Tecnología

Un vistazo a Windows 8.1

Microsoft lanzó una actualización a su sistema operativo. Pero si el Windows 8 no te gustó, esta versión no te hará cambiar de idea.
Un vistazo a Windows 8.1
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Después de meses de creación, por fin llegó la siguiente versión de Windows, conocida como Windows 8.1. ¿Pero vale la pena tener en mente el nuevo sistema operativo de Microsoft?

La respuesta corta: si nunca has usado Windows 8, prueba el 8.1. Existe una excelente razón para hacerlo: Obtienes un excelente dispositivo por tu dinero, y existe una gran diversidad de formas, tamaños y precios. Desde una mini tablet de 8 pulgadas de Acer, varias PC/tablets de 10 pulgadas, computadoras de escritorios, Ultrabooks y PCs.

La principal razón para usar Windows 8 es porque puedes tener una computadora y una tablet en un solo dispositivo. Pero la respuesta más larga es: si probaste el Windows 8 antes y lo odiaste, el 8.1 no te hará cambiar de idea.

Sí, Microsoft añadió nuevas funcionalidades y arregló varias de las cosas que no les gustaban a los usuarios. Agregó el botón de inicio y permite nuevamente que las personas ajusten el tamaño de las ventanas.

Sin embargo, otras de las cosas que volvían locos a los usuarios de Windows 8 aún siguen ahí. La interfaz no es intuitiva, sino generalmente secreta. Por ejemplo:

- Muchas de las funcionalidades que hacen a Windows 8 bueno para trabajar son difíciles de encontrar. Por ejemplo, para ver tus aplicaciones abiertas, debes deslizar la pantalla hacia la derecha y luego a la izquierda para que aparezca una lista de Windows.

- Sólo puedes deslizar de izquierda a derecha para entrar a tus apps y ventanas.

- Para cerrar una app, deslizas de arriba abajo con un dedo en un movimiento suave. No hay un anuncio de una ‘X’ en la esquina.

- Es difícil encontrar varios ajustes y funciones para muchas aplicaciones.

- Cuando usas la nueva y mejorada función que te permite tener múltiples apps en una pantalla, las aplicaciones ajustan automáticamente su tamaño, lo que dificulta arreglarlas como quieres.

- Todavía hay dos versiones de Internet Explorer en el dispositivo, aunque Microsoft arregló el mayor problema con eso: ahora comparten marcadores.

La conclusión es que Windows 8 requiere esfuerzo y compromiso; Microsoft lo hizo demasiado difícil. Pero si puedes aceptar la curva de aprendizaje y abrir tu mente, podrás aprender los trucos de Windows 8 y tendrás un dispositivo con el que podrás hacer mucho, por un precio razonable.