Consultoría

Encuentra a tu genio creativo interno

Para ser una persona innovadora debes practicar una y otra vez, obtener retroalimentación y buscar nuevos caminos para mejorar.
Encuentra a tu genio creativo interno
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hay una historia interesante sobre cómo Picasso, el famoso artista español, desarrolló la habilidad para hacer algo increíble en sólo unos minutos.

La historia cuenta que iba caminando por la calle un día y una mujer lo detuvo, sacó un pedazo de papel y dijo: “Señor Picasso, soy fanática de su trabajo. Podría por favor hacer un pequeño dibujo para mí?”

Picasso sonrió y dibujó una pequeña obra de arte en el papel. Al terminar se la dio a la mujer diciéndole: “Va a ser un millón de dólares.” Ella respondió: “Pero señor, sólo le tomó 30 segundos dibujar esa pequeña obra de arte.” Picasso le dijo: “Amable señora, me tomó 30 años dibujar esto en 30 segundos.”  

Picasso no es el único creativo brillante que trabajó durante décadas para ser un maestro en su arte. Su viaje es el de muchos genios. Hasta la gente de considerable talento raramente produce trabajo increíble antes de años de práctica.

La edad de la mayoría de los ganadores de un Premio Nobel

Un estudio reciente recopiló las edades de los ganadores de este premio, grandes inventores y científicos. Los investigadores encontraron que los mejores trabajos eran después de sus 30 años. Aunque en los campos de la ciencia y matemáticas, los descubrimientos creativos frecuentemente requieren diez o más años de trabajo.

Estos hallazgos coinciden también con el trabajo realizado por los investigadores anteriores.

Por ejemplo, un estudio conducido en la Universidad de Carnegie Mellon por el profesor de psicología John Hayes, encontró que de 500 piezas musicales famosas, casi todas ellas fueron creadas después de 10 años de que comenzó la carrera de los compositores. En estudios posteriores, Hayes encontró patrones similares con poetas y pintores.

Se comenzó a referir a este periodo de duro trabajo y poco reconocimiento como los “diez años del silencio”.

No importa que seas un compositor o un científico, la creatividad no es una cualidad con la que naces o no. Es algo que es descubierto, afilado y mejorado por medio del trabajo duro. ¿Cómo puedes hacerle para descubrir tu genio creativo oculto?

Permiso para crear basura

La gente tiende a observar a escritores famosos, los que publican historias y a los que les va bien económicamente y piensan que ellos se sientan en sus escritorios todas las mañanas sintiéndose como un millón de dólares, sabiendo la cantidad inmensa de talento que tienen y la gran historia que van a contar. Pero esto es una fantasía.

Conozco a muchos escritores y ninguno de ellos se sienta rutinariamente sintiéndose entusiasta y confidente. Para todos y para mí, la escritura no nos entusiasma en un principio. De hecho, la única manera en la que puedo escribir es haciendo borradores bastante malos primero.

En cualquier tarea creativa, debes darte permiso para crear basura. No hay otra manera. A veces debes escribir cuatro páginas horribles para descubrir que escribiste una buena oración en el segundo párrafo de la tercera página.

Crear algo útil es como ser un minero. Tienes que buscar entre montones de tierra y piedras para encontrar un poco de oro en medio de eso. Pequeños pedazos de genialidad llegaran a ti si te das el permiso de dejar que la musa llegue.

Crea un horario

"La inspiración es para los amateurs, el resto de nosotros sólo nos presentamos y nos ponemos a trabajar." Chuck Close

Los aficionados crean cuando se sienten inspirados, los profesionales lo hacen con un horario.

Ningún acto va a destapar tu genialidad más que forzarte a escribir consistentemente. Practicar una y otra vez es la única manera para convertirte en alguien decente en ello.

La persona que se sienta a hacer teorías sobre cómo se ve un libro de los mejor vendidos nunca lo escribirá. Un escritor que se presenta todos los días,  pone su trasero en la silla y sus manos en el teclado, aprende cómo hacer el trabajo.

Si quieres hacer un trabajo creativo no lo dejes en manos del destino. No te levantes en las mañanas y pienses “Espero que me sienta inspirado para crear algo hoy.” Necesitas quitar el factor de tomar decisiones. Establece un horario para trabajar. La genialidad llega cuando estás ahí y quitas las ideas promedio del camino.

Termina algo

Deja de investigar, planear y preparar un trabajo y sólo hazlo. No importa lo bueno o malo que sea. No necesitas prender al mundo de fuego con tu primer intento. Sólo debes probarte que tienes lo necesario para producir algo.

No hay artistas, atletas, emprendedores o científicos que se hicieron grandes al terminar su trabajo a medias. Deja de debatir lo que deberías hacer y sólo hazlo.

Practica la autocompasión

Todos luchan al crear algo artístico, hasta los más grandes. Cualquiera que crea algo en una base constante, comenzará a juzgar su propio trabajo.

Escribo artículos cada lunes y jueves. Después de ponerme ese horario para publicar por tres meses, comencé a juzgar todo lo que hacía. Estaba convencido que había agotado todas las ideas decentes que tenía. Mi artículo más popular salió ocho meses después.

Es natural juzgar tu trabajo y sentirte decepcionado que tu creación no es tan maravillosa como esperabas, o que no estás mejorando en tu arte. Pero la clave es no dejar que tu enojo prevenga que sigas haciendo tu labor.

Debes practicar la autocompasión para no dejar que el auto juicio invada. Aunque te importe tu trabajo, no lo tomes muy enserio como para no poderte reír de tus errores y continuar produciendo las cosa que amas. No dejes que el juicio evite la entrega.

Comparte tu trabajo

Si lo haces públicamente serás responsable de crear tu mejor trabajo. Te proveerá de retroalimentación para hacerlo mejor y cuando veas que los otros se conectan con lo que creaste, te inspirará y hará que te importe más.

A veces compartir tu trabajo significa que tienes que lidiar con los críticos y enemigos. Pero frecuentemente lo que pasa es que reúnes a la gente que cree en las mismas cosas que tú y está emocionada por lo mismo o que apoya tu trabajo, ¿quién no querría eso?

El mundo necesita gente que saque a relucir su trabajo creativo. Lo que parece simple para ti, puede ser brillante para alguien más. Nunca sabrás a menos que lo compartas.

Cómo encontrar tu genio creativo

Encontrarlo es fácil. Haz el trabajo, termina algo, obtén retroalimentación, encuentra maneras para mejorar, preséntate de nuevo mañana. Repite eso por 10, 20 o 30 años.

La inspiración sólo se revela después de la transpiración.