Emprendedores

Valle Orgánico: Vocación Global

Con un sello internacional, este negocio estará listo para distribuir huevos y carne de pollos de campiña orgánicos en más puntos de venta del país.
Valle Orgánico: Vocación Global
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En México, el consumo per cápita de carne de pollo es de 24.8 kilos al año, según la Unión Nacional Avícola, mientras que como consumidor de huevo, tiene el primer lugar a nivel mundial, con 21.9 kilos. Sin embargo, Valle Orgánico asegura no formar parte de la industria avícola. “Somos una marca de productos orgánicos con alto valor agregado, pensada para un público B y A, preocupado por su alimentación y cuya decisión de compra no está determinada por el factor precio”, explica Salvador Jiménez, director general y socio fundador.

Actualmente, Valle Orgánico tiene presencia en cadenas deli como City Market (de Comercial Mexicana), Superama (Wal Mart) y Select, y está por firmar contrato con Costco y HEB. Para llegar a ellas con un producto 70% más costoso que sus competidores “que venden a $55 promedio un kilo de pollo”, dice Salvador, hubo que implementar estrategias que diferenciaran su oferta, desde importar pies de cría de Francia hasta aliarse con un productor de alimento para aves y un rastro Kosher.

Uno de los secretos de su producto, es la “buena vida” de los animales. “El pollo de campiña vive en absoluta libertad, se alimenta de una fórmula sin antibióticos y otros productos químicos, y pesa un máximo de 2.3 kilos, su peso normal en su hábitat natural”, cuenta el empresario.

Esto le valió tanto la aceptación de los jefes de compra de los retails más importantes de México como de un grupo conformado por ocho millones de mexicanos de clase alta y media alta que, sin problema, ya pagan $110 por un kilo de este pollo.

En busca del anaquel internacional

En mayo de 2014, Valle Orgánico podrá llevar sus productos a otros estados de la República gracias a que contará con un rastro propio con certificación TIF, que otorga la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) a las plantas procesadoras de carne.

Este sello es un requisito indispensable para ingresar a los centros de distribución de las grandes cadenas de supermercados. Además, importará maíz y sorgo orgánico de Estados Unidos para alimentar a su producción anual de tres millones de pollos –movimiento que le valdrá el sello de Producto Orgánico de la Sagarpa–. “Con esto estaremos listos para exportar a Japón y otros países de Asia”, concluye.