Marketing

Revolucionando la experiencia del consumidor

Las plataformas de comparación financiera han evolucionado y ahora le brindan un mejor servicio al cliente gracias a sus motores de búsqueda.
Revolucionando la experiencia del consumidor
Crédito: Depositphotos.com

Las plataformas de comparación financiera son un fenómeno que ha ido cobrando fuerza a lo largo de los últimos 20 años. Palabras más, palabras menos, son sitios Web que cuentan con motores de búsqueda vertical que permiten al usuario, con base a características clave, filtrar y comparar productos o servicios.

“Son como una vitrina de productos financieros; algo así como un supermercado: te presentan todas las opciones y tú puedes comparar y encontrar la que mejor se ajuste a tus necesidades”, comenta Freddy Domínguez, Co-Founder y Co-Managing Director de ComparaGuru.

Uno de los veteranos en la industria es MoneySuperMarket, empresa de origen británico nacida en 1993 con nueve verticales que van desde seguros de autos hasta paquetes vacacionales; en España, su equivalente es la plataforma de Rastreator; en Dinamarca, la de Samlino. En cuanto a Estados Unidos, The Zebra, especializada en la comparación de seguros para autos, tiene establecidos convenios comerciales con más de 200 compañías aseguradoras. En el resto de Latinoamérica, Comparabien tiene presencia en Perú, Brasil y Argentina, por mencionar algunas de sus sucursales.

El modelo de negocio de las comparadoras financieras se puede resumir en tres etapas:

1. Canales de marketing: atracción de visitas con marketing en redes sociales, buscadores y páginas asociadas a la empresa.

2. Conversión en el portal: convertir al visitante en cliente potencial a través de tablas comparativas en tiempo real; es decir, hacer que el usuario, después de comparar precios y características, “aplique” para un servicio o producto financiero a través de la plataforma.

3. Nuevo cliente: cierre de venta siguiendo el proceso que corresponda según el bien o servicio.

La comparación de servicios y productos financieros en línea trae consigo dos ventajas principales para el público: optimización de tiempo, y ahorro de dinero. A través de la comparación es posible identificar a qué nivel se llevan las características que nos interesan del bien a cotizar, además de deducir, por medio del análisis de la competencia, si el precio que se nos ofrece es bajo, justo, o alto. El tiempo consumido por medio de la comparación tradicional (visitas a sucursales o a sitios Web individuales) resulta excesivo.

“Si se quisieran comparar cinco opciones de seguros de autos de la manera tradicional, añadiendo la actividad de búsqueda dentro de la rutina del día a día, el proceso tardaría poco menos de dos semanas”, comenta Domínguez. “El mismo proceso por medio de las plataformas de comparación difícilmente toma más de cinco minutos; sin mencionar que la plataforma considera la oferta completa del mercado.”  

La comparación de servicios financieros puede, además, fungir como método publicitario para el producto con mayor calidad o menor precio, debido a que, puesto en contraste con la competencia, las ventajas y desventajas salen a flote fácilmente.

La comparación de bienes y servicios, independientemente de que sean de naturaleza financiera o no, sólo puede traer beneficios tanto para el cliente como para las organizaciones: por un lado, el primero es capaz de detectar (y adquirir) el producto que verdaderamente necesita; por el otro, las organizaciones se ven inmersas en un ciclo de sana competencia y mejora continua.  

Por ComparaGuru