Startups

31 tips para conquistar tus miedos

¿Qué es lo que te detiene para lanzar tu negocio? Sigue estos consejos para deshacerte de tus miedos y atreverte a emprender.
31 tips para conquistar tus miedos
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La mayoría de los artículos de startups se enfoca en la mecánica de lanzar un negocio. Pero el viaje interno para comenzar una empresa es tan importante como escribir un plan de negocios y obtener financiamiento. Aprendí esto de la forma difícil. A pesar de tener un plan de negocios y algunos ahorros, no tenía las agallas para dejar mi trabajo.

Después de renunciar y arrepentirme dos veces, desarrollé algunas técnicas para tener coraje y vencer el miedo. Éstas funcionaron y cuando renuncié por tercera vez por fin pude dejar ir mi trabajo y abrir mi empresa en Miami.

Lo que comenzó como como una consultoría de marketing, eventualmente se convirtió en un un negocio de promoción empresarial. Después de aceptar un contrato con el Centro de Desarrollo Empresarial, le enseñé a más de 500 emprendedores las técnicas que yo puse en práctica.

Las siguientes 31 estrategias son las que compartí en mi libro y en diversos talleres.

1. Di que sí a tu anhelo. No tienes que saber en este momento lo que harás y cómo lo harás. Simplemente reconoce la voz interna que te ha estado animando a entrar al mundo del emprendedurismo. Escribe en una hoja de papel “¡sí, acepto mi anhelo!” y ponlo en un lugar visible para que lo leas todos los días.

2. Comienza un diario. Úsalo diariamente para escribir tus ideas, metas, sentimientos y lo que pase en tu vida. Tener un diario te ayudará a conocerte mejor y verás progreso. Mi diario me ayudó mucho cuando estaba asustado, siempre leía fragmentos de días en los que me sentía más confiado.

3. Escribe tus metas. Los estudios han revelado que la gente que hace esto es cinco veces más probable que las alcancen. ¿Cuándo te gustaría iniciar un negocio? ¿Dejar tu trabajo? ¿Cuánto dinero te gustaría ahorrar? Ponte metas y trabaja para alcanzarlas.

4. Visualiza tu éxito. Crea una visión de lo que deseas como emprendedor y escríbelo. En mi experiencia, los clientes que crearon visiones fueron los que las experimentaron. Haz preguntas como ¿en qué tipo de oficina quiero trabajar? y ¿qué tipo de clientes quiero atender?

5. Crea y lee afirmaciones. Las afirmaciones son declaraciones sobre lo que quieres que pase escritas en tiempo presente como si ya estuvieran pasando. “Soy un emprendedor exitoso” es buena para empezar. Crea una lista de 10 ó 20 afirmaciones en tarjetas. Cuélgalas en un lugar donde las veas y leas todo el día. Las afirmaciones me han ayudado a creer en mí mismo y a levantar mi negocio.

6. Evalúa tus creencias. Toma una hoja de papel y escribe tus creencias sobre dinero, tu negocio y el futuro. Ve si éstas reflejan lo que quieres creer. Si no, escribe unas nuevas a la izquierda de tus afirmaciones. Un cliente descubrió que sus creencias sobre dinero eran las mismas que las de sus padres, así que creó nuevas creencias que estaban más alineadas con sus metas.

7. Haz lo que amas. Esto te ayudará a descubrir y clarificar lo que quieres hacer como emprendedor. Si no sabes lo que te gusta hacer, piensa en lo que hacías cuando eras niño. Cuando yo era pequeño, me encantaba enseñarles a niños imaginarios matemáticas. Cuando comencé mi negocio, di seminarios locales, ahora doy conferencias nacionales e internacionales.

8. Haz algo diferente todos los días. Cambia tu rutina y acostúmbrate al cambio. Uno de mis clientes creía que sería un ejercicio fácil y después me dijo que le tomó tres días ponerse del otro lado de la cama. Sus pequeños cambios lo ayudaron a dejar ir sus miedos y prepararlo para iniciar un negocio.

9. Actúa. Comienza a actuar como si fueras tu propio jefe. Siente cómo sería hacer tu propio horario y generar tus ingresos. Una vez mis clientes hicieron esto y se dieron cuenta que aumentó su confianza.

10. Sal y asústate a ti mismo. ¿Tienes miedo de hacer algo, decir algo o ir a algún lado? ¡No lo tengas! Tener miedo y enfrentarlo te va a dar mucha confianza.

11. Pasa tiempo en la naturaleza. Haz algo de jardinería o toma una caminata en la playa o en el bosque. La naturaleza te puede ofrecer claridad y paz interior, además de que puede nutrirte en tiempos de transición y cambio.

12. Acepta todos tus sentimientos. Puedes esperar todo tipo de sentimientos cuando comienzas o piensas en iniciar un negocio. Sentimientos de vulnerabilidad, incertidumbre, duda, miedo e inseguridad son normales. Crea un diálogo interno positivo contigo mismo y habla sobre tus sentimientos con un amigo confiable.

13. Termina los asuntos pendientes. Haz una lista de las cosas que te molestan y que debes terminar, reparar o completar. Haz lugar para tu nuevo negocio al terminar las cosas de tu lista una por una. Mi lista incluía cosas como arreglar el refrigerador, dejar ir un rencor y pasar tiempo en mi jardín.

