Franquicias

Anytime Fitness: Gana con la salud

Esta franquicia de gimnasios boutique abiertos 24/7 ofrece una oportunidad de negocio para empresarios novatos.
Anytime Fitness: Gana con la salud
Crédito: Depositphotos.com

En México, sólo dos por ciento de la población asiste a un gimnasio o centro recreativo y/o deportivo; a diferencia de Chile, Argentina y Brasil, donde la cifra asciende a cuatro por ciento, afirma Rodrigo Chávez, Presidente de Anytime Fitness México. Para Chávez, esta tendencia representa una oportunidad de negocio en el país: “tenemos la posibilidad de duplicar esta cifra en menos de cuatro años”.

“Faltan gimnasios cercanos a los hogares, con horarios poco tradicionales y membresías accesibles”, señala Rodrigo. En este sentido, la apuesta de esta franquicia de gimnasios boutique (de 500 metros) abiertos las 24 horas, los 365 días del año, es atender al gran mercado que representan los profesionistas, con mensualidades que van desde los $650 pesos a los $850, dependiendo de la ubicación de la unidad.

Anytime Fitness es una empresa que surgió hace 10 años en Estados Unidos por iniciativa de Chuck Runyon y Dave Mortensen. Estos emprendedores decidieron crear pequeños espacios que satisficieran una importante necesidad de los ocupados consumidores norteamericanos: la conveniencia.

A la fecha cuentan con más de 2,000 unidades en todo el mundo (abriendo, en promedio, una sucursal al día), a las que todos los miembros tienen acceso por medio de una tarjeta. Así, un cliente de la Ciudad de México puede ejercitarse lo mismo en Cancún y Guadalajara que en Tokio. 

Hace casi tres años -y después de traducir todos sus manuales al español-, la franquicia abrió sus puertas en México. “Yo no tenía tiempo para hacer ejercicio; encontré este modelo y me pareció ideal”, afirma Rodrigo Chávez, por lo que decidió importar el concepto. Actualmente, existen 13 unidades repartidas a lo largo de la República Mexicana y esperan cerrar el 2013 con 20.

“Estamos buscando franquiciatarios que deseen ganar dinero con una marca exitosa”, dice el empresario. Chávez explica que el perfil de los inversores es de personas que no tengan experiencia en el manejo de gimnasios y una vida sana. “Finalmente, nuestra misión es vender salud y todo lo que esto trae consigo, como el aumento de energía”, añade.

La inversión inicial es de $3 millones de pesos, pero se puede operar una unidad con un millón y obtener financiamiento de la compañía para pagar el resto. Entre los beneficios que entrega la cadena a sus franquiciatarios están la fácil operación del negocio -no se requiere un manejo del flujo de efectivo ya que los cobros se hacen a través de tarjetas de crédito o débito-; una tarifa muy preferencial en la compra de equipamiento y la posibilidad de dirigirla a distancia y a medio tiempo.

Aunque la marca tiene un retorno de inversión de 18 a 24 meses, entre las claves de su éxito está el ‘retorno emocional’ que brinda a los inversionistas. Y es que, en palabras de Runyon, su principal métrica está en la satisfacción de los franquiciatarios.

“Hasta el momento no hemos cerrado ninguna unidad y todas reportan utilidades”, sostiene Chávez. En buena parte, estos resultados se deben a que la cadena les da acceso a sus programas corporativos (precios especiales a empresas), los cuales facilitan la adquisición de nuevos clientes.

Por su rápido crecimiento y oferta de inversión, esta cadena  ha sido reconocida por la revista Entrepreneur de EE.UU. como la sexta mejor franquicia en su prestigioso listado Franchise 500, siendo la primera en el giro de gimnasios.