Consultoría

7 lecciones que aprender de los estoicos

A través de la historia, los líderes más exitosos han sido los que superaron los obstáculos y los que se enfocaron en lo que podían controlar.
7 lecciones que aprender de los estoicos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Algunos de los grandes líderes en la historia fueron estoicos: Cicerón, Epicteto, Séneca, Marco Aurelio. No es ninguna sorpresa considerando el énfasis del estoicismo en el auto dominio. El éxito y el liderazgo salen del reflejo en el espejo. La clave es no reaccionar o responder a las circunstancias externas. Los estoicos nos enseñaron que, aunque no podemos controlar lo que nos pasa en la vida, podemos controlar nuestra percepción. Eso hace toda la diferencia.

Para responder necesitas estar consciente y tener el control para no dejarte dominar por las emociones. Podemos escoger percibir los eventos de una forma productiva o destructiva. Los estoicos decidieron ver el vaso medio lleno. Vieron el lado positivo en cada cosa. Estas siete lecciones del estoicismo sin duda le darán un cambio positivo a tu vida.

1. Meditar sobre el pensamiento.
"Si estás angustiado por algo externo, el dolor no se debe a la cosa en sí, sino a tu estimación de ella, y tienes el poder de evitarlo en cualquier momento”,  Marco Aurelio

Sólo una mente atenta puede filtrar y revocar los pensamientos malos. El estoicismo enseñó la clara distinción entre tus pensamientos y comportamientos. Es como ese viejo adagio, piensa antes de actuar. La persona sin sentido actúa sin pensar.

La próxima vez que te enfrentes a alguien en una conversación frustrante o si tu horario está fuera de control, detente por un momento para procesar lo pasó, luego pregúntate: ¿cuál es la mejor forma de responder? El simple acto provoca la auto reflexión que necesitas para ponerle fin a las respuestas negativas e impulsivas.

2. Nuevo día, nuevo comienzo
“Comienza a vivir y cuenta cada día como una nueva vida”, Séneca

Los estoicos veían cada día como una nueva oportunidad. Recuerda, sólo necesitas un evento, una conversación para cambiar completamente la trayectoria de tu vida. Un día malo no significa que deba ser una mala semana. Si no entregas un trabajo a tiempo puede provocar que te rechacen en ciertos empleos. Cuando encuentran el cáncer es necesario sacarlo antes de que se esparza por todo el cuerpo. Pon un fin al efecto dominó antes de que tus pequeños errores se conviertan en grandes crisis.

3. Acción propuesta
“Si una persona no sabe hacia qué puerto navega, ningún viento es favorable”,  Séneca.

Un estoico se despierta y sabe exactamente lo que quiere hacer en su día, sus metas y destino son claros. Si empiezas tu día escribiendo tus metas, crearás un compromiso psicológico previo que aumentará la probabilidad de que se cumplan. Toda acción debe estar conectada con el destino. De otra forma puedes navegar todo el día y terminar donde iniciaste.

4. Hay una temporada para todo
“Lo mejor no se crea de la nada, así como un racimo de uvas o un higo. Si me dices que quieres un higo, te diré que debes darle tiempo. Deja que primero florezca, dé sus frutos y luego madure”, Epicteto

La gente ambiciosa vive diez años hacia el futuro. La paciencia no es nuestra virtud. El estoicismo hacía hincapié en vivir de acuerdo a nuestro flujo interno y en el flujo externo de la vida. La paciencia no es enemiga de la productividad. Tratar de encontrar atajos constantemente hará que te muevas en círculos. La calidad es sacrificada si se desarrollan los productos rápido. La emoción provoca que no sepamos hacer los procedimientos necesarios.

5. Ya estás ahí
“La verdadera felicidad es disfrutar el presente sin depender ansiosamente del futuro, no para divertirnos, ya sea con esperanzas o temores, si no para descansar satisfechos con lo que tenemos, lo cual es suficiente”,  Séneca

Todos creemos que los logros y el éxito nos llevarán a la felicidad, pero sorprendentemente la ecuación puede ser diferente, la felicidad nos trae el éxito y los logros. La ciencia moderna ha descubierto lo que los estoicos lo supieron durante siglos.

6. Autenticidad
"Si yo fuera un ruiseñor, me gustaría hacer el papel de un ruiseñor; si yo fuera un cisne, la parte de un cisne”,  Epicteto

Es muy importante tener mentores y modelos a los cuales admirar. Pero la emulación puede convertirse en imitación y todo lo que vas a producir son copias. El estoicismo enfatizaba la armonía entre la aceptación y el cambio, el balance perfecto de destino y libre albedrío. Averigua cuáles son tus talentos y explótalos. Siempre buscamos fuentes externas para tener inspiración cuando la respuesta en realidad está más adentro.

7. Acepta la muerte.
“Practica la muerte, decir esto es decirle a alguien que ensaye su libertad. Una persona que ha aprendido como morir ha olvidado cómo ser un esclavo”, Séneca

No es algo de lo que nos gusta hablar, pero la muerte es lo único certero en nuestra vida. Confrontar eso es realmente liberador. Te des cuenta o no, la ansiedad por la muerte es la raíz de nuestros miedos. Nuestro mecanismo de lucha/huida sirven para preservar la vida, escaparnos de la muerte. Pero se activa mucho antes de que la muerte entre a la pintura, paralizándonos para no salir de nuestra zona de confort para perseguir nuestras pasiones y creaciones.

Los estoicos miraban a la muerte a los ojos y la aceptaban como parte natural de la vida. Steve Jobs lo dijo muy bien: “Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir a tu corazón”.