Hide this Looking for English Content? Click here

Súbete a la factura electrónica

La digitalización de procesos contables es tendencia gracias a los nuevos requisitos en facturación electrónica.
Súbete a la factura electrónica
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los emprendedores tienen la habilidad para crear nuevas realidades. Donde otros ven caos, ellos ven oportunidades. Tal es el caso de Carlos Alberto y Rubén Cessa Flores, creadores de Pixative (www.pixative.com), una start-up de desarrollo de plataformas tecnológicas para administración y gestión empresarial.

El año pasado los hermanos Cessa desarrollaron Icarus, plataforma que funciona en “la nube” y permite a las Pymes generar, validar y gestionar sus facturas electrónicas. Hoy son los primeros emprendedores en desarrollar una terminal punto de venta de nueva generación (Machine to Machine o M2M) 100% mexicana.

“Se trata de un dispositivo que permite usar un smartphone o tablet con sistema iOS o Android como terminal punto de venta (TPV). Basta conectar un aditamento en la entrada de audio del dispositivo móvil y automáticamente permite recibir pagos con tarjeta de crédito o débito”, explican los empresarios.

El presente del mercado digital

Pero para lograr el desarrollo de su actual negocio, los emprendedores primero tuvieron que analizar el mercado y detectar qué necesidades hacía falta cubrir en materia administrativa.

La factura electrónica comenzó a utilizarse en México desde 2004. Sin embargo, en 2010 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) determinó que a partir de ese año iniciaba la migración paulatina y generalizada a la adopción de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), recuerda Gilberto Sánchez, director general de Aspel. Entonces el SAT decidió que a partir de enero de 2011 sería obligatorio que las facturas mayores a $2,000 (con excepciones mínimas) se emitieran como Comprobantes Fiscales Digitales (CFD). Esta situación dio lugar al surgimiento de negocios dedicados a emitirlos.

Los hermanos Cessa recuerdan que en 2011 detectaron que las empresas –sobre todo las de menor tamaño– necesitaban con urgencia un sistema que les permitiera facturar electrónicamente de manera fácil y económica.

“Había opciones, pero la mayoría implicaban la inversión en una licencia de un software, que tenía que instalarse en un solo equipo. Además, ante las constantes modificaciones en materia fiscal, los empresarios debían bajar y/o pagar varias actualizaciones. Adicionalmente, si se descomponía el equipo donde tenían el sistema, había grandes problemas”, recuerda Rubén.

Igualmente, se dieron cuenta que las Pymes no sólo necesitaban emitir sus facturas, también requerían recibirlas, validarlas y almacenarlas. Y, en el caso de detectar un comprobante apócrifo, tenían la obligación de reportarlo ante Hacienda.

Los emprendedores idearon Icarus, una plataforma que, por un pago mensual, permite a los usuarios no sólo facturar electrónicamente, sino también acceder en tiempo real a la gestión de sus ventas. Incluso, con él los negocios pueden llevar una contabilidad más ordenada y generar estadísticas.

Así que los hermanos se presentaron en junio de 2011 a la primera edición de Wayra México, el programa de aceleración de empresas de Telefónica, y resultaron ganadores. “Constituimos legalmente la empresa una vez que entramos a Wayra”, recuerda Carlos.

A partir de ahí, y con el apoyo de los mentores, lanzaron la solución al mercado, ampliaron su oferta de productos y continuaron innovando. Hoy Icarus está disponible en tres distintos paquetes. Las opciones van desde $350 mensuales, donde se generan y validan todos los comprobantes que requiere un negocio. El paquete intermedio de $500 contempla la exportación de la información para generar reportes contables; y la opción avanzada por $650, que adicional a lo anterior, incluye el acceso a un sistema avanzado de análisis de la información.

Apuesta por lo grande

Los expertos señalan que en las industrias maduras y grandes compañías, los emprendedores son idóneos para introducir el factor innovador. Ellos son capaces de moverse más rápido para generar nuevas ideas, procesos, sistemas, enfoques, comunicaciones y tecnologías que pueden crear enormes oportunidades.

Carlos y Rubén Cessa no tienen miedo a pensar en grande. Al participar en Wayra recibieron financiamiento, consultoría y además capacitación para seguir desarrollando su negocio. A cambio cedieron a Telefónica el 10% de la participación de su compañía. El resultado fue positivo. Un año después de que Pixative ingresó a la aceleradora de negocios, detectó que muchos de sus clientes carecían de una forma segura y fácil para cobrar sus facturas. Así desarrollaron su TVP a la que denominaron Ruppie. Esta nueva herramienta fue posible gracias su alianza con Telefónica.

Y es que mediante el uso de su red inalámbrica y los dispositivos móviles, se envía la información necesaria a los bancos para realizar las operaciones, sin que sea forzoso contar con una conexión fija a Internet para vincularse de forma inmediata a la plataforma. “Pensamos en desarrollar la TPV porque nos dimos cuenta que virtualmente cualquier negocio puede mejorar su productividad y nivel de ingresos con el uso de tarjetas plásticas como un método de pago”, dice Carlos.

“El número de MiPymes empresas en el país es de 5 millones, y sólo existen 500,000 TPV activas. Adicionalmente los trámites y el costo de la adquisición de una terminal con los bancos es muy elevado, por lo que nuestra opción es una oportunidad grande para el universo de negocios de menor tamaño” puntualiza Rubén.

