales, asesorarte para realizar las declaraciones mensuales y anual, efectuar altas y bajas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ser el enlace con distintas dependencias de gobierno, aconsejarte antes de realizar la compra de maquinaria o equipo, entre otras tareas.

En cuanto a su experiencia, investiga cuántos años lleva trabajando por su cuenta y qué empresas o personas físicas integran su cartera de clientes. Ve más allá y entrevístate con ellos para cerciorarte de que se trata de alguien serio y responsable. También verifica si cuenta con la certificación de contador público que otorga el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) o la Asociación Mexicana de Contadores Públicos (AMCP), como reconocimiento a la capacidad profesional.

“Todo contador independiente debe tener conocimiento en el área de ventas, finanzas, administración, y dominar aspectos contables y fiscales, además de temas relacionados a relaciones públicas y personal. Y por supuesto, debe ser capaz de dar consejos útiles al dueño de un negocio para que la empresa marche por buen camino creando escenarios futuros congruentes”, asegura Lechuga.

También es importante que conozcas cuál es la especialidad del contador para asegurarte de que ésta se relacione con el giro de tu empresa. Si eres un fabricante de muebles, tus asuntos fiscales probablemente serán muy diferentes a las de un restaurantero o un dentista.

Si ya tienes algunos candidatos en mente, entrevístate con ellos. Cuando hayas encontrado a la persona correcta, lo primero que debes hacer es lograr que se familiarice con las operaciones de tu negocio. De entrada, permite que conozca el monto de facturación, el número de colaboradores que integran tu equipo y explícale el tipo de operaciones que se realizan comúnmente.

Con base en la carga de trabajo asignada, juntos discutan sus honorarios y prestaciones. “Un buen contador no es aquel que cobra mucho, sino el que sabe asesorar y aprovecha los medios electrónicos –como software fiscal especializado– para simplificar su trabajo”, dice Lechuga.

Finalmente, no olvides que la comunicación es vital para evitar problemas contables en tu negocio. Platica constantemente con tu contador y ponte de acuerdo en lo que esperaras de él y en lo que él debe esperar de ti.