14. Invierte en tu desarrollo. El conocimiento es poder. Toma clases o atiende a seminarios para aprender habilidades prácticas para comenzar, comercializar o hacer crecer tu negocio. Un cliente que estaba lanzando su empresa fue a un curso de escritura, las nuevas habilidades que adquirió le ayudaron a que su idea saliera en el periódico.

15. Acepta y créete los cumplidos. Cuando las personas me dijeron por primera vez que disfrutaban mis presentaciones, no les creí. Con el tiempo, acepte y creí en sus cumplidos y aumentó mi confianza respecto a mis habilidades al hablar.

16. Reconoce tus talentos. Reconoce y acepta tus talentos especiales. ¿Qué te gustaría hacer aunque no te pagaran? Descubrí que era un escritor cuando hice una carta de nominación para un premio a una amiga y ganó. Eventualmente, comencé a recibir dinero de eso.

17. Renuncia a las excusas. Si descubres que estás diciendo puras excusas, escríbelas y sé consciente de ellas. Una de las mías fue que yo no era el tipo de personas que podía emprender. Cambié esta excusa a la siguiente afirmación: “soy capaz de hacer lo que sea que me proponga”.

18. Elimina los “no puedo”. Descubre cuándo y por qué dices eso y cámbialo a una pregunta abierta ¿cómo puedo hacerlo? Un cliente cambió la declaración de “no puedo obtener un préstamo debido a mi tarjeta de crédito” por “¿cómo puedo obtener un préstamo?

19. Acepta la confusión. La confusión es parte del proceso de iniciar un negocio. Escribe sobre eso en tu diario y háblalo con amigos. Me di cuenta con mi propia experiencia y la de clientes que la confusión pasa más rápido cuando la aceptamos.

20. Entiende que no hay un momento “ideal”. Los emprendedores inician los negocios con deudas, poco dinero, con mucho dinero, con poca o mucha experiencia. Uno de mis colegas comenzó su negocio con deudas y perseverancia. El año pasado ganó el premio del emprendedor del año.

21. Comienza con algo pequeño. No necesitas iniciar con una gran explosión. Sé realista y pregúntate “¿qué es lo que necesito realmente para comenzar mi negocio?” Luego empieza. Un cliente llegó conmigo pensado que necesitaba un préstamo de 25 mil dólares. Se fue sabiendo que podía hacerlo sin pedir un centavo.

22. Di que no cuando quieras decir no y di que sí cuando quieras decir sí. La próxima vez que te pidan que hagas algo di sí o no dependiendo de lo que en realidad queras hacer. Si no te has decidido puedes decir “te respondo más tarde”. Uno de mis clientes hizo este ejercicio y aumentó su sentido de auto valor.

23. No te juzgues. Evita pensamientos como “esa es una idea estúpida”. Mis clientes que sí hacen esto tiene ideas nuevas y más creativas para su negocio.

24. Aléjate del agobio. La próxima vez que te sientas abrumado escribe qué situación o pensamiento provocó que te sintieras así. Un cliente se dio cuenta que pagar las cuentas lo agobiaba y que luego pagaba más tarde. Las acciones que tomó incluían una junta con el contador, pagar las cuentas a tiempo y adquirir un software de contabilidad.

25. Espera resistencia. Puedes esperar sentir resistencia de ti mismo y de otros. Recuerdo que me sentía emocionado sobre dar una sesión de planeación, algo que nunca había hecho antes. La noche antes de la sesión la emoción se convirtió en resistencia y miedo. La identifiqué y ahora he estado dando este tipo de sesiones durante tres años.

26. Responde “¿qué pasaría si...?” ¿Qué pasaría si no funciona? ¿Qué pasaría si no gano suficiente dinero? Tal vez puedas responder “Puedo conseguir un trabajo de medio tiempo mientras lanzo mi empresa”.

27. Practica la paciencia. La próxima vez que estés atorado en el tráfico o esperando en una fila, practica la paciencia. Un cliente descubrió que al hacer esto mejoró su actitud consigo mismo y el proceso de emprendimiento.

28. Supera el síndrome de “no ser lo suficientemente bueno”. He visto a clientes perder oportunidades cuando rechazaron o no persiguieron proyectos porque pensaban que no tenían las habilidades para vender, el folleto ideal o el mejor producto. La próxima vez que vayas a rechazar una oportunidad, descubre qué necesitas para aceptarlo. Date cuenta que tienes lo suficiente para aprovechar esa oportunidad.

29. Pide ayuda. Cuando te reten y no puedas pedir ayuda atrévete y pegunta. Ese es el momento en el que más lo necesitas. Mis clientes y yo podemos dar fe del poder y calidad que viene de pedir ayuda cuando menos queremos.

30. Confía en tus instintos. Otros podrán decirte que estás loco por rechazar un buen trabajo o comenzar un negocio. Pero nadie te conoce tan bien como tú. Confía en lo que sabes y toma acción. Entre más le hagas caso a tus instintos más intuitivo te volverás. Confiar en mis instintos me llevó a convertirme en el emprendedor que soy.

31. Date un capricho. Descubre tus necesidades mentales, físicas, espirituales y emocionales al encontrar un balance. Mis clientes se dieron cuenta que tiene más energía creativa y pueden realizar tareas en menos tiempo cuando se cuidan.