El costo de Ruppie es de $499. Por cada transacción se cobra una comisión del 2.95% por los servicios bancarios de procesamiento. Esto aplica para tarjetas de débito y crédito sin importar el monto de la operación, ni el giro del negocio que realiza el cobro, explica Marianne Windirsch, quien se integró a la empresa como encargada del área legal.

Los emprendedores cimientan su éxito en las innovaciones que puedan seguir haciendo. Para el primer trimestre de 2013 pretenden que Ruppie, que hoy sólo puede leer banda magnética, sea capaz de leer tarjetas con chip.

Se suman al nicho

Al igual que los hermanos Cessa, existen otros emprendedores que vieron una oportunidad de negocios en torno a la factura electrónica. El fisco estima que a finales de 2012 6.8 millones de contribuyentes estarán obligados a facturar electrónicamente. Según cifras del SAT, al cierre de septiembre 695, 953 contribuyentes estaban en el esquema de factura digital, mientras 1,800, 261 emitían facturas con Código de Barras Bidimensional, explica José Luis  Morales, director para Pymes de Control 2000, empresa desarrolladora de software administrativo, contable y fiscal para las Pymes.

Por lo tanto, hay un mercado potencial enorme que puedes aprovechar. Sigue el ejemplo de las siguientes empresas.

INDVALID
En 2010, Víctor Manuel González Ramos vio que muchos de los negocios que nacieron a raíz de las reformas en materia fiscal estaban concentrados en la emisión de las facturas. Con el fin de facilitar el tedioso proceso de recibir y validar los comprobantes fiscales por Internet, decidió crear una solución que se encargara de hacer esta tarea de forma automática.

Así nació Invalid, un servicio Web que se encarga de la recepción, validación y resguardo de Comprobantes Fiscales Digitales (CFDs) y Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDIs). Funciona como punto central de recepción a través de un correo electrónico. La herramienta trabaja con un esquema gratuito y un paquete que va de $200 a $1,200.
www.indvalid.ws

CONTABILÍZATE
Gabriel Reyes Huerta Carvajal detectó una oportunidad entre las personas físicas que obtienen ingresos por honorarios o arrendamiento. “Hay una necesidad de hacer la contabilidad más amable, rápida y segura”, dice el empresario. El año pasado creó Contabilízate, un portal que ayuda a este segmento de contribuyentes a cumplir con obligaciones fiscales de manera sencilla y cómoda.

El sistema permite facturar electrónicamente, sin importar el régimen fiscal. Ofrece el servicio de contabilidad básico de manera gratuita. La declaración anual tiene una cuota de $399. Su paquete premium es de $899 anuales e incluye: cálculo mensual, generación de Declaración Informativa de Operaciones con Terceros (DIOT), declaración anual, soporte técnico, correo electrónico y chat, semáforo de riesgo de auditorías, garantía de cálculos correctos, entre otros. Las tres primeras son gratis y luego hay opciones desde $139.
www.contabilizate.com

FISCOCLIC
Raúl y Carlos Santillán España fundaron en 2009 3sit, un negocio dedicado al desarrollo de software y aplicaciones móviles para empresas. A finales de 2010 crearon FiscoClic, una solución orientada a la micro empresa que permite tener el control de los procesos de un negocio de forma sencilla, vía Web y sin ninguna instalación.

La plataforma faculta al usuario para la generación, validación, consulta, cancelación y resguardo de comprobantes fiscales digitales por Internet. Además, con ella puedes llevar el control de sellos digitales, clientes, proveedores, ventas, productos, servicios y sucursales. Con la herramienta puedes personalizar tu comprobante con logo, color y tres campos adicionales de forma gratuita. Ofrece soporte vía chat, e-mail, teléfono, Facebook; y cuentan con un esquema de prepago, renta mensual fija y pago bajo demanda.
www.fiscoclic.mx

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA
Aspel es una empresa con más 30 años de experiencia en el mercado mexicano. Actualmente cuenta con tres soluciones de facturación electrónica:  SAE, CAJA y FACTURE. Ofrece un plan de renta sin plazos forzosos para las Pymes.

Microsip (www.microsip.com.mx), con 26 años operando, ofrece soluciones escalables. Los módulos Ventas y Punto de Venta permiten facturar electrónicamente y los módulos de Compras y Cuentas por Pagar incluyen la funcionalidad para la recepción, validación ante el SAT y almacenamiento de los comprobantes fiscales digitales de los pagos y compras.
www.aspel.com.mx

Llegó la hora del cambio

Luis Eduardo Borja, director general de Microsip en el Distrito Federal, empresa especializada en si-temas de planificación de recursos empresariales (ERP) para Pymes, advierte que por disposición oficial, a partir del 1 de enero de 2013 los formatos de factura preimpresos ya no son vigentes.

“Los contribuyentes tendrán que migrar al nuevo esquema con Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) y en caso de tener una facturación menor a $4 millones, podrán emitir facturas con código de barras bidimensional (CBB)”, explica. Quien no haya virado al nuevo esquema entregará a sus clientes documentos fiscales inválidos y estará expuesto a recibir sanciones por parte del SAT.