Consultoría

3 pasos para fijar tus metas

Alcanzar tu visión es más fácil de lo que parece. Sigue estos tips y asegúrate de cumplir cada uno de tus objetivos.
3 pasos para fijar tus metas
Crédito: Depositphotos.com

Debes tener una gran visión para saber hacia dónde vas, pero conocer la meta final es sólo el comienzo. ¿Cómo llegas ahí? Establecer objetivos es un arte interminable que cada emprendedor necesita para alcanzar el éxito.

Si eres como la mayoría de la gente, el arte de instaurar metas es usualmente un poco más que algunos recordatorios o post-its. Aunque esa es una manera de recordar tareas sobre la marcha, no es la forma de acercarse a una fijación de metas verdadera. Si deseas ver la magia de alcanzar tu gran visión, necesitas dedicarle cierto tiempo para dominar diversos aspectos y crear metas poderosas.

Aquí hay un proceso de tres pasos que realmente puede ayudarte a descifrar el verdadero poder de las metas:

1. Define cómo y cuándo. En su libro, “Los principios del éxito”, Jack Canfield describe este punto al explicar que debes aprender la diferencia entre lo que es una meta y lo que es una buena idea.

Digamos que necesitas un plan de marketing para el lanzamiento de un nuevo producto. Puedes iniciar tu proceso de establecer tus objetivos al escribirlo.

Canfield explica que establecer una meta no es una meta en sí, es una buena idea. Sería una buena idea escribir un plan de marketing, pero ¿cómo se traduce eso a una meta verdadera? ¡Fácil! Las metas poderosas incluyen la descripción de cómo y cuándo. Al igual que una oración incompleta, las “buenas ideas” no tienen información suficiente para ser una meta. Lo que la hace algo verdadero es añadir medidas de tiempo y los pasos necesarios para que pueda mantenerse como un elemento accionable.

Escrito como una meta, esa misma idea puede verse más como: “Completar las primeras tres a cinco páginas del plan de marketing para el viernes al programar 30 minutos diarios para trabajar en él”.

Asegúrate de que las metas incluyan el cómo y cuándo para que puedan sostenerse por sí mismas y no sólo como “buenas ideas”.

2. Sepáralas. Has expandido tu buena idea en una meta, ¿cómo haces que suceda? Las acciones que van hacia una meta son más fáciles de hacer si se ponen por pasos. Tienes una gran visión y has escrito la lista completa de metas requeridas para alcanzarla, el segundo paso es separarlas en acciones o pasos. Aquí es donde debes adentrarte en los detalles. Tomando como ejemplo tu plan de marketing. Así es como puede lucir:  

“Completar las primeras tres a cinco páginas del plan de marketing para el viernes al programar 30 minutos diarios para trabajar en él.”
- Crear resumen del proyecto
- Escribir el objetivo de marketing para el producto
- Define el presupuesto de marketing
- Completa la búsqueda de target de mercado e inclúyela en el resumen.
- Detalla la publicidad en televisión y otros métodos promocionales
- Resalta la difusión en los medios sociales

Al desplegar tus metas en varias partes, tendrás pasos de acción que puedes tomar hacia el logro de tus objetivos. Para hacer este paso aún más seguro, agrega fechas y plazos para cada movimiento y mantenerte así en el camino correcto.

3. Revísalas frecuentemente. El último paso para las metas poderosas es examinar lo que te has tomado el tiempo para establecer. Debes checar tus metas con el equipo frecuentemente.

Para las metas grandes una vez al mes puede ser adecuado. Para aquellas más pequeñas asegúrate que se cumplan diario. Establecer plazos en un calendario es una gran manera para mantenerte en el camino, así como crear una lista de cosas por hacer que actualizas y tachas mientras avances.

Al revisar tus metas las mantienes frescas, sigues estando motivado y aseguras que no estés olvidando movimientos o plazos que se acercan. Establecer metas al momento correcto liberará el poder de grandes logros.